INFORME FRONTELA

Luis Frontela Carreras, Catedrático de Medicina Legal, Especialista en Medicina Legal y Forense , Especialista en Cirugía General, Especialista en Traumatología y Ortopedia, Director del Instituto Universitario de Medicina Legal y Ciencias Forenses de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla y D. Luis Antonio Montes Palma, Profesor Asociado de dicha Cátedra de Medicina Legal, en virtud de lo solicitado por el abogado D. Luis Miguel Romero Villafranca y acordado por el Ilmo. Sr. Juez del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción numero SEIS de Alcira con fecha 29 de Enero de 1993, procedieron a realizar las autopsias de los cadáveres de Antonia GÓMEZ RODRÍGUEZ, DESIRE HERNÁNDEZ FOCH y MIRIAM GARCIA IBORRA entre las diecisiete horas quince minutos y veintitrés cincuenta horas del día 29 de Enero de mil novecientos noventa y tres, en el Instituto Anatómico Forense de Valencia; efectuándose los análisis y otros estudios especializados en la Cátedra e Instituto de Medicina Legal de la Facultad de Medicina de Sevilla, que se complementaron con el examen de las muestras recibidas los días 21 y 28 de Septiembre de 1993 procedentes del Instituto Nacional de Toxicología de Madrid y el examen de las fotografías y análisis obrantes en el Sumario, emitiendo a continuación el correspondiente INFORME:

RESUMEN DE ANTECEDENTES OBRANTES EN EL SUMARIO 1/93 DEL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA E INSTRUCCIÓN NÚMERO 6 DE ALCIRA

A las 9.40 horas del día catorce de Noviembre de 1992, Fernando García Mediano denuncia ante el Comandante de Puesto de Guardia Civil de Picassent que su hija Miriam García Iborra, nacida el 28 de Junio de 1978, a las 19 horas del día 13 de Noviembre de 1992 salió de su domicilio con el fin de ir a la discoteca "COOLOR", acompañándola María Deseada y Antonia, no habiendo vuelto a su domicilio ninguna de las tres.

El 27 de Enero de 1993 miembros de la Guardia Civil de Alberique comunicaron al Juzgado de Guardia de Alcira número 6 que existen indicios de la ubicación de un cadáver en un campo del término de Tous, debido a la aparición en el mismo de una mano semienterrada.

El 27 de Enero de 1993, siendo aproximadamente las 15 horas, se procedió a las diligencias de inspección ocular y levantamiento del cadáver en el paraje conocido como "La Romana" en la denominada casa de "Los Tomases" sito en el término municipal de Tous. Por un camino forestal de configuración abrupta a través de un camino de hierba se accedió a una zona rectangular donde se observaron matorrales altos que habían sido arrancados y sobrepuestos sobre una superficie de tierra blanda que había sido removida y colocada. En la superficie apareció una mano deshuesada prácticamente en su totalidad, con dos huesos salientes y un reloj blanco, que estaba parado y marcaba las 14.30 horas. Algunos dedos tenían restos de carne y en otros había solo algunos fragmentos óseos.

Apartando la tierra del lugar, aparecieron: una camiseta blanca con un letrero rojo ilegible, la cual envuelve en su interior dos piedras de un tamaño mediano; una chaqueta de color verde oscuro, rota en sus bordes; dos troncos de madera, uno en forma triangular y el otro de forma rectangular con una cuerda enrollada en uno de sus extremos; un cuerpo que tiene las manos atadas y la cabeza desprendida del tronco; un trozo, al parecer de moqueta o tapiz; se extrae el primer cuerpo, posteriormente se sacó un segundo cuerpo, con pelo largo diseminado y que también se encuentra sin cabeza; el cráneo que correspondería al segundo cadáver; se extrae la cabeza del primero; después se procede a la extracción del tercer cadáver.

Los cadáveres se encontraron vestidos y fueron identificados como los de Antonia GÓMEZ RODRÍGUEZ, SIRE HERNÁNDEZ FOCH y MIRIAM GARCÍA IBORRA.

I.- AUTOPSIA Y ESTUDIOS EFECTUADOS EN EL CADÁVER DE ANTONIA GÓMEZ RODRÍGUEZ

NOTAS PREVIAS

1ª.- En lo sucesivo, siempre que expresemos la existencia de sangre es por haberlo comprobado mediante pruebas de orientación positiva de Adler, confirmado con la investigación electroforética de hemoglobina y/o haptoglobinas humanas.

2ª.- Cuando indiquemos la existencia de infiltraciones hemorrágicas, hematomas o contusiones en tejidos blandos o en huesos es por haberlo comprobado mediante estudios histológicos e histoquímicos, fragmentación de fibras elásticas y conjuntivas, metacromasia positiva a la tinción de Perls y, en su caso, la comprobación mediante microscopia de barrido

de la existencia de extravasación de hematies.

SIGNOS DE MUERTE

Introducido en un sudario de plástico de color blanco se halla un cuerpo que por anatomía comparada se comprueba es humano, al que le falta, al menos, la cabeza, las manos y los genitales; en la cual ya transcurrió el periodo cromático de la putrefacción, se halla en discreta fase enfisematosa de la putrefacción, más acusada en el miembro inferior izquierdo; se inició la fase de licuefacción de la putrefacción y existen parciales fenómenos conservadores del cadáver, esqueletización parcial y escasa (figura número 1.1).

Figura número 1.1

Al cadáver de Antonia Gómez Rodríguez, le falta cabeza, manos y genitales, se halla en moderado estado de putrefacción, esqueletización de algunas partes y en otras con fenómenos conservadores.

IDENTIFICACIÓN

El cadáver está introducido en un sudario de plástico de color blanco, que se halla cerrado mediante una cremallera y tiene adherida en el exterior una etiqueta de color blanco de 11 x 35 centímetros, en la cual, escrito a bolígrafo azul, se lee: Antonia Gómez Rodríguez y el número "1"(figura 1.2).

Sexo: No se puede determinar el sexo por los genitales, al haber sido estos extirpados. La pelvis presenta el ángulo subpúbico en forma de U; la sínfisis es relativamente baja (mide 4.4 cm); el íleon es bajo y lateralmente divergente, estas características corresponden al sexo femenino.

Figura número 1.2

El rótulo existente en el sudario que contiene el cadáver indica:

1/Antonia Gómez Rodríguez

Talla: El húmero derecho mide 28.8 cm que corresponde a una talla mediana de 1.54 metros con rango comprendido entre 1.50 y 1.63 metros, conforme se calcula en base a las siguientes tablas:

TABLAS

Talla (m)

Manouvrier

1.522

Pearson

71.475 + 2.754 x 0.28 = 1.50

Troter y Gleser

3.36 x 0.288 + 0.5797 = 1.54

Dupeatis y Hadden

0.98341 + 2.270 x 0.288 = 1.63

Telkka

0.288 x 1.52/0.289 = 1.51

Edad: Teniendo en cuenta las siguientes características del desarrollo dentario, la edad se calcula entre 15 a 16 años.

DIENTES

EDAD ESTIMADA

Terceros molares no erupción

Menos de 18 a 30 años

Segundos molares inferiores existen

Más de 11 a 13 años

Segundos molares inferiores: está

completada la calcificación de la raíz en todos, excepto en el superior derecho en que está completándose.

15 a 16 años

No se observaron cicatrices, tatuajes, marcas ni señales particulares identificables a simple vista; el cadáver nos fue entregado para la realización de su autopsia ya identificado como el de Antonia Gómez Rodríguez, cuya edad y talla facilitados coinciden con las observadas en el cadáver. No presenta objetos personales, los cuales pudieron haber sido retirados por los médicos forenses al efectuar la primera autopsia de este cadáver.

A los pies del cadáver hay un plástico transparente, un sudario con tierra y una calza de plástico.

ESTUDIO DE LA ROPA

La ropa de los tres cadáveres, a que hacemos referencia en el presente informe, comenzamos a estudiarla el 30 de Enero de 1993, este estudio fue interrumpido porque tuvimos que devolverla el día 6 de Febrero de 1993 a petición del Ilmo. Sr. Juez de Instrucción y continuamos estudiándolas al sernos enviadas de nuevo dichas ropas, el día 21 de Septiembre de 1993.

Botas

Botas de media caña, de piel de color marrón fuerte claro o amarillento ocre, que se cierran mediante cordones de colores amarillo y marrón, que se introducen a cada lado a través de tres orificios protegidos con remaches metálicos. La suela es de goma de color marrón claro, con un dibujo tipo calzado de montaña. En su parle central se encuentra haciendo relieve la palabra "GENEVE", los números "37" y "38" y la inscripción "Made in Spain".

En el empeine de la bota izquierda hay manchas blancas, de moho. La bota derecha está cubierta en su mayor parte por barro y tiene una zona de color blanco, de aproximadamente 5.5 x 4 cm, situada en la parte externa del borde superior, debido a decoloración.

El cordón de la bota izquierda está mal introducido; su extremo izquierdo debió ser extraído, o se salió de su posición, de los 2 agujeros superiores del mismo lado y del agujero central del lado derecho y al proceder a recolocarlo en los 2 agujeros centrales se hizo con una disposición diferente a la observada en la bota derecha; esta manipulación del cordón se correspondería con la que tendría de ser colocado, apresuradamente, por una persona diestra, que introdujese los cordones estando situada delante de quien vistiese las botas(figura número 1.3).

Sujetador

Tiene aro rígidos en los bordes inferiores de ambas copas; es de color claro, por lo muy manchado que está no se distingue su color original. En el borde inferior interno de la parte trasera presenta cosida una etiqueta de tela de color blanco en la que se lee en una de sus caras "80% POLIAMIDA-20% POLIURETANO" y la talla "85/3", todo ello en color azul. Presenta unos adornos en forma de hojas, bordados en el borde supero interno de las copas; en la intersección de las copas hay cosido un conjunto de tres flores bordadas en colores verde y blanco.

Adheridos a la superficie del sostén hay abundantes restos de materia orgánica y en el lateral externo de la copa derecha hay una mancha de color negruzco, de forma ovoidea irregular, de aproximadamente 4 x 4.5 cm de diámetro y bordes difuminados.(figura número 1.4), que da resultado positivo a la investigación de sangre.

Rotos

Los siguientes cortes que presenta el sujetador fueron efectuados con tijeras y con aspecto y localización compatible a haber sido realizados en el transcurso de la autopsia,

- Las tiras de sujeción superiores están cortadas 4.5 cm la derecha y 1.5 cm a la izquierda, respecto al vértice superior de la copa.

- La banda de sujeción lateral izquierda está cortada junto a la copa.

En la copa derecha sobre parte de la mancha de sangre hay una pérdida de sustancia circular de aproximadamente un cm de diámetro.

Figura número 1.3

Los cordones en la bota izquierda están colocados de forma diferente a los de la bota derecha; introducidos anómalamente y por una persona verosímilmente diestra (con predominio de la mano derecha)

Figura número 1.4

Detalle de la mancha de sangre en el sujetador.

Camiseta

Camiseta de manga larga, cuyo color era aparentemente blanco y presenta abundantes restos de materia orgánica de color marrón parduzco (figura número 1.5). La tirilla del cuello está ribeteada con una fina tira bordada que también se halla en el borde inferior de los faldones y manga derecha. En el centro del borde anterior exterior del cuello, sobre la tira bordada, hay cosido un adorno con forma de flores bordadas en colores verde y rosa. La camiseta tiene una etiqueta de tela de color blanco, cosida a la parte posterior interna del borde del cuello, que mide 25 x 15 cm y en su anverso se lee la marca "Princesa" y sus medidas son 88cm de longitud a nivel de la cintilla de la cintura (se toman las medidas con la camiseta abierta, dado que la hemos recibido seccionada por un corte longitudinal desde el cuello a la cintura) y 47 cm desde el centro de la tirilla del cuello a la cintura.

Figura número 1.5

Camiseta

Presenta los siguientes rotos:

-Está cortada longitudinalmente la manga derecha, el corte tiene bordes netos aunque en línea quebrada que discurre por la parte inferior de la manga y termina en el cuello, cortada con tijeras.

La manga izquierda falta a una distancia máxima de 20 centímetros desde la costura del hombro, el borde de sección es muy irregular, aunque la mayor parte del mismo presenta los bordes netos, no desflecados como si hubiese sido seccionada por un instrumento cortante, otras porciones pequeñas de este borde están desflecadas y deshilachadas.

La manga está seccionada transversalmente en su cara anterior siguiendo una línea que parte desde el borde de sección descrito anteriormente y se origina a unos 7 centímetros de la costura inferior, siguiendo una trayectoria ascendente hasta la costura de la manga, a partir de la cual se continúa la sección en dirección descendente hasta el borde del cuello.

En la parte anterior de la manga presenta numerosas soluciones de continuidad, pueden cortarse 20, sus tamaños son variados, aunque en general reducidos; las más pequeñas parecen puntos saltados y no tienen pérdida de sustancia, sus formas son muy irregulares y miden entre 0.2 y 1.3 centímetros. Otras soluciones de continuidad presentan pérdida de sustancia, son de forma aproximadamente ovalada, la más pequeña mide 1 x 0,7 y la más grande 2,6 x 1 centímetros. Los bordes de todas ellas son desflecados e irregulares, no producidos por un instrumento cortante. Otra peculiaridad consiste en que algunas de ellas están adosadas con una estrecha banda de tejido separándolas a modo de puente de unión, lo que constituye imagen que sugiere haber sido producidas por mordedura de animales.

En la parte inferior de esta manga presenta una amplia solución de continuidad con pérdida de sustancia, de bordes desflecados irregulares, tiene forma cuadrangular y mide 6 x 4.5 centímetros, situada a 9 centímetros de la costura de la axila, en uno de sus laterales presenta una prolongación del tejido de 2.5 centímetros de longitud, a modo de puente de unión que no llega a alcanzar el otro borde, se deduce que su mecanismo de producción es a consecuencia de mordedura de animal.

En la parte posterior de la manga hay 6 soluciones de continuidad de formas y contornos irregulares y muy desflecados; 3 de ellas son pequeñas y de forma fusiforme, sin pérdida de sustancia, miden 0.4, 0.6 y 0.7 centímetros. Las otras tres son más grandes, de forma irregular y miden 1.8, 2 y 2.6 centímetros de diámetro máximos; dos de ellas presentan un puente de unión de tela semidesprendida que dividiría en dos la rotura, también se interpretan como producidas por animales.

En la parte central de la parte correspondiente al cuerpo, hay dos soluciones de continuidad de forma ovalada, una de ellas mide 6.5 x 3.5 cm y se sitúa a 16 cm del borde inferior y a 25 cm del borde de la tirilla del cuello. La otra mide 10.5 x 7 cm y está dividida por un fino puente de unión a modo de eje mayor transversal y se sitúa a unos 18 cm del borde inferior de la prenda y a 23 cm aproximadamente del cuello, estos rotos se hallan en la parte izquierda de la espalda, sus bordes son muy irregulares y desflecados, no producidas por un instrumento cortante, sino por tracción (figura número 1.6).

Manchas

En general gran parte de la superficie esta cubierta de manchas de color marrón pardusco, con una condensación mayor en la parte central desde el cuello hasta la mitad de la parte correspondiente al cuerpo, y desde aquí hacia la mitad de la manga que queda conservada. Estas muchas tienen aspecto de corresponder a putrílago. Hay otras manchas de tonalidad marrón más rojiza repartidas irregularmente por la prenda.

Limpiando el máximo putrílago posible, la mayor parte de la camiseta está cubierta por amplias manchas de color amarillo, siendo más intensas en la mitad derecha y central del faldón delantero, que dan resultado negativo a la investigación de sangre. Presenta algunas condensaciones pardo-rojizas en la parte correspondiente a la axila y al hombro derechos, que dan resultado positivo a la investigación de sangre.

Figura número 1.6

Rotos en el lado izquierdo y manga izquierda de la camiseta y del jersey con grandes pérdidas de sustancia, con características de haber sido producidas por mordeduras de animales.

Prenda de punto tipo jersey de manga larga, el color actual en su mayor parte es gris y marrón por el barro y restos de putrílago que tiene depositado sobre su superficie (figura número 1.7), el color original es a franjas transversales alternando los colores marrón y beige claro, con un dibujo bordado de la parte anterior que representa un payaso y unas estrella a su alrededor. Presenta una etiqueta de tela cosida a la parte póstero-interna del cuello, de 5 x 2.5 cm en la que figura bordada la marca "OKAPI""SPORTWEAR".

Figura número 1.7

Jersey muy manchado de barro y putrílago y conextensos rotos

Rotos

-Hay un corte en la cara anterior desde el centro del borde inferior al cuello, que se prolonga hacia ambas mangas, seccionándolas en su totalidad por su cara anterior. Tiene los bordes netos y regulares, característico de haber sido producida con un instrumento cortante, tijeras probablemente en el transcurso de la realización de la primera autopsia. Presenta numerosas soluciones de continuidad, de forma redondeada, en la parte posterior de la espalda. La manga izquierda presenta una sección longitudinal situada, con bordes netos y regulares, no desflecados, producida por un instrumento cortante.

Se observan numerosos rotos con abundante pérdida de sustancia, de forma irregular, con bordes deshilachados, algunos presentan prolongaciones de tejido a modo de puentes de unión; estos rotos están causados, verosímilmente, por mordeduras de animales.

En la espalda del jersey hay amplias soluciones de continuidad de forma irregular, la mayor de las cuales mide 26 x 23 centímetros, otra, situada más al centro de la espalda, mide 30 x 23 centímetros y presenta dos prolongaciones de tejido opuestas, de 6 y 5 centímetros de longitud, a modo de puente de unión, que también recuerda la morfología producida por mordedura de animal.

Manchas

Presenta gran cantidad de barro y putrílago depositado sobre su superficie.

Pantalón

Pantalón de estilo vaquero, (figura número 1.8) de color aparentemente verde claro, que presenta las siguientes etiquetas:

En la parte trasera izquierda de la cintilla de la cintura hay una etiqueta de cuero, bajo la cual pasa un cinturón, que tiene la marca "CAROCHE LTD" y una chapa metálica dorada de 6 x 1 cm, sujeta al cuero por dos remaches con la inscripción "Classic Brand".

En el interior del pantalón, cosida al bolsillo delantero izquierdo, hay tres etiquetas:

La más superior mide 7 x 4.5 cm, es de tala de color blanco, con diversas inscripciones en inglés.

Otra etiqueta, cosida inferior a la anterior, de tela de color blanco, mide 6 x 3 cm y en ella figura la marca del pantalón y la talla "34".

