Ricart está entrenado para mentir y obedecer la voz de mando
por PSI


Un amigo del foro escribió este mensaje en respuesta a otro y hemos considerado publicarlo por su interés.


No me he atrevido a escribiros xq pensaba q podría meterme en camisa de once varas. Comenzaré diciendo q conozco personalmente a las dos psicólogas q realizaron el informe y la testifical en el juicio contra Miguel Ricart. En el ánimo q se conozca la verdad debo advertir q mis amigas son muy competentes en su trabajo y q a mi juicio lo hicieron muy bien teniendo en cuenta las circunstancias clínicas del sujeto q analizaron, Ricart. Opino q si las personas q participan en este foro leyesen el informe y la declaración de mis colegas podrían entender bastante el transfondo de este sujeto. En mi experiencia clínica me he encontrado a sujetos muy parecidos a Ricart. Y por lo q conozco de la materia afirmaría q el grado de elaboración de Ricart en sus primeras manifestaciones corresponden a alguien q está "entrenado para mentir" pero q simultánemente está "está entrenado para obedecer la voz de mando". En clínica se conoce bastante bien este clase de personalidad en el campo de las psicopatologías de ámbito castrense o sacerdotal q dan lugar a rasgos esquizoides conocidos como "doble lazo", sujetos q se encuentran atrapados en un bucle caracterizado por un mensaje paradójico q afirma y niega simultáneamente un mensaje. Una hipótesis atrevida podría ser la siguiente: conocida por terceros la sumisa personalidad de Ricart -entrenado para obedecer la voz de mando- se le ordena y alecciona por alguien al q Ricart reconoce investido de autoridad -un militar o un guardia civil de alto rango- para q elabore una mentira partiendo de premisas prevalentes. Investido Ricart del reconocimiento de esa autoridad se entrena para mentir ante el juez. Bajo esas circunstancias el problema al q se enfrenta Ricart es de naturaleza esquizoide pues mintió por obediencia y por obediencia seguirá mintiendo a pesar del tiempo transcurrido pues en estos sujetos, en general es más fuerte la obediencia a la voz de mando q su autoestima o la autoimagen de su reputación. Desde luego, no esperen q Ricart diga algún día la verdad ni a quien está obedeciendo. Un "doble lazo" se lo impide.

 

Volver