MIS RECUERDOS DEL CASO ALCÀSSER
por Simón


Primero, felicitaros por vuestra iniciativa!

Os escribo para mostrar mi total apoyo a vuestra iniciativa y para relatar lo que recuerdo del caso, que seguramente será parecido a lo que recuerdan otras muchas personas. Mi intención es refrescar la memoria de todo aquel que me lea y aunque alguna de las cosas de las que escribo pueden ser inexactas, me gustaría dar mi punto de vista.

Soy uno de los muchos españoles que siguió con interés el caso de las niñas de Alcàsser, desde su desaparición, su búsqueda y sobretodo durante las apariciones de Fernando García y Juan Ignacio Blanco en el programa de Pepe Navarro. Al principio, como todos, me creí la versión oficial. Venía a los días de su hallazgo, en un periódico, siempre me acordaré porque ese día estaba de turismo en un monasterio, y la verdad, fue un gran shock leer la detallada descripción de los sufrimientos que se infligieron a las niñas: múltiples violaciones, introducción de palos en el recto, desgarros, puñetazos que les hicieron saltar los dientes, etc.. Un infierno.

Todo hacía preveer que sólo una mente perturbada podía haber maquinado algo tan salvaje. Pero resultó que no, que eran 2 chorizos de tres al cuarto. La cosa ya empezaba a oler mal. Personalmente empecé a dudar de todo cuando me enteré que uno de los apicultores que descubrieron los cadáveres fue el que encontró un papel con el nombre de uno de los hermanos de Antonio Anglés mientras ¡buscaba pistas a petición de un agente explorando el terreno! ¿Desde cuando los apicultores se dedican a investigar sobre asesinatos? ¿Desde cuando alguien que encuentra un cadáver, por lo que tendrá que declarar ante el juez, tiene la libertad de buscar, encontrar y aportar pistas a la investigación en la que ya está involucrado? Esa era la primera irregularidad de que tenía constancia.

Luego vino todo el show mediático. Para muchos fue vergonzoso que Fernando García saliese a airear aspectos del caso en TV, que se pusiera en tela de juicio el trabajo de la Guardia Civil o que se celebrase un "juicio paralelo". Para mi no lo fue. Para mi, lo más vergonzoso y escandaloso fue la persecución de acoso y derribo, de desprestigio, que sufrió Fernando García por parte de aquellos medios que no sacaban su"tajada mediática". Simplemente por que Pepe Navarro le tenía en su programa de forma "exclusiva", Fernando García pasó a ser el malo de la película a ojos de aquellos medios (como Antena 3 o algunos periódicos de Valencia) que en otros momentos se beneficiaron, ¡y de qué forma! del caso Alcàsser. ¿O debo refrecarles la memoria para recordar aquel nefasto programa de Nieves Herrero?

Fernando García había pasado de ser un personaje noticiable e interesente a nivel de audiencia (un honrado padre en pos la verdad) a ser un "oportunista" que busca sacar el máximo económico en la sentencia presionando públicamente a las autoridades y dejándolas con el culo al aire. Pero, ¿alguien en su sano juicio cree que un padre, al que han torturado y matado a su hija tiene ganas de salir a airear su dolor o los aspectos más tétricos delante de millones de espectadores? No tuvo más remedio. Lo que estaba descubriendo era demasiado gordo.

Ahora el bueno de Fernando nos era presentado, por aquellos, que en realidad anhelaban tenerlo en su programación, como alguien que estaba obstruyendo la justicia, que desconfiaba de los cuerpos de seguridad del estado, de la judicatura, de todo. Especialmente sangrante e indigno fue un reportaje emitido en Antena 3, presentado por la televisivamente desaparecida Esmeralda Velasco, en el que se intentaba desacreditar a Fernando, y de pasada (en el fondo, sobretodo eso) a la cadena rival, reforzando la "tesis oficial". Y ¿qué me dicen del trato a Juan Ignacio Blanco? Muchos lo tildaban de "cazarecompensas" de que buscaba fama y de querer quedarse con parte de la indemnización de las familias. ¿Dónde estaban todos estos medios de comunicación, supuestos baluartes del periodismo serio, cuando el sinvergüenza de Rodríguez Menéndez montó aquel asqueroso numerito del falso Antonio Anglés para intentar sacar a flote al moribundo diario Ya? Fue casi tan asqueroso como el desesperado intento final de Pepe Navarro de exprimir al máximo la tragedia sacando en antena a dos mequetrefes supuestos enterradores de las niñas.