La situada más inferior, también de tela, está cosida a la anterior, mide 3 x 3 cm y en ella figuran las instrucciones el lavado y planchado. Sobre el bolsillo delantero izquierdo en la parte interior figura impresa, en letras de color negro y en inglés, las instrucciones para eventuales separaciones.

Tiene una cinta de color verde de un centímetro de ancho y 9.5 cm de longitud, cosida en dirección diagonal en el vértice interno del bolsillo trasero derecho y en la que figura bordada, en hilo de color rojo, la marca CAROCHE LTD.

El pantalón tiene colocado un cinturón de cuero negro de 3.5 cm de anchura, en el que se observan adornos bordados, con hilo que forman figuras geométricas.

Rotos: no se observan.

Manchas

En la mayor parte de la superficie del pantalón existen manchas de color blanquecino de forma e intensidad irregulares, con aspecto de corresponder a barro.

En toda la longitud de la parte externa de la pernera izquierda hay una mancha de color oscuro, con mayor condensación a nivel del bolsillo del mismo lado, con aspecto de corresponder a putrílago; una mancha de similares características se observa en todo el perímetro del borde inferior de la pernera derecha.

Manchas de color marrón pardusco en la cara externa de la pernera derecha, sobre la costura, de forma irregular, más a nivel del bolsillo y otras a la altura de la rodilla, a unos 30 cm del borde inferior de la pernera.

En la parte trasera de la pernera derecha hay dos manchas blancas, cuyo aspecto corresponde a moho, de 0.5 y 0.5 cm de diámetro situadas a 15 cm de la costura interna y a 55 del borde inferior.

Calcetines

Par de calcetines de punto de color violeta, con rombos verdes y azules, que miden 35 cm de pie, 20 cm de "caña" y 9.5 cm de ancho a la altura del tobillo; están impregnados de una sustancia marrón pardusca, mezcla de putrílago y de barro. No presentan roturas.

Figura número 1.8

Pantalón

Braga

La braga está contenida en una bolsa de plástico transparente, que se cierra por un mecanismo de presión situado en uno de sus laterales, dicha bolsa mide 27 x 18 cm y en una de sus caras presenta adheridas 5 etiquetas autoadhesivas de papel de color blanco en las que figuran escritas las siguientes expresiones:

- 345 / 793.-Cadáver 1. -Braga- Sum 1/ 93- Alcira 6.

En el interior de la bolsa hay una braga que pudiera haber sido de color blanco, aunque está muy parda por el putrílago depositado sobre ella (figura número 1.9); mide 28 cm a nivel de la cintilla de la cintura. La cara anterior presenta una parte central de tela tupidas de 14 cm aproximadamente de anchura máxima, que se prolonga hacia abajo, hacia la entrepiernas, y a ambos lados de ella presenta una porción calada con dibujos de flores que se extienden hacia la costura lateral. Por la parte interior, en la porción que se conserva correspondiente a la entrepiernas presenta un refuerzo de tela rizada de aspecto semejante a la que forman las toallas.

La braga presenta los siguientes rotos:

1- En la parte anteroinferior, correspondiente a la zona perineal, un roto de forma ovaidad, de unos 2 cm de diámetro, con pérdida de sustancia, sus bordes son regulares.

2-Dos grandes soluciones de continuidad situadas a cada lado, anterior y posterior a una franja de tela situada en la zona de la entrepiernas, que tiene unos 2,5 cm de anchura. El roto más anterior mide aproximadamente 7 x 7 cm y secciona el borde interno de la pernera derecha y la mayor parte del refuerzo de tela rizada descrito anteriormente y sólo queda una franja de tela de unos 3 cm de anchura máxima, correspondiente al borde interno del orifico para la pierna izquierda, su borde es regular y refleja corte con tijeras.

Figura número 1.9

Braga que presenta importantes pérdidas de tejido, con aspecto de haber sucedido por toma anterior de muestras para su estudio.

El roto más posterior secciona la mayor parte de la cara superior de la prenda, tiene forma triangular, con vértice situado a 7 cm del elástico de la cintura, su borde es regular y fue realizado, verosímilmente con tijeras.

3- Solución de continuidad de forma irregular, de aproximadamente 1.2 x 0.7 cm, situada en la parte posterior a 4,5 cm de la cintilla de la cintura y a unos 14 cm de la costura lateral derecha; su borde es regular y tiene una etiqueta circular de papel de color verde rotulada con el número 3 en cinta de color rojo.

Todos los rotos tienen aspecto similar a los que se producirían por haber tomado fragmentos para estudio criminalístico.

La superficie tanto interna como externa de la braga está manchada de color marrón con restos de materia orgánica adheridos, siendo de mayor intensidad y color más oscuro en la externas de la parte izquierda.

La investigación de fostatasa ácida fue negativa-

Ligadura

Se recibe una bolsa de las que se utilizan para contener materia quirúrgico estéril, de 19 cm de achura, con una de sus caras de papel blanco y la otra de plástico de color celeste, sobre esta última presenta una etiqueta autoadhesiva del papel blanco de 10 x 3.5 cm en la que se lee, escrito a bolígrafo de tinta azul, la inscripción "Nº 1 ATADURAS (parcial)". El envoltorio está cerrado con varias grapas en su contorno; contiene una bolsa de plástico transparente de 25 x 15.5 cm, dotada de cierre por presión, en una de cuyas caras presenta una etiqueta de papel autoadhesivo de color blanco con la inscripción, escrita en rotulador verde "345-346-347/93 Bolsa 1,3er env.".

La bolsa contiene una venda elástica de unos 10 cm de anchura, aparentemente de color amarillento, con dos estrechas franjas de color rojo de unos 0.2 cm de anchura, paralelas cada una a uno de los bordes de la venda, que está muy impregnada de barro (figura número 1.10).

Uno de los extremos está cerrado en forma de aro, por medio de dos nudos simples, el otro extremo aunque está libre, tiene aspecto de que originalmente también formaba una circunferencia, con aspecto de que ambos extremos, servían para tener maniatada a la víctima. La porción central forma dos bucles de una longitud aproximada de 16 y 19 cm, cerrados en la base por una vuelta de la ligadura; esta disposición significa que la ligadura tenía un doble fin: mantener maniatada a la víctima y poder pasar por su centro un elemento que sirva para mantener a su vez atada o sujeta a la víctima a un poste o a cualquier otro elemento

Incrustado entre la venda y el magma que mancha la venda hay un pelo (figura número 1.11), que presenta las características que se describirá en el apartado correspondiente.

Figura número 1.10

Ligadura que nos fue entregada como lo que ataba las muñecas del cadáver de Antonia Gómez Rodríguez. Está formada por dos partes, circunferencias en los extremos, que servían para maniatar a la víctima y una formación central que tiene estructura similar a la utilizada para atar, colgar o sujetar a la víctima a otro elemento tal como un poste, escarpia, otra cuerda, etc.

Figura número 1.11

Pelo incrustado entre el magma y barro y la ligadura

EXAMEN DEL CUERPO, EXTERNO E INTERNO

(Describimos conjuntamente el examen externo e interno debido a las alteraciones y transformaciones que presenta el cadáver y a efectos de una mejor comprensión e interpretación de los hallazgos).

CABEZA

Cuando efectuamos esta autopsia, el cadáver no tenía cabeza; posteriormente recibimos el cráneo, que no presenta restos de partes blandas, visibles macroscópicamente, tiene aspecto de haber sido limpiado, mide 11 cm de altura máxima a nivel de la cara y 12.5 cm de anchura, pesa 436 gr., excepto la mandíbula que pesa 52.5 gr. No describimos el estudio antropológico porque ya este aspecto ha sido efectuado por el Instituto Nacional de Toxicología y coinciden sustancialmente sus datos con los verificados por nosotros.

Las protuberancias supraorbitarias hacen escaso relieve y son planas, frente vertical, glabela poco delimitada, borde orbitario fino, muy agudo, apófisis mastoides pequeñas y poco salientes, los cóndilos del occipital sobresalen más que los apófisis mastoides, las órbitas son anchas, líneas nucales supremas poco marcadas, crestas temporales poco marcadas, la protuberancia occipital externa hace poco relieve, gonios poco marcado, ángulo de la mandíbula superior: 125º, paladar estrecho, apófisis estiloides muy finas y más largas que las apófisis mastoides, características de un cráneo del sexo femenino.

La calota (figura número 1.12) está separada del resto del cráneo mediante corte con sierra, salvo en su parte posterior, en la que existe una escotadura en forma de V invertida, cuyas ramas miden 4.3 y 2.7 cm, de bordes indentados, que corresponden respectivamente con deshiscencia de parte de las suturas occipito-parietal izquierda y derecha, debido a tracción.

En la superficie de corte de la calota, perteneciente al parietal derecho, hay una escotadura en forma de U, de 1 cm de longitud y 0,6 cm de profundidad, situada a 8.2 cm de la sutura corona, practicada con sierra, por extracción de un fragmento rectangular de tejido óseo.

Existen otras dos soluciones de continuidad, ambas de forma rectangular, una de ellas en el hueso frontal, que mide 1.6 x 0.7 cm, situada a 3.8 cm de sutura coronal y otra en el parietal izquierdo de 1.6 x 0.6 cm situada a 4.3 cm de la sutura coronal y 2.8 cm de la sutura interparietal, que fueron producidas por extracción de fragmentos óseos(figura número 1.12).

Figura número 1.12

La calota había sido separada del resto del cráneo por realización de la primera autopsia y nos fue entregada con las dos pérdidas de sustancias rectangulares que se observan (R). Impregnaciones versosímilmente hemorrágicas contusivas(H).

En la cara externa del hueso frontal hay una raspaduras lineales de disposición transversal con aspecto de haber sido producidas recientemente por toma de muestras. Falta de soldadura completa de la mayoría de las suturas óseas.

En el maxilar derecho hay 8 alvéolos dentarios bien conformados, de los cuales está ocupado por su pieza dentaria el correspondiente el tercer molar que se halla sin erupcionar. En el maxilar izquierdo hay 8 alvéolos, estando presentes en su lugar el primer premolar, que tiene dos caries, el tercer molar no ha erupcionado.

Se hallan las siguientes áreas de transformaciones cromáticas, que corresponde a zonas contusivas; la delimitación exacta del área ocupada no puede hacerse por carecer de todo vestigio de partes blandas:

-En región biparietal tercio posterior superior (figura número 1.12) (lesión 1).

-Dos, en región parietal izquierda que pueden corresponder a una en cuero cabelludo (figura número 1.12) (lesión 2).

-En región occipital derecha e izquierda que en cuero cabelludo podría apreciarse única por confluentes (figura número 1.13) (lesiones 3 y 4).

-En región frontal izquierda incluida la cara orbitaria y confluyendo en la porción más externa con la zona hemorrágica causada por el disparo (figura número 1.14) (lesión 5).

-En región frontal derecha (figura número 1.15) (lesión 6).

-En región parietal posterior derecha (figura número 1.16) (lesión 7)

Pérdida de sustancia ósea en forma de U, situada en el temporal y parietal izquierdos (figura número 1.14-D), de 1.9 cm de ancho y 2.7 cm de alto, sus bordes son regulares y se corresponde con el lugar descrito en los informes de autopsia del I.N.T como aquel en el que existía un orificio de entrada por disparo por arma de fuego.

Al habernos enviado el cráneo con la previa extirpación del fragmento óseo en el que radicaba el orificio de entrada por arma de fuego, tenemos que hacer referencia a él por la observación del mismo en las fotografías y descripción que realiza el Instituto Nacional de Toxicología en su informe de referencia BCHQ-0346/93; BCHQ-0346/92 Y BCHQ-0347/93 de fecha 4-3-93.

En la fotografía nº 4, hoja X, 815 del informe del Instituto Nacional de Toxicología, obrante en el tomo 5 del Sumario 1/93 se observa un orificio que está situado en el ángulo esfenoidal del parietal (figura número 1.17); alrededor del orificio observamos una transformación cromática que en ausencia de estudios bioquímicos de vitalidad, que no hemos podido efectuar porque no nos fue entregado el fragmento donde radica el orificio, permite indicar que se trataba muy probablemente de un disparo efectuado a una persona que vivía; su disposición presenta la base menor del tronco de como situado en la tabla externa, lo cual concuerda con que es un orificio de entrada de un disparo por arma de fuego (Lesión 8).

Figura número 1.13

Transformaciones cromáticas, verosímilmente de origen traumático, al menos en región occipital derecha e izquierda (T)

Figura número 1.14

Transformaciones cromáticas, verosímilmente de origen traumático

en región frontal izquierda.

D=Lugar donde radicaba el orificio de entrada de un disparo por arma de fuego.

El estudio efectuado por el Instituto Nacional de Toxicología señala que el orificio es ligeramente ovalado, cuyos ejes longitudinal y transversal miden 13 y 9 mm respectivamente. El borde de orificio es cortante salvo en el cuadrante inferior derecho que aparece biselado hacia el exterior, distinguiéndose unas pequeñas fisuras radiales que interesan exclusivamente a tabla externa.

Ausencia de residuos de disparo y de partículas de negro de humo. En la analítica se detecta 21 p.p.m. de plomo y 4 ppm de bario y en el hueso central 1ppm de plomo y 4 ppm de bario.

Estas características y hallazgos indican que el disparo no ha sido efectuado a bocajarro, es decir no con el cañón en contacto con la cabeza, también descaramos que se haya efectuado a quemarropa muy próxima (1-2 cm), porque habría abundantes y visibles residuos de la combustión. La ausencia de estos residuos en la tabla externa del hueso, nos está indicando que la distancia era superior a 5 cm; el que existan las fisuras radicales en la tabla externa y las características del borde del orificio en nuestra experiencia señalan que el disparo se ha efectuado aproximadamente entre 10 y 20 cm. No obstante, hay que tener en cuenta que la ausencia de piel y el no habernos entregado el fragmento óseo que contenía el orificio de entrada impide que en este punto podamos manifestarnos con exactitud en cuanto al rango de la distancia.

Figura número 1.15

Transformaciones cromáticas, verosímilmente de origen traumático en región frontal derecha.

En el techo de la órbita derecha hay un orificio que afecta a la parte más posterior de las protuberancias orbitarias y a la parte más anterior del ala menor derecha del esfenoides. Sus bordes son irregulares y tiene forma aproximadamente ovoidal, de 1.8 x 1.3 cm (figuras número 1.18 y 1.19). A su través se ven las celdillas y los finos tabiques óseos correspondientes a los senos etmoidales y esfenoidal. Junto a la hendidura esfenoidal derecha, bajo el ala menor del mismo lado se observa una solución de continuidad junto a la anterior corresponden al impacto del proyectil en su salida del cráneo (Lesión 9).

Figura número 1.16

Contusión en región parietal posterior derecha

Figuras números 1.17

Reproducción del orifico de entrada por disparo de arma de fuego que obra en la fotografía 4 del tomo 5, hoja X del informe del Instituto Nacional de Toxicología referencia BCHQ-0346/93; 0346/92 y 0347/93 de fecha 4-3-93.

Los médicos forenses que efectuaron la primera autopsia del cadáver hallaron incrustado un proyectil, sin deformaciones aparentes en la lámina orbitaria derecha del hueso frontal. El que el proyectil quedase en esa posición y la naturaleza y grado de consistencia de los huesos perforados es compatible con la escasa o ninguna desviación del proyectil de su trayectoria, que permite fijarla de detrás hacia delante y de izquierda a derecha en ángulo aproximado de 20º respecto al plano laterolateral (figura número 1.19) y de arriba abajo en ángulo aproximado de 14º (figura número 1.20).

La mandíbula mide aproximadamente 8.5 cm desde la sínfisis mentoniana al ángulo del maxilar, 5.6 cm desde este ángulo al cóndilo y 2.8 cm desde la sínfisis mentoniana al borde de los alvéolos dentarios, presenta dehilachamiento de la apófisis coronoides y fractura del cóndilo izquierdo con pérdida de sustancia de parte de la tabla externa (Lesión 10) (figura número 1.21).

Figura número 1.18

Orificio de salida del disparo por arma de fuego

En una bolsa de plástico transparente que acompaña a los huesos, rotulada con la inscripción "Cadáver 1, 345/92" hay 17 dientes, que se unen a los que hay en maxilar y mandíbula.

A efecto de su estudio, todos los dientes, excepto los terceros molares habían erupcionado. Según los médicos forenses faltan en la mandíbula el segundo premolar del lado derecho y el segundo molar del lado izquierdo y en el maxilar los dos incisivos mediales; nosotros observamos que faltan los dientes que indica el Instituto Nacional de Toxicología: faltan los dientes 11, (incisivo central superior derecho), 15 (segundo premolar superior derecho) y 21 (incisivo central superior izquierdo) los cuales también faltaban cuando efectuó el estudio el Instituto Nacional de Toxicología. Nosotros tampoco hemos recibido el 44 (incisivo central superior izquierdo) ni el 45 (segundo premolar inferior derecho) (figura número 1.22). Los terceros molares no han erupcionado, estando incluidos en sus alvéolos correspondientes.

Figura número 1.19

El disparo penetró de atrás hacia delante y de izquierda a derecha

en ángulo aproximado de 20º

Figura número 1.20

La trayectoria del proyectil describía de arriba abajo aproximadamente de 14º

Figura número 1.21

Fractura del cóndilo izquierdo (falta parte de la tabla externa).

Figura número 1.22

Dientes recibidos del cadáver de Antonia Gómez Rodríguez

Se hallan roturas traumáticas en forma de efracciones (figuras números 1.23 y 1.24) y en algún caso rotura con pérdida de sustancia (figura número 1.25) de los siguientes dientes:

Incisivo lateral superior derecho (figura número 1.26).

Canino superior derecho (figura número 1.27 y 1.23).

Incisivo central inferior izquierdo (figura número 1.28 y 1.24).

Presenta también pérdida de sustancia.

Incisivo lateral inferior izquierdo (figura número 1.29).

(con pérdida de sustancia)

Canino inferior izquierdo (figura número 1.30).

Incisivo central inferior derecho (figura número 1.31).

Incisivo lateral inferior derecho (figura número 1.32).

Canino inferior derecho (figura número 1.33).

Primer premolar inferior izquierdo (figura número 1.34).

Canino superior izquierdo (figura número 1.35).

Denominamos a las lesiones en los dientes superiores como grupo lesivo 11, y a los dientes de la arcada inferior, grupo lesivo 12.

Figura número 1.23

Efracciones (traumáticas) en el camino superior derecho del cadáver de Antonia Gómez Rodríguez

Figura número 1.24

Efracción (traumática) en el incisivo central inferior izquierdo del cadáver de

Antonia Gómez Rodríguez

Figura número 1.25

Efracción traumática y rotura en el incisivo lateral inferior izquierdo

En los dientes que a continuación se indican hay una colaboración grosella que impregna a la dentina (figura número 1.45) y que se comprueba tiene un origen verosímilmente traumático, dado que se corresponde con la existencia de algunos hematies extravesados, observables en algún caso mediante microscopia electrónica de barrido (figura número 1.46).

En unos dientes no hay dicha colaboración, en otros ocupa casi toda la raíz y en otros está limitada los siguientes:

Incisivo lateral superior derecho (figura número 1.26).

Canino superior derecho (figura número 1.27).

Primer molar superior derecho (figura número 1.36).

Segundo molar superior derecho (figura número1.37).

Incisivo lateral superior izquierdo (figura número 1.39).

Canino superior izquierdo (figura número 1.35).

Primer premolar superior izquierdo (figura número 1.40).

Escasa coloración grosella

Incisivo central inferior derecho (figura número 1.31).

Incisivo lateral inferior derecho (figura número 1.32).

Canino inferior derecho (figura número 1.33).

Primer premolar inferior izquierdo (figura número 1.34).

Segundo premolar inferior izquierdo (figura número 1.38).

Segundo premolar superior izquierdo (figura número 1.41).

Primer molar superior izquierdo (figura número 1.42).

En el resumen de representación esquemática de las efracciones traumáticas (figura número 1.43), se observa que claramente están localizadas en la porción central de ambos maxilares.

En el maxilar superior faltan los dos incisivos centrales, a ambos lados, los incisivos laterales y el canino derecho presentan efracciones, lo que señala un traumatismo y que, verosímilmente, los dos incisivos centrales se perdieron a consecuencia directa o indirecta del golpe, las zonas de máxima colaboración grosella también coinciden en la mayor parte de los dientes con aquellos en los que se halla efracción, lo que, unido a la existencia de hematies en esas zonas grosella nos están indicando que su naturaleza podría ser traumática. No obstante valoraremos las efracciones a efectos de reconstrucción de los hechos y no la colaboración.

En el maxilar inferior las efracciones se localizan en la parte anterior, en los 4 primeros dientes del lado izquierdo y 3 primeros dientes del lado derecho, aunque nosotros no hemos recibido el primero ni segundo premolar, el primero si existe en la mandíbula del cadáver que se ilustra en la fotografía 22 del atestado de la Guardia Civil, 21/93, del tomo 2 del Sumario.

Está rota o fisurada la pared anterior o externa de los alvéolos correspondientes a los siguientes dientes (figura número 1.44):

-Primer premolar inferior izquierdo.

-Incisivo lateral inferior izquierdo.

-Incisivo lateral inferior derecho.

-Canino inferior izquierdo.

También está rota la pared posterior o interna de los siguientes dientes:

-Incisivo lateral inferior izquierdo.

-Incisivo central inferior izquierdo.

Sin pasar por alto las fisuras en las paredes de los alvéolos dentarios, los principales signos objetivos para la reconstrucción del evento lesivo lo fundamos en las efracciones halladas en los dientes. Al considerar que los traumatismos son de mediana intensidad y debido a la convexidad de la arcada dentaria al ser golpeada la víctima con un objeto rígido, más o menos plano, con un solo golpe difícilmente se justificarían las efracciones desde los dientes canino superior derecho a primer premolar superior izquierdo, porque la convexidad del maxilar, ante un golpe de mediana intensidad impediría el contacto con todos esos dientes (figura número 1.48); únicamente se realizarían, como mínimo, las efracciones con dos golpes dados en la boca (figura número 1.49), aunque si los golpes lo son con un objeto rígido, dos golpes producirían efracciones de todos los dientes superiores que estaban afectados, aunque no de todos los inferiores; sin embargo dos puñetazos, como mínimo si pueden producir las efracciones de los dientes superiores e inferiores (figura número 1.50). La pérdida traumática del segundo molar implicaría un tercer puñetazo en el lado derecho.

Figura número 1.26

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el incisivo lateral superior derecho de Antonia GÓMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.27

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el canino superior derecho de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.28

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el incisivo central inferior izquierdo de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.29

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el incisivo lateral inferior izquierdo de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.30

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el canino inferior izquierdo de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.31

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el incisivo central inferior derecho de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.32

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el incisivo lateral inferior derecho de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.33

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el canino inferior derecho de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.34

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el primer premolar inferior izquierdo de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.35

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el canino superior izquierdo de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.36

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el primer molar superior derecho de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.37

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el segundo molar superior derecho de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.38

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el segundo premolar inferior izquierdo de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.39

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el incisivo lateral superior izquierdo de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.40

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el primer premolar superior izquierdo de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.41

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el segundo premolar superior izquierdo de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.42

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el primer molar superior izquierdo de Antonia GOMEZ RODRIGUEZ

Efracciones Color grosella

Figura número 1.43

Dientes con efracciones

Dientes color grosella

Rotura o fisura de pared alvéolos dentarios

Figura número 1.44

Fractura de paredes alveolares

Figura número 1.45

El color grosella impregna la dentina

Figura número 1.46

Hematie en dentina, en correspondencia con el área color grosella

Figura número 1.47

T= Diente sin coloración grosella.

U= Extensa coloración grosella.

V= Media extensión de color grosella.

(Por efecto de la fotografía el tono de color no se aprecia en toda su dimensión)

Figura número 1.48

Un golpe de mediana entidad no produciría la efracción de todos los dientes, desde el canino derecho el primer premolar izquierdo, debido a la convexidad de la boca.

Ficha dentaria de la víctima

Figura número 1.49

Se precisan, como mínimo, dos golpes para producir las efracciones que presentaban los dientes del maxilar superior, aunque no se explican todos los del maxilar inferior.

Figura número 1.50

Dos puñetazos, por la adaptación del puño a las arcadas dentarias, podrían producir las efracciones que presentaban los dientes inferiores y superiores de la boca del cadáver de Antonia Gómez Rodríguez

CUELLO

No hay partes blandas, en las vértebras cervicales que existen no se observan fracturas.

TRONCO

Describimos conjuntamente tórax y abdomen en virtud de las alteraciones sufridas por ambas cavidades que están ampliamente comunicadas, existiendo un colgajo de la pared tóraco-abdominal replegado hacia la pelvis, efectuando en el transcurso de la anterior autopsia, quedando al descubierto el interior de las cavidades torácica y abdominal (figura número 1.51). Los genitales y otros tejidos del cadáver habían sido extirpados y nos fueron enviados posteriormente las partes sobrantes de su estudio.

Figura número 1.51

Comunicación de la cavidad torácica con la abdominal. Vísceras del tórax destruidas por la licuefacción y por posible acción de fauna. Esqueletización del algunas costillas.

Hay una amplia pérdida de tejidos blandos de la pared del tórax y abdomen que abarca gran parte del lateral izquierdo del cuerpo y, en la región posterior, el lado izquierdo del tórax y abdomen del cadáver siguiendo una línea oblicua, de bordes irregulares, que comienza en la parte más craneal (superior) del tórax, aproximadamente un centímetro a la izquierda de las costillas (figura número 1.51). Faltan in situ, entre otros tejidos, las tres primeras costillas del hemitórax izquierdo, la clavícula, omóplato izquierdos y el miembro superior izquierdo (figura número 1.52); el omóplato derecho queda parcialmente expuesto en el borde de la piel que se conserva, hay zonas que presentan pequeñas irregularidades, algunas simétricas, similares a haber sido producidas por mordeduras de animales. La piel y otros tejidos blandos de la región anterior del tórax está en parte destruida por fauna (animales), en parte extirpada y en parte destruida por la putrefacción (figura número 1.53). En el borde de una parte seccionada de piel correspondiente a la región pectoral derecha hay una infiltración hemorrágica, de la cual se conserva un área de aproximadamente 1 x 0.5 cm (Lesión 13).

Figura número 1.52

Gran pérdida de tejidos de la parte izquierda del tronco del cadáver de Antonia Gómez Rodríguez. En gran parte se debió a la acción de fauna (animales). La piel de la región posterior del hombro derecho y gran parte de la región central de la espalda no existe.

Figura número 1.53

Piel en gran parte destruida o falta. A la derecha de la cadera derecha se

encuentra el húmero izquierdo del cadáver.

La piel de la región posterior del hombro y omóplato derecho no existe, quedando al descubierto el músculo (figura número 1.52), por lo que no podemos apreciar el hematoma elíptico de 10 x 6 centímetros que indican los médicos forenses existía en la parte posterior del hombro derecho. También falta una amplia zona de piel de la región dorso-lumbar, de aproximadamente 9 x 12 cm (figura número 1.52), no pudiéndose ver, por tanto, la escoriación redondeada de 3 cm de diámetro que indican los médicos forenses que existía en la región dorsal junto a la línea media a nivel de la 10ª dorsal.

Bandas cromáticas de color ocre alternando con espacios blanquecinos en la región posterior derecha de la espalda, debido a fenómenos transformativos postmortem.

Cambios cromáticos en el dorso, en la espalda, región lumbar, de color marrón negruzco (figura número 1.54), sin que se hallen signos de infiltración hemorrágica en tejidos profundos.

En glúteos, esencialmente el izquierdo, coloración blanquecina alternando con amarillenta debido a fenómenos transformativos postmortem.

No se hallan pulmones, corazón, ni mediastino. Las costillas de hemitórax se conservan unidas con los músculos intercostales y la pleura parietal.

En hemitórax izquierdo están desarticuladas las costillas, que se encuentran separadas de los músculos intercostales, macroscópicamente no se aprecian fracturas de costillas. Faltan tres costillas del hemitórax izquierdo.

Hígado presenta calcificaciones por condensaciones transformativas postmortem, pesa 222 gramos. Estómago extirpado, no localizable.

La gran extensión de piel que falta del tronco, nos ha impedido ver si existen lesiones de violencia superficiales.

Figura número 1.54

En la transformación cromática de la región lumbar no hay infiltraciones hemorrágicas

EXTREMIDADES

No había sido efectuada la autopsia de las extremidades, al menos no de las extremidades inferiores y de la superior derecha, sino unos cortes a nivel de la región posterior de la pierna izquierda y de la posterolateral externa de la pierna derecha y dos incisiones en miembro superior derecho. El miembro superior izquierdo está representado únicamente por el hueso del brazo, húmero que se encuentra si partes blandas, situado a la derecha de la cadera derecha (figura número 1.53).

Miembro inferior izquierdo

Hay una pelota de pelos mezclados con barro, costillas y un omóplato, que se hallan distribuidas entre los miembros inferiores del cadáver, a lo largo de los muslos y de los dos tercios proximales(superiores de las piernas) (figura número 1.55)

Figura número 1.55

Pelos y huesos entre las piernas del cadáver

La extremidad inferior izquierda se halla enfisematosa, estando aumentada de volumen aproximadamente entre la mitad y un tercio de su volumen en relación a la derecha (figura número 1.56), incisiones postmortem a nivel de los gemelos de ambas extremidades, verosímilmente efectuadas en el transcurso de la primera autopsia (figura número 1.57).

En cara interna de muslo izquierdo hay un área de transformación cromática de color marrón de 12 x 3.5 centímetros, en el centro de la cual existe una incisión efectuada postmortem, de aproximadamente 10 centímetros de longitud, verosímilmente en el transcurso de la realización de la primera autopsia del cadáver (figura número 1.57); infiltraciones hemorrágicas que en la cara externa de la piel se observan en forma de estigmas digitados de tamaños que varían aproximadamente entre 0.5 y un centímetro de diámetro, situados en la cara interna posterior medio y anterior del muslo izquierdo, que se convierten en algunas zonas en confluentes, bajo forma de alargada infiltración hemorrágica, que en conjunto ocupan un área de aproximadamente 18 x 2.5 centímetros en la región interna anterior (grupo lesivo 14); de 8 x 2.5 centímetros en la región interna media, cercana a la rodilla (grupo lesivo 15) y cuatro grupos de un centímetro de diámetro, 2 x 1 centímetros, 10 x 3 centímetros y 4 x 2 centímetros en cara interna posterior del muslo izquierdo (grupo lesivo 16) (figura número 1.57).

Figura número 1.56

Miembro inferior izquierdo enfisematoso

Disecados los tejidos se observan extensas infiltraciones hemorrágicas y hematomas a lo largo de gran parte de toda la región interna del muslo izquierdo, que presenta formaciones ovoidales confluentes y ocupan una extensión en el tejido celular subcutáneo de aproximadamente 20 x 8 centímetros, infiltrando tejido celular subcutáneo, aponeurosis y tejido muscular, en el seno de esta extensa infiltración hemorrágica hay múltiples hematomas figura número 1.58), algunos de los cuales se corresponden con las formaciones ovoidales o redondeadas de 0.5 a 1 centímetro de diámetro que se observaban a través de la superficie externa de la piel (figura número 1.57)

Figura número 1.57

O= Infiltraciones hemorrágicas en cara interna y anterior de muslo izquierdo

y en pierna izquierda.

1= Incisión efectuada por nosotros, como comienzo de la autopsia del miembro.

F= Areas cromáticas que corresponden con contusiones en las regiones anterointerna y

posterointerna.

B= Incisiones y toma de tejidos, verosímilmente efectuada en el transcurso de la primera autopsia del cadáver.

Cuatro infiltraciones hemorrágicas y hematomas de 4.5 x 2 centímetros, 4 x 2 centímetros, 5 x 2 centímetros y 3.5 centímetros de diámetro, en cara lateral externa anterior del muslo izquierdo situadas la primera (más distal) a 21 centímetros (lesión 17) y las demás entre 10 y 12 cm de la espina ilíaca (lesiones 18, 18a, 18b) (figura número 1.59).

En tejidos profundo hay un hematoma en región posterior externa de cadera izquierda.

En la región anterior de la pierna izquierda hay infiltraciones hemorrágicas y hematomas en piel y tejido celular subcutáneo a nivel del borde anterior de la tibia en sus tres cuartas partes proximales (cercanos a la rodilla) (figura número 1.63) (Lesión 19) que confluyen con extensa infiltración hemorrágica y múltiples hematomas que hay en la cara postero-intena de los tercios medio y proximal (cercano a la rodilla) de la pierna izquierda, que ocupa una extensión 13 x 9 centímetros (grupo lesivo 20).

Figura número 1.58

Extensas infiltraciones hemorrágicas y hematomas en la cara interna anterior y posterior del muslo izquierdo.

Infiltración hemorrágica y hematoma de 3.5 x 2 cm situada en la región interna de la pierna izquierda a 9 cm del tobillo y 3 cm de la cara anterior que interesa cara interna de la piel y tejido celular subcutáneo (figura número 1.64) (Lesión 21). Cuatro infiltraciones hemorrágicas y hematomas en tobillo, cara anterior y maleolo interno que ocupan extensiones de aproximadamente 6 x 3.2 x 3.4 x 2 x 2 x 1 centímetro (figura número 1.64) (Lesión 22).

Miembro inferior derecho

Infiltraciones hemorrágicas y hematomas en tejido celular subcutáneo y muscular en región lateral central craneal (superior) de la cadera derecha de aproximadamente 7 x 3 centímetros en la cara externa lateral del muslo derecho a lo largo de sus tercios medio y distal, (figura número 1.60), (Lesiones 23 y 24).

Infiltración hemorrágica y hematomas que ocupan un área de aproximadamente 8 x 1.2 centímetros en región posterior caudal (cercana a la rodilla) del muslo derecho (Lesión 25) (figura número 1.61).

Figura número 1.59

Cuatro hematomas e infiltraciones hemorrágicas situadas en cara externa del tercio superior del muslo izquierdo.

Figura número 1.60

Hematoma e infiltraciones hemorrágicas en cadera derecha y en cara lateral externa y posterior del muslo derecho.

Figura número 1.61

Hematomas e infiltraciones hemorrágicas en cadera derecha, a lo largo de la cara externa del muslo derecho, y en musloy pierna izquierdos.

Figura número 1.62

Infiltraciones hemorrágicas y hematomas en cara interna del muslo izquierdo en cara externa del muslo derecho, rodilla derecha y ambas piernas.

Figura número 1.63

Infiltraciones hemorrágicas en cara interna de la piel y tejido celular subcutáneo. Infiltraciones hemorrágicas y hematomas en cara interna de pierna izquierda.

Infiltraciones hemorrágicas a lo largo de la cara interna anterior y media del muslo derecho, constituyendo un semillero de formaciones ovoidales de 1.5 a 0.5 centímetros de diámetro, en algunas apartes, en otras confluentes como una larga hemorragia (figura número 1.61) (Grupo lesivo 26).

Múltiples tenues infiltraciones hemorrágicas de mucha menor entidad están situadas a nivel de espinas ilíacas anterosuperiores de la cadera y a lo largo del tercio medio y distal anterior y lateral externo del muslo derecho.

En pierna derecha existen las siguientes contusiones:

-Infiltraciones hemorrágicas en piel y tejido celular subcutáneo, en la región anterolateral externa de la rodilla derecha de 5 x 1 centímetros (figura número 1.62) (Lesión 27).

-Infiltración hemorrágica y hematoma infrarrotuliano en la rodilla de la pierna derecha, de aproximadamente de 6.5 x 4 centímetros que interesa al tejido celular subcutáneo, aponeurosis y músculo (figura número 1.62) (Lesión 28).

-Infiltración hemorrágica y hematoma que interesa al músculo peroneo lateral largo, en su tercio medio, a 13 centímetros de la rodilla de aproximadamente 2 x 1 centímetros (figura número 1.62) (Lesión 29).

-Infiltración hemorrágica y hematoma de 4 x 1.5 centímetros que infiltran hasta el músculo 3 centímetros más caudal (inferior) a la anterior (figura número 1.62) (Lesión 30).

-Infiltración hemorrágica y hematomas situados en la región posterior de la rodilla derecha (a nivel del hueco poplíteo) que afectan al tejido celular subcutáneo de 4.1 centímetros, orientado longitudinalmente al eje del miembro (figura número 1.65) (Lesión 31).

-Infiltración hemorrágica y hematomas que ocupan un área de 11 x 12 centímetros en región posterior de la pierna derecha que interesa a los músculos gemelos (figura número 1.65) (Lesión 32).