Cambiando de tercio, uno de los aspectos, a parte de las pruebas, testigos, etc.. que más me hicieron dudar de la versión oficial, es el tipo de delito que se cometió y a quien fue asignado: Antonio Anglés y Miquel Ricart. Los delicuentes habituales roban, incluso pueden violar, o matar, pero inflingir ese castigo no es propio de ellos. Incluso un perturbado mental como un violador muchas veces sólo viola y agrede lo justo para cometer su acto. Pasar esa raya, la del dolor gratuito, la que separa aquello que es delito con aquello que es enfermedad, sólo lo hacen los sádicos o los psicópatas. Pero ni Anglés ni Ricard tenían ese perfil. Eran delicuentes, de acuerdo, y peligrosos, pero nunca hubieran llegado a cortar manos, arrancar pezones, golpear hasta hacer saltar los dientes a puñetazos y a hacer sufrir de esa forma a niñas de 15 años.

Piensen por ejemplo en los delicuentes habituales más buscados en este país. ¿Recuerdan al Lute o al Vaquilla? Creen que ninguno de ellos, con un historial delictivo mucho más amplio que el de Anglés y Ricart, serían capaces de violar, torturar y matar a sangre fría a 3 niñas por simple diversión. Yo tampoco. Entonces, ¿como podemos pensar que Ricart y Anglés lo hicieron? Por que nos lo han dicho desde el poder, por que salió en televisión, por que lo afirmaron los periódicos. Y por desgracia aquello que se dice desde una alta instancia tiene casi siempre el estatus de verdad, por muy inversimil que sea lo afirmado. Y esto muchas veces tiene más fuerza que los razonamientos lógicos, que el sentido común. Una pena.

Evidentemente no sé quien está implicado, si el estado, la policía, cuerpos militares, redes internacionales de pornografía, snuff, personas influyentes, etc.. Pero lo que parece claro es que Ricart y Anglés, si sabían de los hechos, no creo que fuera por participar directamente, al menos ellos solos. Sí creo que Anglés o Ricart podían haber participado de forma externa (hacer el trabajo sucio), como enterrarlas, limpiarlas de pruebas, llevarlas a determinado sitio, etc... O incluso también violarlas, pero no fueron los únicos. Por que para llegar a esos extremos de crueldad sin fin deben darse algunos requisitos, que ni Anglés ni Ricart cumplían. Para llegar a consumar una orgía de sexo y violencia como la que se llevó a cabo hace falta:

a) Ser un número de personas lo suficientemente amplio como para que la personalidad de cada uno quede diluida en el grupo. Hay ejemplos claros de esto, como en casos de violaciones múltiples, muchas veces (como apunta El Palleter), por parte de grupos como esquadrones militares, en los que los individuos, llevados por la inercia grupal y la despersonalización hacen cosas de las que jamás serían capaces en solitario. O por otro lado:

b) Tener una mente retorcida y enfermiza para planear un acto de tal sadismo y realizarlo por el puro placer de infligir dolor, de ver sufrir, de matar.

Anglés y Ricart no cumplen niguno de estos requisitos. Ni eran muchos, ni tampoco habían demostrado en su vida ni en su "currículum" delictivo ser retorcidamente siniestros. Algunos dicen que iban drogados, y yo me pregunto ¿qué tipo de droga/s tomaron para llegar a cometer esos actos? ¿No se deberían dar entonces más casos de este tipo? ¿Se drogaron durante los hechos violentos o antes? En ese caso, ¿no se daban cuenta las niñas que subían al coche de dos sospechosos individuos bajo los efectos de tal droga?

Según la versión oficial eran 2 hombres, con 3 niñas. Imaginemos que a uno se le va la cabeza y empieza a torturar a una de ellas. ¿Creen ustedes que el otro se animará también y torturará a las otras por pura simpatía emocional? Lo normal es que si uno destapa su "otro yo" macabro (que hasta ese día nunca se había destapado), el otro intente contenerlo, porque al tratarse de una reacción personal de caracter tan interno no será compartida por el compañero. Es de lógica. Para haber hecho los que se les imputa deberían ser ambos dos sádicos. Y no lo eran.
Todos hemos visto como en otros casos de asesinatos crueles, hay decenas de ejemplos, aquellos que cometen los crímenes, acostumbran mostrar una gran frialdad en lo juicios, a relatar lo ocurrido con una tranquilidad pasmosa. Claro, son enfemos, psicópatas, sádicos, etc.. Sin embargo me gustaría recordar la deseperación y nerviosismo que mostró Ricart en determinados momentos del juicio.

¿Creen que a dos hombres solos les va a dar tiempo, en una sola noche, a violar repetidamente a las 3 niñas, a golpearlas a torturarlas, dispararles, y como parece que así fue (según Frontela), a meter los cuerpos en agua, lavar las ropas, vestirlas, y luego enterrarlas en un paraje de difícil acceso? ¡Venga hombre! ¡No pudieron haber sido ellos!

Tenemos pues, dos posibilidades (entre otras, pero son las más lógicas): Los deleznables actos que acabaron con las tres niñas pudieron ser cometidos por un grupo de personas en una espiral desenfrenada o por algunos individuos (en menor número) con fines macabramente predeterminados. Ya lo apunta El Pelleter en sus escritos. A pesar de todo, los actos de tortura y sadismo, creo que inclinan la balanza hacia a esta segunda hipótesis.