-Infiltración hemorrágica de 4 x 2 centímetros en región posterior de pierna derecha más caudal (hacia tobillo) en contacto con la anterior infiltración y hematoma (Lesión 33) (figura número 1.65).

-Infiltración hemorrágica de 2 x 1 cm en maleolo externo del tobillo derecho (Lesión 34).

Extremidades superiores

El brazo derecho está desarticulado a nivel de la muñeca faltando los dedos y la mano; cambios cromáticos más acentuados en lado derecho del brazo y parte radial del antebrazo.

-Cuatro hematomas de aproximadamente un centímetro de diámetro en cara externa del brazo derecho tercio medio (Lesión 35).

En el brazo derecho, a 19 cm de la epitróclea, hay una infiltración hemorrágica en región anteroexterna del brazo que llega al tejido celular subcutáneo, ocupa la parte media del brazo, infiltrando una media aproximada de 3 a 4 mm en profundidad (Lesión 36) (figura número 1.66).

-Infiltración hemorrágica y hematomas de aproximadamente 4 x 2.5 centímetros de diámetro (Lesión 38).

En el húmero izquierdo hay dos zonas de apariencia de tenue infiltración hemorrágica en periostio de 4 x 2 y 2 x 3 centímetros (figura número 1.67) situadas en cara anterior y en tercio distal (más cerca de la muñeca) posterior.

Faltan extensas áreas de tejidos blandos.

Figura número 1.64

Infiltraciones hemorrágicas y hematoma en región interna de la pierna izquierda, en tercio distal (cerca de tobillo) y en cara interna tercios medio y proximal (cerca de la rodilla)

Figura número 1.65

Infiltraciones hemorrágicas y hematomas en región posterior del muslo derecho, hueco poplíteo (región posterior de la

flexura de la rodilla derecha y en región posterior lade la pierna derecha.

Figura número 1.66

Infiltración hemorrágica en brazo derecho.

Figura número 1.67

Impregnación de aspecto hemorrágico en periostio de húmero izquierdo

Figura número 1.68

Adelgazamiento de la piel del dorso de la mano derecha, zona en la que en algún momento hizo presión una atadura o ligadura.

Figura número 1.69

Mano izquierda del cadáver de Antonia Gómez Rodríguez. Surco en la parte distal del antebrazo (más cerca de la muñeca).

Figura número 1.70

S= Surco en la piel del antebrazo izquierdo

I= Infiltraciones hemorrágicas

H= Hematoma

DESCRIPCIÓN DE LAS MUESTRAS REMITIDAS POR EL INSTITUTO NACIONAL DE TOXICOLOGIA CORRESPONDIENTES AL CADÁVER DE ANTONIA GÓMEZ RODRÍGUEZ

Mano derecha

Bote de plástico de color blanco que mide 13 cm de alto y 8 cm de diámetro; presenta 3 etiquetas autoadhesivas de papel blanco de diversos tamaños con las siguientes inscripciones, escritas en varios colores: "CADÁVER Nº1 MANO DERECHA FRASCO Nº4, Nº6 ALZIRA SUMARIO 1/93, B-C-H 0345/93". En la tapa, de color negro, hay otra inscripción "B-C-H 0345693". En el interior del bote hay una mano derecha amputada a nivel de la muñeca por desarticulación del carpo. Presenta amputado el segundo dedo por serrado a nivel de la articulación entre la primera y segunda falange. En los dedos conservados faltan las uñas.

Hay una solución de continuidad, con pérdida de los tejidos blandos de la palma de la mano, quedando a la vista los metacarpianos 2º, 3º y 4º y hay otra solución de continuidad, con pérdida de tejidos blandos en el dorso de la mano, en la porción correspondiente al borde cuital, quedando al descubierto el quinto metacarpiano y la articulación metacarpo falángica.

El dorso de la mano derecha del cadáver se halla introducido en un bote de plástico blanco que mide 10 cm de altura y 4.7 cm de diámetro, la tapa es de color rojo y presenta una etiqueta con la inscripción "BCH 345/93 DORSO DE MANO DERECHA".

En su interior e encuentran 3 fragmentos de piel, que presentan su consistencia aumentada; los fragmentos tienen tamaños aproximados de 4.2 x 1.7 x 3.7 cm; 4.5 x 0.5 y 3 x 2 x 2. Se aprecia notable disminución del espesor de la piel, que es muy evidente al examen mesoscópico (figura número 1.68) y que corresponde a un lugar donde se ejercía intensa y prolongada presión, tal como si hubiese radicado la presión de un lazo o atadura.

El dedo índice de esta mano se halla introducido en una bolsa de plástico transparente de 10 x 16 cm que cierra por presión, en la que se encuentran la 2ª y la 3ª falanges, unidas por tejidos blandos; separada está la piel que las cubría, la cual está seccionada longitudinalmente, conservando restos de puntadas de hilo blanco, como si hubiera estado cosida, la cara opuesta está manchada de una sustancia de color negro, presumiblemente tinta, en un intento de obtener la huella dactilar.

Mano izquierda

Se recibió un frasco cilíndrico de plástico de color blanco y tapa negra que presenta adheridas 3 etiquetas autoadhesivas de papel blanco con las inscripciones: "CADÁVER Nº1. MANO IZQUIERDA, FRASCO Nº3, Nº6 ALZIRA, SUMARIO 1/93. B-C-H 0345/93", en la tapa hay otra etiqueta con la inscripción "B-C-H 0345/93".

En el interior de este frasco se encuentra una mano izquierda en gran parte momificada, unida al tercio inferior del antebrazo, separado del resto del miembro por serrado de los huesos (figura número 1.69). La piel está cubierta de una capa untuosa de color grisáceo. Los dedos están semiflexionados, faltan las uñas de los dedos excepto la del dedo meñique; en el primer y segundo dedos han desaparecido los tejidos blandos distales (de la punta), quedando al descubierto parte de la tercera falange. En la muñeca y tercio distal (cerca de la muñeca) de antebrazo izquierdo hay un surco de aproximadamente 1.2 a 1.5 cm de anchura, que rodea todo el perímetro del miembro y que resulta más evidente en el dorso, en alguna zona se halla el surco en el antebrazo a 2 cm de la articulación de la muñeca.

Efectuada la autopsia de la mano izquierda, se observa que si bien en el propio surco, a nivel de la muñeca, no hay infiltraciones hemorrágicas aparentes, sí las hay en el antebrazo, en la frontera del surco y ocupando una anchura similar al lazo o atadura. Entre estas infiltraciones hemorrágicas hay un hematoma ovoidal, alargado en sentido del eje del miembro, de 3.5 x 1.2 cm situado a 4 cm del pliegue de flexión de la muñeca que interesa a la musculatura de la cara extensora del antebrazo, situado en el límite del surco (figura número 1.70) (Lesión 39).

El dedo meñique de la mano izquierda conserva la uña, su borde libre está roto, aproximadamente 2 mm más abajo del pulpejo, (figura número 1.71) (lesión 40).

La uña del dedo corazón de la mano izquierda del cadáver se halla introducido en un frasco de plástico de color blanco que mide 7.2 x 6 cm, que presenta adherida una etiqueta autoadhesiva de papel blanco en la que figura la inscripción "CADÁVER Nº 1, MANO IZQUIERDA FRASCO Nº3 DEDO 3º UÑA 345/93".

La uña está completa y cubierta en parte por restos orgánicos secos. A la observación mesoscópica no se observan roturas, ni tampoco fibras.

Figura número 1.71

La uña del dedo meñique izquierda, está rota 2 mm más abajo del pulpejo del dedo

Periné

Se recibió un recipiente cilíndrico de plástico de colores blanco y rojo, que mide 13.2 centímetros de profundidad y 20 cm de diámetro, con el anagrama "LP ITALIANA SPA"; la tapa está cerrada por presión y precintada con cinta adhesiva de color marrón de 5 cm de ancho. Presenta dos etiquetas de papel adhesivo de color blanco, una colocada en la tapa y la otra en la pared lateral, ambas con idéntica inscripción "Frasco 5 cadáver 1, Periné, Nº 6 Alzira, Sumario 1/93 BCH-345/93", en su interior sumergidas en formol y envueltos en papel de filtro se encuentran varios fragmentos de tejido, 5 de ellos de mayor tamaño y otros varios más pequeños (figura número 1.72), por orden de mayor a menor estos fragmentos presentan las siguientes características:

Figura número 1.72

Periné y aparato genital recibido

a.- El mayor de todos los fragmentos pesa 268 gr. y mide aproximadamente 16 cm de longitud y 9 cm de anchura máxima. Se identifica un fragmento de piel que corresponde al introito vaginal, con fragmentos de labios mayores y menores, parte del monte de venus y la porción anterior de los márgenes del ano. El introito vaginal presenta una incisión transversal y una pérdida de sustancia de forma cuadrangular de 3 x 0.5 cm, correspondiente presumiblemente a una toma de muestra anterior. El resto de la pieza está constituida por grasa subcutánea y músculos perineales. Falta la totalidad de la vagina y de los genitales internos.

b.- Fragmento de unos 8 cm de longitud y 6 cm de anchura, de 62 gr. de peso, en el que se identifican fragmentos de piel separados por un fragmento de pliegue interglúteo y que se continúan con otra porción más fina y pálida, de apariencia de ser ano, y parte de mucosa rectal; además presenta grasa subcutánea y una porción muscular, perteneciente al esfínter anal.

c.- El resto de los fragmentos, con un peso conjunto de 39 gr. son de menor tamaño y corresponden en su mayoría a grasa subcutánea.

Si bien se habían efectuado cortes de los tejidos, no se habían disecado piel y por ello no podrían verse dos hematomas de aproximadamente 2 centímetros de diámetro que están situado en el tejido celular subcutáneo del labio mayor izquierdo y otro en el lado izquierdo de la vulva (figura número 1.73) (Lesiones 41 y 42).

Figura número 1.73

Hematoma en tejido celular subcutáneo del labio mayor izquierdo y en el lado izquierdo de la vulva

Piel de la cara posterior del codo izquierdo

Introducido en un bote de plástico de color blanco que mide 10 cm de altura y 4.7 cm de diámetro, con tapa de color rojo y una etiqueta autoadhesiva de papel blanco con la inscripción "BCH 345/93, piel cara posterior codo izquierdo", se encuentran 10 trozos de tejidos de diversos tamaños, (figura número 1.74), el mayor de los cuales tiene forma trapezoidal, sus tamaños están comprendidos entre 5 x 4 x 5 y 2 x 0.5 x 0.5, no presentan epidermis. Siete de estos fragmentos están constituidos por piel y tejido celular subcutáneo, los 3 restantes están formados solo por grasa y algunas fibras musculares. Tres de los fragmentos presentan zonas de color ocre en la superficie externa, donde a su vez la consistencia está notablemente aumentada; en los estudios microscópicos efectuados se aprecia que estas zonas corresponden a una costra serosa y algunos puntos serohemática o abrasión de 2º grado. (Lesión 43).

Figura número 1.74

Piel de cara posterior del codo izquierdo

ESTUDIO DE LA VITALIDAD Y DATA DE LAS LESIONES DEL CADÁVER DE ANTONIA GOMEZ RODRÍGUEZ

MUESTRA

HISTAMINA (ug/g)

SEROTONINA (ug/g)

Piel blanco 1

11.62

0.15

Piel, infiltración hemorrágica brazo derecho

161.50

12.11

Infiltración hemorrágica pierna derecha

165.03

12.60

Piel blanco 2

0

10.10

Surco mano izquierda

249.23

1.33

Cara posterior codo izquierdo

146.91

1.49

Dorso mano derecha

640.16

0.72

Hematoma labio mayor derecho

216.40

1.65

Infiltración hemorrágica cara interna muslo derecho

210

10.5

Muslo izquierdo

205

12

La determinación de histamina y serotonina se efectuó mediante espectroforometría.

ESTUDIO DE LOS PELOS

Se hallan pelos incrustados entre el magma y el jersey, ligadura, pantalón y otra ropa y sujetador de la víctima, algunos de estos pelos son de cabeza de las víctimas, otros corresponden al menos, a cuatro personas, que denominamos sujetos D, E y F y un pelo de pubis, designado como pelo de sujeto W, que podría o no ser algunos de los denominados D, E y F, aspecto que con el estudio del DNA puede discriminarse. El resumen de algunas características microscópicas se expone a continuación; la determinación de las personas concretas a quienes pertenecen los pelos y, en su caso, el número de personas, la podemos establecer únicamente mediante la investigación del DNA, a tal efecto y con fines de comparación precisaríamos disponer de pelos de pubis indubitados de las víctimas (que no hemos recibido) y de 5 mililitros de sangre de sospechosos, conservada con EDTA en tubo de plástico.

PELO

BULBO

LONGITUD

COLOR

DIAMETRO (u)

MEDULA

NOTAS

Víctima

en punta lanza

3.5 a 5.2

3/5 a 5/5

75-52 96-52

O no se ve o amedular continua interrupta. Dilatación y estrechamientos en 2

 

1 Jersey 1 pubis

Si

4.5

Marrón 3.5/5 3/5

101.4-20.8

Fragmentada Interrupta

¿Pubis víctima?

1 Jersey 2

No

3.5

4/5

70.2-49.4

Fragmentada

¿víctima?

1 Jersey 3

3.6

3/5

91-33.8

Fragmentada

No víctima Sujeto D

1 Jersey 3 Pubis

5

Oscuro 4/5

83.2 137.8-36.4

Continua

Sujeto W

1 Jersey 4-5-6

1 cm

Marrón claro 3/5

130-78

Interrupta

Sujeto F

1 Jersey 7 Pubis

3.8

3/5-4/5

98.8-57.2

Interrupta y continua Torsiones

¿Víctima?

1 Jersey 8

2

Marrón claro 3/5 4/5

101.4-65

Continua fragmentada Torsiones

No Valorables

1 Jersey 8

1.5

5/5

109.2-57.2

Interrupta Torsiones

 

Víctima 1 Jersey 8

3.5

3-4/5

91-39

Fragmentada Torsiones

 

1 Jersey 8

No

1.5

3/5

56.4-33.8

Granular Torsiones

 

1 Ligadura 1986.13-1

Si

2.5

Marrón 3-3.5/5

83.2-41.6

Fragmentada

Sujeto a determinar por DNA

1 Ropa 1

No

Fragmento 3.5

Marrón 3/5

98.8-52

Fragmentada y medular

Posible víctima

1 Ropa 2

No

3.5

Marrón 3/5

83.2-78

Amedular

Posible víctima

1 Ropa 3

No

4 fragmento

Marrón medio 3-3.5/5

91-44.2

Continua

¿Víctima?

1 Ropa 4

2

Marrón claro 2-3/5

96.5-57.2

Amedular

Sujeto E

1 Ropa 5

2.3

3/5

59.8-39

Fragmentada

Vello

1 Sostén 1

3.5

3/5

85.8-49.4

Amedular Torsión

Tórax

1 Sostén 2

3

3/5

88.4-44.2

Fragmentada Amedular

V

1 Sostén 3

3

3-4/5

88.8-46.8

Continua Interrupta Torsión

E

1 Sostén 4

Si

3

3-4/5

111.8-75.4

Continua Interrupta Torsión

L

1 Sostén 5

2

3-4/5

70.2-26

Interrupta Fragmentada Torsión

L

1 Sostén 6

1.5

3-4/5

62.4-23.4

Fragmentada Amedular Torsión

O

1 Sostén 7

2.5

4.5/5

78-59.8

Torsión continua

S

 

 

VALORACIÓN MEDICOLEGAL

Data de la muerte

La evolución de los fenómenos cadavéricos es muy variable de unos a otros cadáveres, no obstante estimando una media cronológica de evolución, teniendo en cuenta que el período cromático de la putrefacción ya había pasado hacia uno o dos meses; que apenas existía periodo enfisematoso, la licuefacción era muy parcial y escasa y el grado de consistencia de los tejidos, la muerte de Antonia Gómez Rodríguez sucedió aproximadamente entre 10 y 11 semanas antes de ser hallado su cadáver; es decir en fechas muy próximas a su desaparición.

El que al cadáver ya se le hubiese efectuado la autopsia y lavado nos impidió ver, tomar y valorar su fauna cadavérica, por esta razón y porque en cadáveres en putrefacción la estimación de la data de la muerte solo se puede hacer en determinados rangos, científicamente no se puede realizar una estimación matemática del día del fallecimiento; únicamente indicar que, en relación con el estado de putrefacción y la época del año del fallecimiento; éste sucedió en fechas próximas a la desaparición de la persona, probablemente al día siguiente de dicha desaparición.

Ropa y correlación con lesiones

Si bien se han hallado algunas manchas de sangre, las transformaciones putrefactivas, su mezcla con putrílago, el haberse lavado al menos parcialmente gran parte de la ropa y otras alteraciones (cuando recibimos la ropa por segunda vez en Septiembre de 1993, es decir, 8 meses después del hallazgo de los cadáveres, aún estaba mojada o húmeda) impiden valorar seriamente las manchas de sangre y correlacionarlas con las posiciones que tenía la víctima en el momento de ser herida.

Los rotos hallados en la ropa, que tienen significado criminalístico son:

A) Un roto existente en la copa derecha del sujetador, a cuyo alrededor hay una mancha de sangre.

Este roto, que inicialmente fue visto por nosotros, nos llegó ampliado de tamaño cuando recibimos de nuevo el sujetador; esta deformación artefactual nos impide valorar el mecanismo de producción de dicho roto, aunque teniendo en cuenta que la tela del sujetador es consistente, que no tiene disminuida su resistencia y está dotado de una cierta elasticidad, no se rompe fácilmente mediante tracción; un agente lesivo produjo la rotura, aunque sin poder indicar qué clase de agente por las deformaciones del roto y porque se había extirpado la piel de la zona cuando hicimos la autopsia.

b) Numerosos rotos que radican en el lado izquierdo y manga izquierda de la camiseta y jersey, tienen características similares a haber sido ocasionados por animales, que a su vez comieron partes blandas de la pare superior, anterior y posterior e izquierda del tórax de la víctima.

No obstante hay extensas pérdidas de piel en la espalda y demasiado anómalas para justificar que se hubiesen producido por la acción de animales; los bordes en algunas áreas son quebrados, en otros en bisel, mezcla de acción putrefactiva y de extirpación de la piel. Al haber sido retirado del cadáver partes de piel y de oros tejidos blandos cuando nosotros efectuamos la autopsia, no nos podemos pronunciar acerca del real mecanismo de producción de estas pérdidas de piel y tejidos blandos de la espalda.