Hay ya un primer punto de la tesis oficial, entre otros muchos, que creo que flaquea simplemente aplicando la lógica y nuestra propia experiencia personal: el hecho de que las niñas se subiesen al coche y que las llevaran a un sitio donde ellas no querían ir.

Reconstruyamos mentalmente lo que pudo ocurrir: las niñas quieren ir a la discoteca (si no recuerdo mal se llamaba "Colors"), no tienen medio de locomoción y deciden coger el coche de unos desconocidos. Ya me parece difícil creer que las tres niñas se subiesen al coche de dos "pintas" como Anglés y Ricart y que éstos las pudieran mantener a raya, ¡pero si uno de ellos conducía ¿cómo iba el otro a controlar a 3 jóvenes?! No tiene ninguna lógica que uno de ellos fuese en sentado en el asiento de atrás antes de recogerlas, lo normal es que el acompañante se sentara delante, luego detrás iban las tres niñas. Entonces, ¿cómo evitaron que alguna de ellas no saltase cuando con el coche pasaron por unos caminos difícilmente practicables (y por lo tanto el coche debía ir muy lento) hasta llegar a La Romana?

Imagenimos que Ricart conducía, podría ser que Anglés pusiera una navaja en el cuello de alguna de ellas, girándose en su asiento delantero bajo la amenaza de que iba a matarla si alguna de las dos otras intentaba algo. Aunque sería muy arriesgado porque alguien de fuera lo podría ver en semejante posición, lo aceptamos como hipótesis. De acuerdo, pero ¿no creen si las niñas estaban viendo que las conducían a un paraje solitario y que sus vidas estaban en peligro no intentarían nada? ¿Ni tan siquiera cuando bajaron del coche? Eran tres, lo que quiere decir que, lo hiciesen como lo hiciesen, uno de ellos tenía que amedrentar o sujetar en algún momento a dos de las niñas, ¿una con cada brazo? Y esto es realmente difícil de creer más aún cuando ni Ricart ni Anglés eran ningún portento físico. Ricart tiene poca envergadura, y Anglés, como alguno de sus "compañeros" de correrías declararon, no era ningún valiente. Además, si iban drogados no creo que estuviesen tan ágiles de reflejos como para que uno de ellos dominará a dos jóvenes de 15 con cada brazo. Estoy seguro que si este y muchos otros aspectos de la explicación oficial los intentásemos reproducir no llevaríamos más de una sorpresa.

Por eso hay otros puntos, de los que animo a todos los que visiten la página y el foro, a discutir que no me cuadran:

* Que 2 delincuentes habituales realicen un acto de este tipo ya que las tendencias sádicas no se manifiestan una sola vez y de golpe.

* Que una apicultor encuentre la principal "prueba" inculpatoria de forma "casual".

* Que esa prueba sea tan diáfana: "Con nombres y apellidos". ¡¡Un papel de la seguridad social en medio del monte!!

* Que Ricart y Anglés hiciesen aparentemente cosas como serrar un brazo a una de las niñas o arrancarle un pezón.

* Que dos hombres violen y torturen a 3 niñas en una caseta y que no aparezca ni rastro de sangre. No se mancharon ni los colchones.

* Que un individuo de tendencia homosexual como Anglés (según algunos) disfrutara violando a 3 niñas.

* Que el levantamiento de los cadáveres se hiciese de forma tan chapucera.

* Que los cadáveres de las 3 niñas estuviesen presumiblemente submergidos en agua antes de ser enterrados.

* Que se encontraran más de 7 tipos diferentes de cabellos humanos en los cadáveres, e incluso pelos de un perro.

* Que Ricart y Anglés fuesen tan torpes como para enterrarlas de esa manera, con un trozo de brazo fuera, y que por lo tanto, durante tantos días nunca subiesen a la fosa para ver como estaba el agujero.

* Que dos hombres solos puediesen violar y torturar repetidamente a 3 niñas en una sola noche.

* Que los cráneos presentasen aspecto calavérico a pesar de los pocos meses que llevaban enterrados.

* Que se "adecentaran" los cuerpos y ropas de las niñas, lavandólos antes de la autopsia.

* Que los cadáveres presentaran signos de mordeduras de animales, a pesar de estar enterradas bajo tierra.

* Que Antonio Anglés cruzara España impunemente, pero dejando fotografías de carnet por donde pasó.


Y sobretodo, lo que no cuadra, es que un hombre como Fernando García esté aún luchando por esclarecer el caso. Más que él, nadie en el mundo querría encontrar a los culpables y aún no lo ha hecho.

No lo ha hecho por que no fueron ni Anglés ni Ricart. Y si no, al tiempo.

Simon.

Volver