Esperma

La investigación de fosfatasa ácida y la fosfatasa ácida prostática fue negativa; esta negatividad no implica la carencia de esperma en el aparato genital de la víctima cuando fue inhumada, por varias razones:

1ª.- La víctima pudo estar desnuda, tener esperma en su aparato genital y transcurrir un tiempo suficientemente largo hasta vestirse de forma que no manchase la ropa de semen.

2ª.- La putrefacción, humedad y la acción de gérmenes destruyen cualquier vestigio de esperma que pudiera haber habido.

Lesiones halladas en el cadáver de Antonia Gómez Rodríguez

La representación esquemática de la localización de las lesiones que presentaba el cadáver de Antonia Gómez Rodríguez se ilustra en los esquemas 1.75 al 1.87.

Señalaremos las lesiones observadas por nosotros; sin podernos pronunciar si existían otras lesiones en los tejidos que ya habían sido extirpados, y que no hemos visto y en algunas partes destruidas por los animales.

a) Lesiones por inmovilizar o sujetar a la víctima, maniatándola

El surco existente en las muñecas y parte del antebrazo, próximo a las muñecas, y el hematoma hallado a ese nivel (Lesión 39), indica que la ligadura se colocó estando viva la víctima. El hematoma que radica en la parte distal (cerca de la muñeca) del antebrazo izquierdo pudo ser producido por sujetar a la víctima mientras se la colocaba la ligadura.

El cadáver estaba maniatado de forma peculiar: con una ligadura en característica disposición en dos partes:

-Una, en forma de esposas para mantener atadas las manos y limitar los movimientos de los miembros superiores.

-Especial disposición de asas intermedias; que suelen realizarse para introducir a través de ellas una cuerda o un tercer elemento con el que sujetar a la víctima o atarla a un sitio fijo, para impedir su huida.

La disposición de la atadura permitía una separación aproximada de 20 centímetros de muñeca a muñeca, lo cual, aparte de más cómodo que una atadura que junte las muñecas, sirve para asir el puente formado y trasladar más fácilmente a la víctima.

b) Lesión mortal

El fallecimiento de Antonia Gómez Rodríguez se debió a las lesiones producidas en la masa encefálica y destrucción de centros nerviosos por disparo de arma de fuego, cuyo orificio de entrada radica en la región temporoparietal izquierda (Lesión 8) y la salida del proyectil en órbita derecha, con trayectoria que discurre de atrás hacia delante, de izquierda a derecha en ángulo de 20º y de arriba abajo en ángulo aproximado de 14º; siendo la muerte rápida o instantánea, en virtud de las zonas que debió lesionar la bala en dicho trayecto.

Estimamos que la víctima estaba viva cuando recibió el disparo porque, aún cuando no hemos podido estudiar el orificio de entrada, porque éste no nos fue facilitado, en las fotografías que nos fueron facilitadas del orificio de entrada, se observa una formación que tiene aspecto similar al hemorrágico, confirmado este carácter hemorrágico por el estudio que hemos realizado de la zona adyacente al fragmento del hueso extirpado a ese nivel, y porque no hemos hallado otras lesiones, que de por sí justifiquen la muerte.

Distancia a que se efectuó el disparo

Ya exponíamos en las páginas 23 y 24 del presente informe que las características del orificio de entrada del disparo por arma de fuego y los hallazgos analíticos en torno al mismo indican que el disparo no fue efectuado a bocajarro, es decir no con el cañón en contacto con la cabeza, también descartamos que se hay efectuado a quemarropa muy próxima (1-2 cm), porque habría abundantes y visibles residuos de la combustión. La ausencia de estos residuos en la tabla externa del hueso, nos señala que la distancia era superior a 5 cm; la características del borde del orificio, en nuestra experiencia, señalan que el disparo se ha efectuado aproximadamente entre 10 y 20 cm. No obstante hay que tener en cuenta que la ausencia de piel y el no habernos entregado el fragmento óseo que contenía el orificio de entrada impide que en este punto podamos manifestarnos con exactitud en cuanto al rango alto de la distancia.

c) Lesiones en el aparato genital

Recibimos una parte del aparato genital, rectal y Periné, la que se ilustra en la figura 1.72; faltando toda la vagina, el ano, recto y otros tejidos. La pieza recibida no había sido disecada y por ello, quienes la estudiaron anteriormente, no pudieron ver lesiones que pudiera haber en el seno de ella.

En los tejidos recibidos apreciamos dos hematomas de aproximadamente 2 centímetros de diámetro, situados, uno en el tejido celular subcutáneo del labio mayor izquierdo y otro en el lado izquierdo de la vulva (Lesiones 41 y 42). Estos hematomas indican una violencia genital, radican en tejido celular subcutáneo del labio mayor y de la vulva, y no se producen o no suelen producirse por una simple penetración peneana, sino que indica una presión intensa o golpe, como puede ser debido a sujetar y traccionar fuertemente del labio mayor, por ejemplo en aras a vencer la resistencia y lograr la penetración, o por violentos y bruscos tocamientos genitales.

La vagina y el recto no fueron vistos por nosotros; no obstante aunque no hubiese habido lesión en ellos y aun considerando la actual negatividad en la investigación de esperma, ello es compatible con el posible acceso carnal o penetración de un pene en erección, que no tenia porqué producir lesiones vaginales o ser de tan mínima entidad que dado el tiempo transcurrido ya no serían visibles y el esperma, de haber habido, estaría destruido por la putrefacción.

d) Lesiones craneoencefálicas

Con independencia de las lesiones causadas por el disparo de arma de fuego en la cabeza, se halaron las siguientes contusiones:

-Contusión en región biparietal, tercio posterior superior (lesión 1).

-Contusión en región parietal izquierda (Lesión 2).

-Contusión en región occipital derecha e izquierda (Lesiones 3 y 4).

-Contusión en región frontal izquierda incluida la cara orbitaria y confluyendo en la porción más externa con la zona hemorrágica causada por el disparo (Lesión 5).

-Contusión en región frontal derecha (Lesión 6).

-Contusión en región parietal posterior derecha (Lesión 7).

Estas contusiones corresponden como mínimo a 6 golpes dados en la parte posterior, anterior derecha, lateral derecha y superior de la cabeza; más probablemente con un objeto contuso, incidiendo más bien plano o sin vértices y sin excesiva fuerza, u objeto sin mucho peso. Si la intencionalidad de estos golpes fuese amedrentar, dejar indefensa o cortar resistencia de la víctima, eran excesivo número para tal fin; por añadidura estas contusiones son demasiado multipolares, extensas y realizadas con un equilibro de fuerzas entre la necesaria par aproducir los efectos que buscase el autor y no excesiva para originar fracturas, ello sugiere la imbricación de dos elementos: haber sido producidas, al menos, en dos momentos distintos, por una o dos personas y tener el agresor una tendencia sádica, pudiendo en este grupo incluirse las contusiones en el glúteo y muslo que produjeron infiltraciones hemorrágicas y hematomas en la región lateral central craneal (superior) de la cadera derecha y en la cara externa lateral del muslo derecho a lo largo de sus tercios medio y distal (Lesiones 23 y 24), o ser una persona con embotamiento moral, frío, sin sentimientos. A consecuencia de estas lesiones la víctima pudo quedar inconsciente o semiconsciente, aunque en estado presumiblemente recuperable.

Otras lesiones existentes en la cabeza consisten en deshilachamiento de la apófisis coronoides y fractura del cóndilo izquierdo de la mandíbula, que indica un muy fuerte golpe dado en el mentón, que pudo serlo con un objeto contuso o un fuerte puñetazo. Este golpe rompe la tónica de los anteriores ¿dado por otra persona distinta o por la misma en un estado de mayor irritación?.

No hemos observad en el cráneo la fisura de 5 cm de longitud que indican los médicos forenses que existe en la región temporoparietal derecha sino una dehiscencia de la sutura temporoparietal producida postmortem.

e) Lesiones para vencer la resistencia a la agresión sexual y/o facilitar el acceso carnal

Lesiones constituidas por:

-Estigmas digitados e infiltraciones hemorrágicas en cara interna anterior del muslo izquierdo (Grupo lesivo 14).

-Infiltraciones hemorrágicas y estigmas digitados en la región interna media cercana a la rodilla del muslo izquierdo (Grupo lesivo 15).

-Cuatro grupos de infiltraciones hemorrágicas en cara interna posterior del muslo izquierdo (Grupo lesivo 16).

-Cuatro infiltraciones hemorrágicas y hematomas situados en cara lateral externa anterior del muslo izquierdo (Lesiones 17 y grupo lesivo 18).

-Infiltraciones hemorrágicas a lo largo de la cara interna anterior y media del muslo derecho, formando un semillero de formaciones ovoidales de 1.5 a 0.5 centímetros de diámetro en algunas partes, en otras confluentes como una larga hemorragia (Grupo lesivo 26).

Consisten en estigmas digitados en la cara interna de ambos muslos que son en algunas partes distinguibles y en otras partes tan numerosos y confluentes que forman, de por sí o por la existencia de otras contusiones, extensas infiltraciones hemorrágicas, que indican varias acciones y acciones en momentos distintos, de separar muy forzadamente los muslos de la víctima, con predominio de la presión de la mano derecha de quien o quienes ejercen la presión. La topografía de estas lesiones y sus características concuerdan con las que se producirían por la acción de un agresor que situado encima de la víctima, la separase los muslos y con más intensidad el derecho, a efecto de lograr la realización de coito vaginal.

f) Lesiones por ayudar a la realización del coito

Una serie de lesiones existentes fundamentalmente en las piernas, tienen una disposición similar a las que se producen cuando estando la víctima en el suelo, en decúbito supino, y un agresor encima de ella, con el propósito de realizar el coito, otra persona ayuda a este fin, separando y elevando las extremidades inferiores de la víctima y sujetándola por las piernas. Esta maniobra pudo llevarse a efecto separando las piernas una sola persona situada en medio de los pies de la víctima o por dos personas, una a cada lado de los miembros inferiores. Lesiones comprendidas en este grupo son, en todo o en parte, las siguientes:

-Infiltraciones hemorrágicas y hematomas en la región anterior de la pierna izquierda a nivel del borde anterior de la tibia en sus tres cuartas partes proximales (cercanos a la rodilla) (Lesión 19).

-Extensa infiltración hemorrágica y múltiples hematomas en la cara anterior e interna de los tercios medio y roximal (cercano a la rodilla) de la pierna izquierda (Grupo lesivo 20).

-Infiltración hemorrágica y hematoma en la región interna de la pierna izquierda (Lesión 21).

-Cuatro infiltraciones hemorrágicas y hematomas en tobillo, cara anterior y maleolo interno (Grupo lesivo 22).

-Infiltración hemorrágica y hematomas en región posterior caudal (cercana a la rodilla) del muslo derecho (Lesión 25).

-Infiltraciones hemorrágicas en la cara antero lateral externa de la rodilla derecha (Lesión 27).

-Infiltración hemorrágica y hematoma infrarrotuliano en la rodilla de la pierna derecha, (Lesión 28).

-Infiltración hemorrágica y hematoma que interesa al músculo peroneo lateral largo, en el tercio medio externo de la pierna derecha (Lesión 29).

-Infiltración hemorrágica y hematoma 3 centímetros más caudal (inferior) a la anterior (Lesión 30).

-Infiltración hemorrágica y hematomas situados en la región posterior de la rodilla derecha (a nivel del hueco popliteo), orientado longitudinalmente al eje del miembro (lesión 31).

-Infiltración hemorrágica y hematomas en región posterior de la pierna derecha que interesa a los músculos gemelos (lesión 37).

-Infiltración hemorrágica en región posterior de pierna derecha más hacia el tobillo en contacto con la anterior infiltración y hematoma (lesión 33).

-Infiltración hemorrágica en maleolo externo del tobillo derecho (lesión 34).

Las lesiones anteriormente mencionadas son demasiado numerosas y demasiado extensas para una simple sujeción de miembros, en conjunto, junto con las existentes en los muslos indican.

1º.- Como mínimo dos acciones principales independientes.

a) El coito o intento de coito vaginal por un agresor situado sobre la víctima que la separa los muslos con las manos, esencialmente con la derecha.

b) Una o dos personas separan las piernas de la víctima mientras realiza o trata de realizar el coito vaginal.

2º.- Que la víctima ofrecía en algún momento gran resistencia.

3º.- Que hay repetición de actos, es decir similar acción, de efectuar o tratar de efectuar el coito y separar muslos y piernas, varias veces realizadas.

4º.- Hay imbricados algunos golpes dados en las extremidades y alguna lesión por caída.

5º.- Si tenemos en cuenta el número e intensidad de los traumatismos craneoencefálicos, algunos de cuyos golpes muy probablemente dejaron inconsciente o semiconsciente a la víctima, no es lógica la existencia de tantas lesiones en las extremidades inferiores porque la víctima, a causa de los golpes en la cabeza no estaba en condiciones de resistir. Este aspecto nos está indicando un largo proceso que se tuvo que desarrollar, como mínimo, forzosamente en el transcurso de varias horas, formando ciclos.

Golpes en la cabeza

Resistencia vencida, merma de condiciones física y psíquicas

Recuperación

Realización o intento de realización de coito

Resistencia, lesiones en muslos y piernas para vencer la resistencia

Nuevos golpes en la cabeza y en otras partes del cuerpo

Merma de facultades físicas

Recuperación y de nuevo realización o intento de realizar el coito.

Resistencia y nuevas lesiones en muslos y piernas

El ciclo puede repetirse. En las condiciones que se encontraría la víctima por los traumatismos recibidos, muy probablemente no transcurrieron días, ni siquiera un día, porque la fractura del cóndilo de la mandíbula, los traumatismos craneoencefálicos y la naturaleza de las contusiones que padeció la víctima en otras partes del cuerpo, ocasionaría el adelgazamiento con incidencia negativa en el estado físico, la cual no se observó en el transcurso de la autopsia.

Las agresiones no fueron rápidas, aunque los ciclos anteriormente mencionados suponen, o pueden suponer, varias horas de ejecución.

g) Lesiones de defensa

La amputación y manipulación de las anos nos impidió en su día hacer valoraciones de las mismas. Podía ser indicio de defensa la rotura del borde libre de la uña del dedo meñique de la mano izquierda (lesión 40), aunque no es signo patognomónico.

h)Lesiones por sujetar a la víctima por los miembros superiores fundamentalmente por los brazos

Los miembros superiores los hemos observado con grandes faltas de partes blandas, hallando en los tejidos que quedan:

-Infiltración hemorrágica en región anteroexterna del brazo derecho que ocupa la región media del brazo, infiltrando aproximadamente de 3 a 4 mm en profundidad (lesión 36).

-Infiltración hemorrágica y hematomas en cara interna proximal (cerca de la axila del brazo derecho) (Lesión 37).

-Tenues infiltraciones hemorrágicas en cara externa anterior del brazo derecho, nivel axilar (Lesión 38).

-Escoriaciones en la cara posterior del codo izquierdo (Lesión 43).

-Cuatro hematomas de aproximadamente un centímetro de diámetro en cara externa del brazo derecho tercio medio (Lesión 35).

i) Lesiones en dientes por puñetazos en la boca

Observamos efracciones (rotura) en los siguientes dientes

Maxilar superior (Grupo lesivo 11)

-Incisivo lateral superior derecho.

-Canino superior derecho.

-Canino superior izquierdo.

Maxilar inferior (Grupo lesivo 12)

-Incisivo central inferior izquierdo.

-Incisivo lateral inferior izquierdo.

-Canino inferior izquierdo.

-Incisivo central inferior derecho.

-Incisivo lateral inferior derecho.

-Canino inferior derecho.

-Primer premolar inferior izquierdo.

La localización y número de estas efracciones con ausencia de fracturas en nariz, ya comentábamos en los folios 33 y representábamos en la figura 1.50, que eran debidas verosímilmente a, como mínimo, dos puñetazos dados en la boca, uno en la región central o central izquierda y otra en la región central derecha; aunque lo más probable es que hubiesen sido tres puñetazos.

No podemos valorar la infiltración hemorrágica que había en el borde de una parte de piel correspondiente a la región pectoral derecha (lesión 13), porque faltaban casi todos los tejidos blandos cuando efectuamos la autopsia.

j) Data de las lesiones

La estimación de la data de las lesiones no puede hacerse con la precisión que sería deseable y a la que se podría llegar en cadáveres no putrefactos, debido a que si bien se pudo determinar la existencia de contusiones en base a los cambios metacromáticos del hierro de la hemoglobina y/o mediante la observación de la fragmentación de las fibras de colágeno (figuras números 88 y 89), los núcleos de las células estaban destruidos por la putrefacción y por ello no podían valorarse los cambios histopatológicos, y por otra parte la putrefacción pone ciertos límites a los estudios histoquímicos y bioquímicos.

La determinación de histamina y serotonina indica por una parte que las lesiones estudiadas eran vitales, y que existen tres grupos de lesiones en cuanto a la data, tomando como referencia piel blanco (sin lesiones).

Grupo I: Máxima elevación de histamina (más de 20 veces en relación al blanco) no elevación de serotonina, lesiones: surco mano izquierda (histamina 21.4, serotonina -). Dorso mano derecha (histamina 55, serotonina -),

Grupo II: Elevación de histamina superior a 10 veces y no elevación de serotonina: brazo derecho: (histamina(13.8, serotonina (1.19). Pierna derecha: (histamina 14.20, serotonina -). Cara posterior codo izquierdo: (histamina 12.6, serotonina -). Inmediaciones labio mayor izquierdo: (histamina 19.11, serotonina -).

Grupo III: Elevación moderada de histamina y elevación muy discreta de serotonina: cara interna muslo derecho, (histamina 18, serotonina 1.03). Muslo izquierdo: (histamina 17.6, serotonina 1.18).

El estado de putrefacción no permite hacer precisiones en relación a la data de las lesiones y de muchas lesiones no existían o no nos fueron entregadas partes blandas, por ello haciendo una consideración global de las observaciones realizadas, el desarrollo del suceso discurrió probablemente en el orden que se mencionará en las conclusiones que siguen:

Representación esquemática de las lesiones que presentaba el cadáver de Antonia Gómez Rodríguez

Región anterior Figura número 1.75

Región posteriorFigura número 1.76

Falta completa de partes blandas.

Falta de piel y otros tejidos blandos superficiales

Lesiones

Figura número 1.77

Cabeza, vista superior

Miembro superior izquierdo

Cara externa Figura número 1.79

Cara interna Figura número 1.80

Lateral izquierdo.Miembro inferior izquierdo Figura número 1.78

cara interna.Figura número 1.81

Falta completa de partes blandas.

Falta de piel y otros tejidos blandos superficiales.

Lesiones.

Miembro superior derecho

Sección derecha del aparato genital femenino Figura número 1.86

Sección izquierda del aparato genital femenino Figura número 1.87

Lesiones genitales observables en el cadáver de Antonia Gómez Rodríguez (parte del aparato genital y del ano y recto no se recibió) y por ello no puede valorarse.

Figura número 1.87

Figura número 1.88

CONCLUSIONES

Primera.- Se efectuó la autopsia de un cadáver del sexo femenino, de talla comprendida entre 1.50 y 1.63 metros, de edad estimada entre 15 y 16 años, ya identificado como el cadáver de Antonia Gómez Rodríguez.

Segunda.- El estado de putrefacción que presentaba el cadáver, en relación al medio en que permaneció inhumado, y a la época del año, es compatible con una data de fallecimiento que se remonta a fechas próximas a la desaparición del Antonia Gómez Rodríguez.

Tercera.- Cuando efectuamos la autopsia al cadáver de Antonia Gómez Rodríguez no presentaba cabeza, ni manos, ni genitales, ni periné y ano, además le faltaban otros tejidos, parte de los cuales nos fueron facilitados posteriormente para su estudio.

Cuarta.- El cadáver de Antonia Gómez Rodríguez presentaba, entre otras lesiones, un el disparo por arma de fuego que penetró a través de la región temporoparietal izquierda, de atrás hacia delante, de la izquierda a derecha en ángulo de 20 grados, y de arriba a abajo en ángulo aproximado de 14 grados.

Quinta.- Causa de la muerte: La trayectoria del disparo por arma de fuego que presentaba el cadáver de Antonia Gómez Rodríguez en la cabeza, que pasaba por centros vitales, y el no haberse hallado otras lesiones mortales, señala que el fallecimiento se debió a la destrucción de centros nerviosos por disparo de arma de fuego.

Sexta.- Etiología de la muerte: Homicida. La trayectoria de la bala es incompatible con el disparo de un suicida, entre otras razones por la incompatibilidad de acceso al arma colocado en la posición de disparo.

Séptima.- Naturaleza de la muerte: Violenta

Octava.- Distancia a la que se efectuó el disparo: El disparo se efectuó, muy probablemente, a una distancia comprendida entre los 10 y 20 centímetros.

Novena.- En el cadáver de Antonia Gómez Rodríguez se hallaron 43 lesiones o grupos de lesiones, divididas en las siguientes partes:

a) Disparo por arma de fuego en cabeza.

b) Surco y hematoma en muñecas y antebrazo por la presión de una ligadura.

c) Hematomas en labio mayor izquierdo y lado izquierdo de la vulva; vestigios de un posible acceso carnal vía vaginal.

En el aparato genital se observaron dos hematomas, indicativos de agresión sexual, no pudiendo afirmar rotundamente si existió o no acceso carnal vía vaginal o rectal, porque no hemos recibido ni el recto ni la vagina, aunque los hematomas en la vulva y labio menor en profundidad, así como las lesiones en los muslos son muy probables de coitos violentos vía vaginal.

d) Seis grupos de contusiones en las regiones posterior, anterior derecha, lateral derecha y superior de la cabeza.

e) Fractura del cóndilo izquierdo de la mandíbula.

f) Estigmas digitados, hematomas e infiltraciones hemorrágicas en las caras interna anterior, interna media, interna posterior y lateral externa anterior del muslo izquierdo y en las caras interna anterior y media del muslo derecho.

g) Numerosas infiltraciones hemorrágicas y hematomas en región anterior interna de la pierna izquierda; en tobillos, en rodillas y en región posterior de la pierna derecha.

h) Rotura del borde libre de la uña del dedo meñique de la mano izquierda.

i) Infiltraciones hemorrágicas en brazo derecho y en codo izquierdo.

j) Efracciones traumáticas en tres dientes del maxilar superior y en 7 dientes del maxilar inferior y rotura de la pared de cinco alvéolos dentarios del maxilar inferior.

Décima.- Las distintas lesiones corresponden a los siguientes actos lesivos:

a) Lesión mortal

Disparo por arma de fuego cuyo proyectil penetró en la región temporoparietal izquierdo, en trayectoria de atrás hacia delante, de izquierda a derecha en ángulo de 20º y de arriba abajo en ángulo del 14º; saliendo por el techo de la órbita derecha.

b) Inmovilización o limitación de movimientos de miembros superiores de la víctima maniatando sus muñecas.

c) Acceso carnal vía vaginal.

No hemos recibido completo el aparato genital, por ello no se puede hacer una valoración precisa o más explícita; los hematomas hallados sugieren el posible acceso carnal vía vaginal.

d) Golpes dados con ánimo de amedrentar, vencer la resistencia de la víctima, dados sin mucha fuerza.

Seis golpes en distintas partes de la cabeza, dados con un objeto contuso.

e) Golpes dados en la cabeza con más fuerza que los anteriores

Un golpe con un objeto contuso o un puñetazo fuerte en mentón.

f) Lesiones por separar fuerte y reiteradamente los muslos, en orden a lograr o intentar lograr el acceso carnal.

Lesiones en cara interna de los muslos.

g) Sujeción y separación de las piernas de la víctima por parte de otra persona, distinta a quien realiza o intenta realizar el coito, con el fin de facilitar la posibilidad de este.

Lesiones en diversas partes de los tobillos y piernas.

h) Lesiones en posible naturaleza sádica

Golpes en nalgas.

i) Sujeción por los brazos

Ocasionando infiltraciones hemorrágicas en brazo derecho.

j) Al menos dos o tres puñetazos en la boca

Produciendo efracciones de 10 dientes rotura de la pared de cinco alvéolos dentarios.

Decimoprimera.- No se halló esperma en la ropa del cadáver; este hecho es compatible con que hubiese existido esperma en el momento de ser inhumado el cadáver y más tarde dicho esperma sería destruido por la putrefacción.

Decimosegunda.- La atadura en las muñecas estaban diseñadas con un doble fin: limitar los movimientos de las extremidades superiores e inmovilizar a la víctima o impedir su huida.

Decimotercera.- Parte de los tejidos blandos que faltaban del cadáver, en el lado izquierdo y superior de su cuerpo y parte de la piel de la espalda, se destruyó debido a una doble acción: de la putrefacción y de fauna de animales que, en el lugar de la inhumación, hubiesen tenido acceso al cadáver, esta misma intervención produjeron algunos de los rotos de la camiseta y del jersey. Otras partes cutáneas se perdieron por extirpación.

Decimo cuarta.- El cordón de la bota izquierda del cadáver de Antonia Gómez Rodríguez estaba mal introducido en los orificios correspondientes; como si se hubiese salido el cordón o lo hubiesen sacado parcialmente de su ubicación e introducido de nuevo por una persona diestra.

Decimoquinta.- Se ha hallado un pelo incrustado entre la atadura de la víctima y otros pelos de cabeza entre ropa de esta que según las características microscópicas, corresponden a tres personas distintas, ajenas a las víctimas. Además hay un pelo de pubis que podría pertenecer a alguna de estas personas o a otra diferente. Precisamos pelos indubitados del pubis de las víctimas y sangre de sospechosos a fin de determinar el DNA y establecer la identidad de dichos pelos.

II.- AUTOPSIA DEL CADÁVER DE DESIRÉ HERNÁNDEZ FOCH

SIGNOS DE MUERTE

Introducido en un sudario de plástico de color blanco, cerrado mediante cremallera, se halla un cuerpo, que por anatomía comparada se comprueba es humano, al que le faltan, al menos, la cabeza, manos y genitales. Presenta discreto periodo enfisematoso de la putrefacción. Período de licuefacción parcialmente constituido. Esqueletización escasa y parcial coexistiendo con fenómenos conservadores.

IDENTIFICACIÓN

El sudario tiene adherida una etiqueta de color blanco, de 11 x 3.5 centímetros, en la cual, escrito a bolígrafo azul, se lee Desiré Hernández Foch y el número "2". (figura número 2.1).

Figura número 2.1

El cadáver cuya autopsia se efectúa, está introducido en un sudario rotulado con una etiqueta en la que se lee: Desiré Hernández Foch 2.

Talla: Teniendo en cuenta las siguientes medidas obtenidas de los huesos del cadáver.

Cúbito derecho con apófisis estiloides: 25.2 cm

Cúbito izquierdo, con apófisis estiliodes: 25.2 cm.

Tibia derecha sin espina y con maleolo: 36.6 cm.

Tibia izquierda sin apófisis y con maleolo: 36.1 cm.

Fémur izquierdo: 45.2 cm.

Fémur derecho: 45.6 cm.

La talla estimada del cadáver de Desirée Hernández Folch está comprendida aproximadamente, entre 1.64 y 1.71 cm.

Húmero

Tabla

Talla

Cúbito derecho 25.2 cm.

Manouvrier

1.64

Fémur derecho 45.9

 

1.68

Tibia izquierda 36.1

 

1.65

Fémur izquierdo

Troter y Gleser

2.47 x 45.2 +54.1= 1.65

Fémur derecho

 

2.47 x 45.9 + 54.1= 1.68

Tibia derecha 36.1

 

2.90 x 36.6 + 61.53= 1.68 _+ 3 cm.

No se observan cicatrices ni marcas particulares.

Sexo.- La sínfisis del pubis mide 4.5 centímetros, relativamente baja, el ángulo subpúbico tiene forma de U, en ángulo obtuso, íleon lateralmente divergente, características que corresponden al sexo femenino.

Edad.- La edad se calcula entre aproximadamente 14-15 años, conforme a la tabla siguiente:

DIENTE

ESTADO

EDAD ESTIMADA

Segundo premolar inferior

Completada la calcificación de la raíz

> 13-14 años

Segundo molar inferior

Completándose la calcificación de la raíz

14-15 años

EXAMEN EXTERNO

ROPA

Cazadora

Cazadora de color negro que se cierra por delante por medio de una cremallera metálica (figura número 2.2). En la parte anterior hay tres bolsillos de cierre con cremallera, dos a la derecha y uno a la izquierda, que miden cada uno 14 cm de longitud. En la parte derecha tiene un bolsillo que cierra mediante una solapa que mide 7.5 x 6 cm. Desde la bocamanga, y en sentido longitudinal, hay una cremallera de 15 cm de longitud en cada una de las mangas. A nivel de la cintura y partiendo de las costuras laterales, la cazadora pose dos semicinturones a modo de ceñidor con hebilla metálica.

En la parte interior, en la zona delantera derecha, hay un bolsillo con cremallera metálica de 14 centímetros de longitud y las siguientes etiquetas:

-En la zona lateral izquierda, a 10 cm del borde inferior, una etiqueta que mide 2.5 x 3.5 cm, en la que se lee: SHELL. 100%. REAL LEATHER. LINING. 100% POLYESTER/COTTON. FILLING. 100% POLYESTER.

-Otra etiqueta está cosida, mide 6 x 3 cm y en la que se lee: "CUERO 100% VACA. FORR/CUELLO. 100% POLIESTER, CUIRCO DIFUSION. ESPAÑA, S.L. CASTELLANA 8/4º MADRID. CIF 9-79875472. Importado".

Manchas

La mayor parte de la prenda está impregnada de una sustancia marrón grisácea que se identifica como barro en unas áreas y restos de putrílago en otras.

En la zona anterior hay dos manchas de moho, una de color blanco grisáceo, que mide 13 x 4 cm, situada a la derecha de la línea media, a 14 cm del borde inferior de la prenda y otra mancha que mide 12 x 3 cm, situada a 7 cm a la derecha de la línea media, junto al borde inferior de la prenda.

En la parte posterior hay varias manchas de moho y barro.

Figura número 2.2

Cazadora. Vista general anterior

Rotos

Parte anterior (figuras números 2.2 y 2.4)

a) Pérdida de sustancia que mide 10 x 3 cm situada en el ángulo inferior derecho de la prenda, sus bordes son irregulares y se continua con una amplia pérdida de tejidos superficiales en la parte posterior derecha.

b) Pérdida de sustancia en forma de arco de concavidad inferior, que mide 7 x 2 cm, situado a 3 cm de la costura de la manga derecha y a 9 cm de la costura del cuello, junto al extremo lateral del bolsillo superior derecho; tiene bordes redondeados.

c) Pérdida de sustancia de forma ovoidea irregular, que mide 4 x 2.5 cm, situada a 10 cm. de la línea media, a 5.5 cm. de la costura de la manga derecha y a 21 cm. de la costura del hombro; tiene bordes redondeados retraídos y netos.

d) Roto que mide 8.5 x 5 cm localizado junto a la costura lateral derecha y a 5 cm del borde inferior de la prenda, continuándose por la parte posterior de la prenda con una amplia pérdida de sustancia de la capa externa.

e) Pérdida de sustancia externa superficial de forma ovoidea irregular, que mide 13 x 10 cm, situada en la manga derecha, junto a la costura del hombro, a 9 cm de la costura longitudinal y a 36 cm de la bocamanga.

f) Roto que mide 2 x 0.5 cm, situado a 1.5 cm. a la izquierda de la cremallera y a 30 cm del borde inferior de la prenda.

g) En la pare interna del cuello, a 5.5 cm. a la izquierda de la línea media y en contacto con la costura del cuello, hay un roto de 16 x 5.5 que interesa a la capa superficial de la prenda.

h) En la parte interna del cuello, a 7 cm a la derecha de la línea media, hay tres rotos de 3 x 2; 5 x 3.5 y 3 x 1.5 cm, de similares características que el anteriormente indicado.

Parte posterior (figuras números 2.3 y 2.5)

i) Dos rotos de 3.5 x 2 y 2.5 x 1 cm. situados en la parte superior izquierda de la prenda, a 2 cm. de la línea media y a 2.5 cm de la costura del cuello; de forma ovalada irregular, bordes lisos, redondeados y retraídos.

j) Dos soluciones de continuidad que miden 1.5 x 0.5 y 0.5 x 0.5 cm, situadas a 0.5 cm a la izquierda de la línea media ya 17 cm de la costura del cuello. La mayor de ellas interesa a todas las capas de la prenda, observándose desde el interior una solución de continuidad en el forro de la prenda que mide 1.5 cm, de bordes deshilachados y dirección longitudinal.

k) Roto de la cara externa de la cazadora que mide 5 x 3 cm situado a 2 cm a la izquierda de la línea media y a 26 cm de la costura del cuello. Es de morfología ovalada y de bordes irregulares (figura número 2.5). Interesa a todo el espesor de la prenda. En el fondo de este roto y en la capa interna de la cazadora se observa un roto de bordes deshilachados en el forro de la prenda, que mide 2 cm de longitud en forma de ojal con un vértice agudo situado en posición inferior (figura número 2.6). Siete centímetros más hacia arriba (hacia el cuello de la cazadora) hay otro corte ovoideo, más agudo (figuras números 2.7 y 2.5), de aproximadamente 1.4 centímetros de longitud que interesa a las dos capas de la cazadora. Estos dos cortes están producidos por un arma punzoincisa y se corresponden con sendos cortes existentes en la camiseta.

Figura número 2.3

Cazadora vista en su cara posterior

l) Roto que mide 11 x 4 cm situado en el hombro derecho, a 10 cm de la línea media y a 6 cm de la costura del cuello. De morfología irregular, comprende parte de la costura del hombro y se continúa con el descrito en la parte anterior. Posee un colgajo situado en el borde inferior.

m) Roto con pérdida de sustancia de las capas superficiales que miden 25 x 36 cm. situado en el cuadrante inferior derecho. Tiene una morfología trapezoidal irregular, de base mayor inferior y bordes irregulares.

n) Roto de 15 x 8 cm situado a 19 cm de la bocamanga y a 4 cm de la costura de la manga; de eje mayor longitudinal a la manga izquierda y de bordes irregulares.

o) En la cara externa y posterior del cuello, a 11.5 cm a la izquierda de la línea media y a 2.5 cm. de la costura del cuello, hay un roto que mide 1.5 x 1 cm de similares características que los descritos en la parte interna del cuello.

Figura número 2.4

Vista parcial de rotos en el lado derecho anterior

Figura número 2.5

Vista parcial de rotos en la parte posterior.

Figura número 2.6

Detalle del corte inferior, efectuado por arma incisopunzante, que corresponde a otro corte inferior existente en la camiseta.

Figura número 2.7

Detalle de corte superior efectuado por un arma incisopunzante, en parte posterior superior de la cazadora, que se corresponde con el corte en posición superior existente en la camiseta.

Camiseta de manga larga de color aparentemente blanco, en la parte interna posterior del cuello presenta una etiqueta de color blanco que mide aproximadamente 2 x 1.5 cm, en la que se lee la talla "40" en números rojos y la marca "Brendin" en letras de color azul; en su anverso y en el reverso existen varias inscripciones borrosas y la palabra "España" escrita en letras de color azul.

La camiseta presenta los siguientes rotos:

a) Corte vertical situado en la parte anterior que desde la tirilla del cuello llega al borde inferior, seccionando completamente el faldón delantero, tiene los bordes netos, muy irregulares, con numerosos entrantes y salientes y un borde más deshilachado que otro, lo que indica que fue cortada esta parte de la camiseta con un cuchillo. Al vértice inferior del corte convergen numerosos pliegues que se abren en abanico a medida que se acercan a la parte de la axila y con arrugas verticales (figura número 2.8) indicativo que esta camiseta presentaba ya este corte y había sido anudada a nivel de su vértice inferior de cada lado del corte, cuando fue hallado el cadáver.

Figura número 2.8

Camiseta de Desirée Hernández Folch. Pliegues que convergen hacia los dos vértices inferiores de cada lado del corte indicativo que la camiseta está cortada y anudada en su parte anterior. En violeta la zona que correspondería a una de las partes del nudo. Dentro de la señal roja, cortes efectuados por arma incisopunzante.

b) Dos cortes, uno en la cara anteroexterna de la manga izquierda, de aproximadamente 23 cm de longitud, de bordes netos y con aspecto de haber sido efectuados con tijeras, es posible que en el transcurso de la realización de la primera autopsia, y otro corte en la manga izquierda situado a 3 centímetros en posición más superior del anterior, en forma de ángulo de vértice interno y lados entre 2.5 y 3 centímetros de similares características que el anterior.

c) Un desgarro de tejido con puntos sueltos y solución de continuidad, situado en la parte inferior de la axila izquierda, en su unión con la manga, que tiene forma triangular, con la base en contacto con la costura de la axila, de aproximadamente 1.5 cm de ancho y termina en vértice con una longitud de 7 cm. (figura número 2.9).

Figura número 2.9

Detalle de desgarro en camiseta, zona de la axila izquierda producida por tracción.

d) En la parte posterior de la camiseta hay tres soluciones de continuidad o cortes en forma de ojales, producidos por un arma punzoincisa:

d.a.- Un corte tiene el eje mayor rotado de derecha a izquierda respecto a la vertical, mide 2 centímetros de longitud, y está situado a 28.5 centímetros del borde inferior de la prenda y a 19.5 cm del borde inferior de la costura de la axila izquierda. Sus bordes son netos, presenta un vértice agudo dirigido hacia abajo (inferior) (figura número 2.10, 2.11 y 2.12), hay una tenue mancha de sangre en correspondencia con el borde izquierdo del corte, según se mira a la camiseta desde atrás.

d.b.- Las otras dos soluciones de continuidad, tienen disposición longitudinal, son ovoideas, ligeramente cóncavo-convexas, están situadas en la parte posterior de la camiseta, a 14.5 cm del centro de la costura de la manga izquierda a 14 cm del borde de la tirilla del cuello y aproximadamente 6 centímetros por encima de la indicada en el apartado d.a.; la más pequeña es inferior y mide 0.5 cm de longitud y la mayor 1.5 cm, tienen los bordes netos (figuras números 2.10, 2.11 y 2.13), tenue mancha de sangre a la izquierda del corte mayor (figura número 2.13). Los dos cortes de la camiseta, el que mide 2 centímetros y el que mide 1.5 centímetros, se corresponden con los dos cortes existentes en la chamarreta ya descritos.

Figura número 2.10

Situación de los cortes en la camiseta producidos por un arma punzoincisa y que se corresponden con los cortes en la chamarreta y hemorragias en la espalda. Vista desde la parte anterior.

Figura número 2.12

Detalle del corte posterior inferior de la camiseta, producido por un arma incisopunzante, vista desde detrás. Tenue mancha de sangre a la izquierda del corte.

Figura número 2.13

Detalle de los cortes posteriores superiores de la camiseta, producidos por un arma punzoincisa, vistos desde detrás. Tenue mancha de sangre a la izquierda del corte mayor.

Manchas

La camiseta presenta abundantes manchas de color marrón, particularmente en el faldón delantero, con disposición en abanico, con una parte más estrecha a nivel del cuello y más ancha en la cintura. También son más intensas las manchas en la manga izquierda que en la derecha. En la manga izquierda, en su cara lateral externa hay manchas de color oscuro y forma irregular

Pantalón

De estilo vaquero marca "Levis Strauss", de color celeste (figura número 2.14), presenta en la parte trasera izquierda de la tirilla de la cintura, una etiqueta de cuero, cosida a la tela, cuyas medidas son 6.5 x 8 cm, en la que figura el anagrama de la marca impreso en tinta de color rojo y la marca "W32" y "L33". El pantalón está cerrado en su parte anterior por 5 botones metálicos niquelados, en los que figura también la marca. En la cintura, introducido en las presillas, hay un cinturón de cuero de 4 cm de anchura, de hebilla metálica. El cinturón tiene, a modo de adornos, en la mayor parte de su extensión, unos apliques metálicos en forma de signo ">", sujetos al cinturón por 2 remaches; el extremo del cinturón presenta un adorno metálico de forma triangular.

Figura 2.14

Pantalón

Rotos

El pantalón presenta los siguientes rotos:

a) En la parte anterior de la pernera derecha hay cuatro soluciones de continuidad, que forman un conjunto que se sitúa a 40 cm del borde inferior de la pernera y a 6 cm de la costura lateral externa; la forma de todas ellas es irregular, con bordes deshilachados, y sus tamaños oscilan entre 0.5 y 1.5 cm aproximadamente. A su nivel hay una mancha de color oscuro que se continua como reguero hacia la pierna.

b) En la cara anterior de la pernera izquierda hay una solución de continuidad en forma de 7, de aproximadamente 0.6 cm de lado, situada a 46 cm del borde inferior de la pernera y a 14 cm de la costura lateral interna. A su nivel hay una mancha de color rojo oscuro.

c) En la parte trasera de ambas perneras hay grandes desgarros transversales, situados en la proximidad de la parte inferior de los bolsillos traseros, miden aproximadamente 11 cm el de la pernera derecha y unos 9 cm el de la izquierda; sus bordes están muy deshilachados y hay mucha separación entre ellos, estos rotos no son recientes y están remendados por su parte interna con tela de color blanco, cosida en la periferia de los rotos.

Manchas

El pantalón está intensamente manchado de materia orgánica en su superficie. En la cintilla de la cintura en su cara externa y en el interior del pantalón a nivel de la región glútea izquierda hay manchas de color rojo. Ninguna de las manchas oscuras situadas próximas a los rotos dieron resultado positivo a la investigación de sangre.

Figura número 2.15

Sostén. Rotura de la parte central por cortes con arma blanca y desgarros en las copas, producidos por tracción

Sostén

Fabricado en tejido calado, su color es imposible definirlo por encontrarse completamente impregnado de una sustancia de color marrón oscuro. Tiene una etiqueta de tela cosida a una de sus costuras, que no presenta inscripciones legibles.

Está seccionado verosímilmente por corte con arma blanca a nivel de la costura anterior entre ambas copas, a cuyo nivel existe un lacito de tela cosido a su cara interna (figura número 2.15).

Presenta algunos desgarros en el calado del tejido situados en la parte inferior de ambas copas, presumiblemente producidas por tracción, verosímilmente para quitarlo, efectuada desde delante.

En la cara interna de la copa derecha hay una mancha de color rojizo que da resultado positivo en las pruebas de diagnostico genérico de manchas de sangre. Existen otras manchas oscuras en la otra copa, que dan resultado negativo con esta prueba.

Zapatos

De cuero de color negro, tipo mocasín, cerrados en su parte anterior por cordones de color negro (figura número 2.16); los zapatos mide, aproximadamente, 27 cm de longitud y 10 cm en la parte mas ancha de la suela, dicha suela es de goma de color marrón grisáceo, el dibujo de la suela es distinto en cada zapato, en el derecho la suela es la original con dibujo muy gastado y tiene una tapa superpuesta en el tacón, en el zapato izquierdo la suela y el tacón tienen un dibujo estriado transversal y ambos son añadidos, no corresponden a la suela original.

No presentan rotos. Respecto a manchas, en el zapato izquierdo existen algunas blanquecinas, de moho, y el derecho está prácticamente cubierto de barro, en su interior se encuentra un fragmento de epidermis correspondiente a la planta del pie.

Bragas

Se recibe una bolsa de plástico transparente de cierre por presión, que mide 35 x 25 cm, en una de cuyas caras presenta adheridas 3 etiquetas autoadhesivas de papel blanco, con las inscripciones: -"346/93"-"BRAGAS"-ALCIRA-6 SUM 1/93 Cadáver 2".

En su interior se encuentra un envoltorio de los utilizados para esterilizar material quirúrgico que mide 37.5 x 19 cm, con una cara de papel blanco y la otra de plástico transparente de color verdoso, sobre la cual hay una etiqueta blanca de papel autoadhesivo en la que se lee:

Figura número 2.16

Zapatos de Desirée Hernández Folch

"Nº2 BRAGAS + VELLO PUBIANO ADHERIDO Bolsa Nº1". Contiene a su vez otra bolsa de plástico transparente de aproximadamente 40 x 28 cm y dentro de esta se encuentra una braga, todavía húmeda, su color es aparentemente blanco, aunque muy manchada de materia orgánica de color marrón; mide aproximadamente 32 cm de la cintilla de la cintura y unos 25 cm de largo desde la cintura hasta la entrepiernas. En la cintura presenta una banda elástica de 5 cm de anchura con franjas transversales de colores verde y blanco salvo en la parte anterior de la prenda, en que esta banda está cosida ala pieza triangular que forma la cara anterior de la prenda, que tiene unos 18 cm de anchura en la cintura, a cuyo nivel y también alrededor de los orificios de las piernas presenta cosida una cinta de ribetear de encaje de 1 cm de ancho. La cara interna de la parte correspondiente a la entrepiernas está reforzada por una pieza de tela rizada.

La parte posterior de la prenda tiene forma triangular, de 26 cm de base y 20 cm de altura. En su parte interna, cosida a la unión con la banda elástica de la cintura, presenta una etiqueta de tela de color blanco de 4 x 1.5 cm en la que no puede leerse ninguna inscripción por estar borrada.

Presenta numerosos rotos de diferentes formas y tamaños, todos ellos de bordes muy regulares, de aspecto característico al que presentarían por toma de muestras para estudio criminalístico, lo que puede indicar que fueron realizados en el anterior estudio de la prenda; de ellos dos están situados en la parte anterior; muy cerca de la unión con la zona de la entrepiernas, 8 están en la parte de la entrepiernas (algunos solo afectan a la porción de tela rizada) y 7 rotos se localizan en la parte posterior.

Además de los rotos hay numerosas etiquetas adhesivas de papel, algunas numeradas, por estudios previos que se hayan realizado.

No es positiva la investigación de esperma (Figura número 2.17).

Figura número 2.17

Bragas. Reacción negativa a la fosfatasa ácida

Ligadura

Envoltorio de los que se utilizan para contener material quirúrgico estéril, de 19 cm de anchura, con una de sus caras de papel blanco y la otra de plástico de color celeste, sobre esta última presenta una etiqueta autoadhesiva de papel blanco de 10 x 3 cm en la que se lee, escrito a bolígrafo azul, la inscripción "Nº2 ATADURAS MANOS". El envoltorio está cerrado con varias grapas en su contorno y contiene una cuerda en forma de dos aros, a modo de esposas, (figura número 2.18), la cuerda está formada por siete cabos de un mm de grosor aproximadamente, trenzados entre sí; contabilizándose ocho vueltas de enrollado en 5 cm de longitud de cuerda. Los aros que forman la cuerda tienen aproximadamente 7 cm de diámetro; presenta dos nudos similares a los de la ligadura del otro cadáver, formados a su vez por dos nudos simples uno sobre otro y con una porción de cabo en un extremo. Los cabos que sobresalen de dada uno de los nudos de los dos aros están cortados a ras de los mismos, lo que haría imposible realizar el nudo si hubiese sido ésa la longitud inicial de la cuerda; de lo que se deduce que estos cabos eran más largos y fueron cortados; la sección de corte es uniforme y de tal naturaleza que indica fueron seccionados con un arma blanca. La forma de la atadura, en esposas, y con un relativo largo segmento intermedio y la disposición de los cabos, son compatibles con que la atadura ejercía, o podía ejercer, una doble misión: atar entre sí las muñecas de la víctima, a fin de que no pudiese defenderse con los miembros superiores y ser inmovilizada o sujeta a otro elemento a fin de evitar su huida.

Figura número 2.18

Ligadura que presenta dos circunferencias que se situaban alrededor de las muñecas, atándolas y un bucle central para inmovilizar

EXAMENES EXTERNO E INTERNO DEL CUERPO

CABEZA

Cuando efectuamos la autopsia el cadáver no presentaba cabeza; se recibió el cráneo procedente del Instituto Nacional de Toxicología contenido en una bolsa de color negro, cerrada con cinta monoadhesiva de plástico de color marrón; que presenta adherida una etiqueta autoadhesiva de papel de color blanco de 8 x 5.3 cm, con la inscripción, escrita en color rojo: "CADÁVER Nº2 B-C-H-O-346/93 CRÁNEO", en otra etiqueta de 4 x 2.5 cm hay la inscripción escrita a lápiz "CADÁVER 2". En el interior de la bolsa se encuentra un cráneo humano cuyo estudio antropológico ya fue efectuado y descrito por el Instituto Nacional de Toxicología; dado que sus datos coinciden sustancialmente con lo apreciado por nosotros no lo repetimos.

El cráneo pesa 484 gr. La distancia nasión-basion es enorme, en comparación con la longitud entre nasion-opistion a lo largo de la línea media sagital; frente vertical; las protuberancias supraorbitarias son planas, marcando escaso releve. Glabela escasamente marcada. Borde orbitario agudo, fino. Las apófisis mastoides son pequeñas, poco salientes, siendo la derecha algo mayor. El cóndilo izquierdo del occipital sobresale más que la apófisis mastoides del mismo lado. La órbita es redondeada, alta y ancha; sus medias son 3.8 x 3.2 cm. Crestas temporales poco marcadas. La protuberancia occipital externa hace poco relieve. Plano nucal con relieve poco marcado. El ángulo de la mandíbula es de aproximadamente 135º. Faltan las apófisis estiloides. Paladar estrecho, con una medida aproximada de 3 cm de ancho. De las características estudiadas se deduce que el cráneo corresponde sexo femenino.

La bóveda está separada del resto del cráneo por una solución de continuidad que presenta dos partes claramente diferenciadas:

a) Una sección realizada con sierra, verosímilmente llevada a cabo durante la primera autopsia, que se origina en su parte posterior a nivel de Lambda o unión entre la sutura interparietal y occipital, discurre por el lado derecho en dirección ligeramente ascendente a través del parietal y el frontal, donde a nivel de la eminencia frontal izquierda. presenta una escotadura de 1.9 cm de longitud y 0.7 cm de profundidad y continúa la sección hasta el extremo izquierdo de la sutura coronal; esta sección empalma, a través del parietal izquierdo, con otra sección que no separa la bóveda craneal y termina a unos 4 cm del punto Lambda.

b) La separación de la bóveda se completa con una dehiscencia de las suturas craneales que se inicia en parte de la sutura frontoparietal izquierda o coronal, donde falta un pequeño trozo del hueso frontal de forma triangular que se no encuentra entre las muestras remitidas; la dehiscencia continua en la sutura temporoparietal del mismo lado, completándose con la occipitoparietal hasta terminar en el punto Lambda.

En el hueso parietal izquierda hay una pérdida de sustancia de forma trapezoidal de 1.6 x 0.7 cm, situada a 0.5 cm de la sutura interparietal y a 3 cm de la coronal; con aspecto de haber sido tomada para estudios que se habrán efectuado anteriormente.

En el hueso frontal hay escrito un número "2" en color rojo.

En el maxilar izquierdo hay 8 alvéolos dentarios de los cuales el correspondiente al tercer molar tiene sus paredes parcialmente rotas, solo ocupa su lugar el primer molar, el resto de los alvéolos están vacíos. El maxilar derecho tiene siete alvéolos dentarios, ocupados únicamente los perteneciente al 1º y 2º molar.

Se observan las siguientes transformaciones cromáticas con aspecto de corresponder a contusiones o infiltraciones hemorrágicas.

-En región parietal izquierda, a 3 cm de la línea media que mide aproximadamente 2.7 x 1 cm (Lesión 1) (figura 2.19).

-En región media interparietal, (lesión 2) (figuras números 2.19 y 2.25), 5 cm más superior al occipucio, de forma ovoidal, de 3.5 x 2,5 cm, que confluye con otra situada en le parietal derecho a 3 cm del occipucio, que mide 1.5 cm de diámetro (lesión 3) (figura 2.19).

-Cuatro centímetros más caudal hacia abajo, infiltración de aspecto hemorrágico en región parietal derecha de aproximadamente 2 x 1.5 cm (Lesión 4) (figura 2.19).

-En órbita izquierda, que podría corresponder a los efectos del disparo en su salida.

-En la región frontal derecha, a 4 cm de la sutura coronal, que ocupa un área de 5 x 4 cm (Lesión 5) (Figuras números 2.23 y 2.25).

-En región malar temporoparietal izquierda, que ocupa un área de aproximadamente 8 x 6 cm (Lesión 6) (figura número 2.24).

Al carecer de partes blandas y estar lavado y muy manipulado el cráneo no podemos precisar la verdadera extensión inicial de las infiltraciones hemorrágicas, por tanto, el número de golpes en la cabeza es estimado como orientativo.

En el cráneo y mandíbula se hallan las siguientes soluciones de continuidad y fracturas:

1.- Pérdida de sustancia de forma cuadrangular, de 2.1 x 1.9 cm, situada prácticamente en el centro del hueso occipital, a 2.7 cm del punto lambda (figura número 2.19). Al no habernos facilitado este fragmento óseo, y dada la importancia que pudiera tener para la reconstrucción, nos referimos a él estudiando las fotografías números 12, 13, 14, 15, 16 y 17 del informe del Instituto Nacional de Toxicología, hojas XV, XVI, XVII y XVIII obrantes en el Tomo 5 del Sumario; una fotografía la reproducimos en la figura número 2.20 y la descripción que de la lesión obrante en el fragmento extirpado efectúan los médicos forenses y el Instituto Nacional de Toxicología. En esa parte ósea radicaba "un orificio de forma circular de 1 cm de diámetro, situado a 2.5 cm por encima de la protuberancia occipital; con pequeños astillamientos en su borde y 2 pequeñas fisuras superficiales. Ausencia de negro de humo y otros residuos del disparo".

Figura número 2.19

Cráneo del cadáver de Desirée Hernández Folch visto en su región posterior.

O= Pérdida de sustancia ósea donde radicaba el orificio de entrada de un disparo por arma de fuego.

B= Imbibiciones heoglobínicas correspondientes a cuatro contusiones.

La forma en tronco de cono de este orificio, con la base menor en la tabla externa indica que se trata del orificio de entrada de un disparo por arma de fuego (lesión número 7-E), y sus medidas son compatibles con el orificio que produciría un proyectil calibre 9 mm como el que hallaron los médicos forenses incrustado en la lámina orbitaria derecha del hueso frontal del cadáver de Antonia Gómez Rodríguez y el magma del cadáver de Desirée Hernández Folch y que informa la Guardia Civil eran del calibre 9 mm corto.

Teniendo en cuenta que no hay depósito de hollín alrededor del orificio, ni residuos apreciables de la combustión de la pólvora, hay que descartar distancias de bocajarro y las inferiores a 5 cm.

Los astillamientos en los bordes y morfología de los mismos señalan un desequilibrio giroscópico del proyectil que nos habla de distancias próximas, verosímilmente de a quemarropa, estimando por experiencia que la distancia del disparo estaría comprendida aproximadamente entre 10 y 20 centímetros, con la salvedad que este tipo de distancias se puede estimar con la debida aproximación, dentro de unos rangos, cuando existe la piel y en ella se pueden estudiar las características del tatuaje, piel que en este caso no existía.

2) Soluciones de continuidad en la fosa craneal anterior, que afectan a los siguientes huesos (figura número .21):

-Falta la apófisis clinoides posterior izquierda y un fragmento de la parte izquierda del cuerpo del esfenoides, que presenta un orificio de forma ovoidal de 1.2 x 1 cm, dejando al descubierto el seno esfenoidal, que corresponde, en trayectoria al orificio de salida del disparo por arma de fuego (Lesión 7-S), cuyo orificio de entrada se indicó anteriormente; en cuyo trayecto el etmoides presenta fracturas y faltan la práctica totalidad de las masas laterales del lado izquierdo, la parte superior de la lamina vertical y la arte izquierda de la lámina cribosa.

Las fracturas óseas se extienden a la cara en la cual falta el hueso propio de la nariz del lado izquierdo e igualmente está fracturada y falta la mayor parte de la pared lateral interna de la órbita izquierda en un trayecto de 3 cm (figura número 2.22).

El proyectil, según indican los médicos forenses que efectuaron la primera autopsia, se halló suelto en el sudario, lo cual quiere decir que en su salida quedó en partes blandas del lado izquierdo de la nariz o incluido en el ojo izquierdo y con los fenómenos de putrefacción se desprendió.

Figura número 2.20

Reproducción de la foto número A.2 obrante en el Tomo 5 del Sumario. Se trata de un orificio de entrada de disparo por arma de fuego.

Figura número 2.21

Detalle parcial de fracturas producidas en la salida de la bala (lesión 7-S)

Figura número 2.22

Fractura de huesos propios de nariz y de lámina orbitaria en el orificio de salida del proyectil (Lesión 7-S).

El proyectil penetró por la región occipital a nivel de la línea media, en trayectoria de detrás hacia delante en ángulo de 3º de izquierda a derecha, de aproximadamente 7º caudo craneal (de abajo arriba), saliendo a nivel de la órbita izquierda (Figuras números 2.21, 2.22, 2.24 y 2.25).

La mandíbula mide aproximadamente 7.5 cm desde la sínfisis mentoniana al ángulo del maxilar, 6.1 cm desde este ángulo al cóndilo y 2.9 cm desde la sínfisis mentoniana al borde de los alvéolos dentarios.

Hay siete alvéolos dentarios a cada lado, de los cuales están ocupados los correspondientes a los segundos molares. Los terceros molares de cada lado se observan en el fondo de su alvéolo, parcialmente abierto y sin erupcionar. En una bolsa de plástico transparente, rotulada con la inscripción "cadáver 2" escrita en una etiqueta de papel blanco autoadhesiva, se encuentran 18 dientes. Según los médicos forenses que efectuaron la primera autopsia existía pérdida de dos incisivos mediales, en efecto, faltan los dos incisivos mediales superiores; a nosotros tampoco nos llego el incisivo medio inferior, ni los incisivos laterales superiores, ni el canino superior derecho (figura número 2.26).

Figura número 2.23

En números, zonas cromáticas correspondientes al número de lesión que se indica.

Figura número 2.24

En números, zonas correspondientes al número de lesión que se indica. La varilla representa la trayectoria del proyectil, de abajo arriba en ángulo de 7º y de delante hacia atrás.

Figura número 2.25

Trayectoria del proyectil de detrás hacia delante en ángulo de 3º de izquierda a derecha. En número, contusiones.

Figura número 2.26

Dientes recibidos del cadáver de Desirée Hernández Folch

Figura número 2.27

Efracciones (roturas) traumáticas en el canino inferior derecho

En los siguientes dientes se encuentran efracciones (roturas) traumáticas (figura número 2.27) que se representan esquemáticamente en las figuras número 2.28 a 2.42.

Maxilar superior derecho

Primer premolar (figura número 2.28).

Maxilar superior izquierdo

Primero y segundo molar, primer premolar, canino (figuras números 2.29, 2.30, 2.31 y 2.32).

Maxilar inferior derecho

Segundo premolar, primer premolar, canino, incisivo lateral, (figuras números 2.33, 2.34, 2.35, 2.27 y 2.36).

Maxilar inferior izquierdo

Canino, incisivo lateral, primer molar, primero y segundo premolar e incisivo central (figuras números 2.37, 2.38, 2.39, 2.40, 2.41 y 2.42).

Así mismo presentan color grosella los siguientes dientes:

Tenue color en el cuello del diente: primer premolar superior derecho (figura número 2.28), primer molar superior izquierdo (figura número 2.29), primer premolar superior izquierdo (figura número 2.31), canino superior izquierdo (figura número 2.32), primer molar inferior derecho (figura número 2.34), canino inferior derecho (figura número 2.35), incisivo lateral inferior derecha (figura número 2.36), incisivo lateral inferior izquierdo (figura número 2.38), canino inferior izquierdo (figura número 2.37), primer molar inferior izquierdo (figura número 2.40), incisivo central inferior izquierdo (figura número 2.42), segundo premolar superior derecho (figura número 2.44) y segundo premolar superior izquierdo (figura número 2.45).

La infiltración de color grosella es extensa, ocupando gran parte de la raíz en el primer premolar inferior derecho (figura número 2.43) y el segundo premolar inferior derecho (figura número 2.33)

Las efracciones halladas se representan esquemáticamente en la figura número 2.46, e indican los traumatismos o golpes dados como mínimo en:

-La boca a nivel de la región central anterior (Lesión 8).

-En el lado izquierdo de la boca y en la mejilla derecha (Lesión 9).

-En el lado inferior derecho de la mandíbula (Lesión 10).

-Es posible que además un puñetazo en el mentón, de abajo arriba.

Figura número 2.28

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el primer premolar superior derecho de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.29

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el primer molar superior izquierdo de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.30

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el segundo molar superior izquierdo de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH.

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.31

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el primer premolar superior izquierdo de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.32

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el canino superior izquierdo de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.33

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el segundo premolar inferior derecho de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.34

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el primer molar inferior derecho de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.35

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el canino inferior derecho de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH.

Figura número 2.36

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el incisivo lateral inferior derecho de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.37

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el canino inferior izquierdo de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

xEfracciones ×Color grosella

Figura número 2.38

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el incisivo lateral inferior izquierdo de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.39

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el primer molar inferior izquierdo de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.40

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el primer premolar inferior izquierdo de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.41

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el segundo premolar inferior izquierdo de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.42

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el incisivo central inferior central inferior izquierdo de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.43

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el primer premolar inferior derecho de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.44

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el segundo premolar superior derecho de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.45

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el segundo premolar superior izquierdo de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 2.46

Cadáver de Desirée HERNÁNDEZ FOLCH

× Color grosella

× Efracciones traumáticas en dientes

× Pérdida de dientes

CUELLO

Pérdida de la piel y de gran parte de los tejidos blandos del cuello, transformaciones cromáticas negruzcas de naturaleza hemática en tejidos que rodean a la primera vértebra cervical, regiones anterior y lateral derecha (figura número 2.47), que no se corresponde con fracturas y que pueden ser consecuencia de los golpes dados en la cabeza, de arriba hacia abajo.

Figura número 2.47

El color negruzco de la primer vértebra cervical es sangre

TRONCO

Faltan la piel y otros tejidos blandos de la región craneal (superior) izquierda del tórax hasta aproximadamente 8 centímetros de la parte superior del hombro izquierdo en línea oblicua hasta la articulación acromioclavicular derecha y algunas costillas, quedando expuesta la cabeza del húmero y esqueletizada gran parte de la clavícula y omóplato izquierdos (figura número 2.48).

Figura número 2.48

Falta aproximadamente la sexta parte del tórax en su porción izquierda, en línea oblicua hasta la articulación acromioclavicular derecha. Esqueletización de clavícula, omoplato izquierdo y de algunas costillas. Extensa infiltración hemorrágica en lado derecho central del tórax y lateral derecho del abdomen.

Faltan todos los tejidos blandos de aproximadamente la sexta parte del tórax en la región anterior izquierda, la pérdida de tejidos blandos se extiende a la parte posterior del cuerpo donde carece de gran parte de la piel y de otros tejidos blandos de la espalda, quedando expuestas las costillas y la columna vertebral (figura número 2.49), con amplia comunicación hacia el interior de la cavidad torácica.

Existe pérdida de tejidos cutáneos, correspondientes a la piel de la región central de la mama derecha y hay dos cortes incisos de aproximadamente 3 y 4 centímetros de longitud situados en la región esternal media y hemitórax izquierdo, efectuados postmortem. La extirpación de piel y otros tejidos blandos hasta costillas del hemitórax derecho ocupan un área de aproximadamente 16 centímetros de largo en relación con el eje del cuerpo, y 8 centímetros de ancho, y se continúa con otras incisiones, que en conjunto forma una imagen en H situada en la parte derecha del hemitórax derecho con pérdida de piel, tejido celular subcutáneo y músculo, que se continúa atravesando a nivel de los últimos espacios intercostales hasta el hemitórax izquierdo y prolongándose en incisión media que sobrepasa la sínfisis del pubis, discurre por ambos lados de la pelvis y finaliza en el tercio superior de extremidades inferiores y perineal con falta de tejidos correspondientes al aparato genital y ano.

Infiltración hemorrágica en la región anterior del tórax, que ocupa desde la región superior de la axila derecha, todo el hemitórax derecho hasta aproximadamente el apéndice xifoides en que se hace más lateral, impregnando, desde ese nivel, en línea oblicua hacia el lateral derecho interesando los tejidos hasta la cadera (figura número 2.48); está formada por la confluencia de numerosas contusiones y de otros eventos lesivos, que se indican a continuación.

En la mitad derecha de la región precordial y en el centro de ella indican los médicos forenses, que había una solución de continuidad de morfología circular de 3 cm de diámetro en la zona correspondiente de areola y pezón derecho con desaparición de estos, con bordes regulares y bien definidos, sin puentes de unión.

Figura número 2.49

En la región posterior del cuerpo falta gran parte de la piel y de otros tejidos blandos.

M=Infiltración hemorrágica en omóplato derecho.

O=Infiltración hemorrágica aproximadamente a nivel de la décima vértebra dorsal.

P=Infiltración hemorrágica a nivel de la cuarta y quinta vértebras dorsales.

La infiltración hemorrágica del hemitórax derecho, tiene su centro situado a 133.5 cm del talón derecho. No se observa fractura de costillas, salvo los cortes propios de haber efectuado anterior autopsia. En la disección de los tejidos de la pared torácica se aprecia que esta hemorragia corresponde a las siguientes contusiones (figura número 2.50).

-Amplia infiltración hemorrágica y hematomas en región pectoral derecha (Lesión 12), de aproximadamente 12 x 16 cm que infiltra gran arte del músculo pectoral (figura número 2.50-A) y se extiende hasta la zona de extirpación del pezón derecho. Esta infiltración hemorrágica puede corresponder, o ser consecuencia, de la extirpación del pezón y areola mamaria derecha.

-Infiltración hemorrágica y hematomas de aproximadamente 4 x 1 cm de media situados a 3 centímetros más caudal (inferior) a la anterior y a 2.5 centímetros del esternón, que interesa a la piel, tejido celular subcutáneo y musculatura en correspondencia con la quinta costilla del hemitórax derecho, paralelo a esta costilla y a nivel de la región central anterior del hemitórax derecho (Lesión 13) (figura número 2.50 B).

-Infiltración hemorrágica de 7 x 5 centímetros situada en región anterolateral derecha del hemitórax derecho entre las costillas cuarta a sexta, (Lesión 14) (figura número 2.50 C).

-Infiltración hemorrágica en fosa ilíaca derecha de 4 x 2 cm, de forma alargada (Lesión 15). Otra de 7 x 3 cm cuadrangular, con un área central de 4 x 1 cm con escoriación de tercer grado en la piel (costra hemática) (Lesión 16) (figura número 2.50) y un área difuminada de menos intensidad de infiltración hemorrágica situada alrededor (figura número 2.50 D)

Están esqueletizadas total o parcialmente siete costillas del hemitórax derecho y siete del hemitórax izquierdo. Infiltraciones hemorrágicas interesando la región inferior e interna del omóplato derecho (lesión 17) (figura número 2.49).

-Restos de infiltración hemorrágica en región dorso lumbar, en tejidos profundos (piel y tejido celular subcutáneo no existen), que está situada aproximadamente un centímetro a la izquierda de la línea media, a nivel de la décima vértebra dorsal (Lesión 19).

-Infiltraciones hemorrágicas en la región dorsal, a nivel de la 4ª-5ª vértebras dorsales, aproximadamente un centímetro a la izquierda de la línea media (Lesión 18) (figura número 2.49 P).

Cuatro abrasiones serosas y serohemáticas con hematomas e infiltraciones hemorrágicas en regiones sacra y coxígea, (figura número 2.51), de bordes irregulares, una es lineal, bifurcada

en Y en disposición vertical, de 5 cm de largo por aproximadamente medio centímetro de ancho, situada a la izquierda del sacro, otras dos de forma irregular, de 6 x 3 centímetros y de 3 x 4 centímetros situadas en correspondencia con las apófisis espinosas del sacro y otra difuminada de 4 x 3 centímetros en glúteo izquierdo (Grupo lesivo 20).

-Infiltración hemorrágica a nivel de la 7ª y 8ª vértebras dorsales, en cara anterior de los cuerpos vertebrales que infiltran tejidos blandos (Lesión 21) (figura número 2.52).

Las vísceras torácicas no existen por haber sido retiradas o convertidas en putrílago por la putrefacción.

Una cadena con colgante de Cruz de Lorena, está situada sobre cara anterior de las 3ª-4ª vértebras lumbares (figuras números 2.53 y 2.54).

Figura número 2.50

A= Hematomas en región axilar y pectoral derecha.

B,C= Focos hemorrágicos.

Otras infiltraciones hemorrágicas se extienden a lo largo del lateral derecho y esternón del hemitórax hasta la cadera derecha.

D= Abrasión hemática e infiltraciones hemorrágicas en fosa ilíaca derecha

El bazo pesa 18 gramos. El riñón izquierdo pesa 24 gramos. No se observa nada anormal traumático en vísceras de cavidad abdominal que se conservan.

Figura número 2.51

Abrasiones de segundo grado en regiones sacra y coxígea

Figura número 2.52

Infiltraciones hemorrágicas que interesan el periostio y tejidos blandos situados sobre las vértebras dorsales 7ª y 8ª.

Figura número 2.53

Cruz de Lorena y cadena halladas sobre la cara anterior de la 4ª vértebra lumbar.

Figura número 2.54

Detalle de la Cruz de la figura anterior.

GENITALES Y PERINE

El periné y aparato genital se reciben introducidos en un recipiente de plástico transparente que mide 20 cm de profundidad y 17 cm de diámetro, es de forma cilíndrica con tapadera de plástico de color blanco, precintado con cinta de color marrón de 5 cm de ancho. La tapadera presenta dos depresiones para sujetar el envase y dos palancas de color negro para abrirlo. En la tapadera hay una etiqueta monoadhesiva de color blanco de 4 x 1.5 cm, de forma rectangular, en la que hay escrito con rotulador de tinta color verde "B-C-H. 0346/93". El envase presenta las siguientes etiquetas e inscripciones:

-Etiqueta monoadhesiva de color verde de forma circular en la que hay escrito con bolígrafo de tinta de color azul: "H".

-Etiqueta monoadhesiva de color blanco de 9.5 x 3.7 cm de forma rectangular en la que hay escrito con bolígrafo de tinta de color azul: "Bote nº 5. Cadáver nº 2. Periné".

-Dos etiquetas de 4.1 x 1.5 centímetros, en una hay escrito con bolígrafo de tinta de color rojo: "Nº 6 Alzira. Sumario 1/93", en la otra: "B-C-H. 0346/93".

El recipiente contiene tejidos con un peso de 1.100 gramos, constituidos por la región perineal-genital, formada por una pieza principal y cuatro fragmentos; la pieza se halla sin haber disecado la piel, tejido celular subcutáneo ni los tejidos medios o profundos.

Se hallan hematomas e infiltraciones hemorrágicas en las siguientes localizaciones (figuras números 2.55 y 2.56):

-En el tejido celular subcutáneo correspondiente al monte de venus, de aproximadamente un centímetro de diámetro (Lesión 22) (figura número 2.56 M).

-En la región perivulvar izquierda y labio mayor izquierdo, de aproximadamente 2 centímetros de diámetro y en labio mayor derecho, de aproximadamente 0.5 cm. de diámetro, (Lesión 23) (figura número 2.56-L).

-Un centímetro más superior a la horquilla vulvar hay un hematoma de aproximadamente 1.5 centímetros de diámetro (Lesión 24) (figura número 2.56 V).

-Infiltraciones hemorrágicas a ambos lados del clítoris (Lesión 25).

-Infiltración hemorrágica de aproximadamente 0.5 cm de diámetro en mucosa vaginal.

-Infiltraciones hemorrágicas a aproximadamente 7 cm de profundidad en tejidos perirrectales posteriores y hematoma en el borde exterior del ano (Lesión 26) (figuras números 2.55 y 2.56).

Infiltración hemorrágica en el límite con la región inguinal izquierda, cerca de la vulva, de aproximadamente 6 cm de longitud x 2.2 cm de anchura máxima (Lesión 27).

No se puede valorar el estado del himen, dado que falta en gran parte.

Región periareolar de la mama derecha

Se recibe un recipiente de plástico de color blanco, de 15.5 cm de altura y 10 cm de diámetro que presenta las siguientes inscripciones: "Cadáver nº 2 bote nº 8. Zona del pezón con formol" en otra: "nº 6 Alzira Sumario 1/93" "B-C-H 0346/93". En la tapa de color negro, una etiqueta con la inscripción "B-C-H 0346/93" y otra pequeña etiqueta circular de color verde con la letra "H".

En el interior del recipiente hay 25 fragmentos de tejido compuestos por piel, tejido celular subcutáneo y algunos fragmentos de masa glandular y muscular, el mayor de los cuales es de forma trapezoidal y mide 4.5 x 3.5 x 3 x 3 cm, el resto de los tamaños es variable, midiendo el más pequeño 1 x 1 x 0.5 cm; la mayoría de los fragmentos corresponden a cortes seriados repetidos de la misma pieza realizados presumiblemente en estudio previo en laboratorio, la dermis presenta algunos cambios cromáticos irregularmente repartidos, de color rojizo de bordes

irregulares.

Figura número 2.55

Contusiones en genitales

A= Hematoma perirrectal

L=Infiltraciones hemorrágicas en lbio mayor y región perivulvar izquierda V=Infiltración hemorrágica vaginal

Figura número 2.56

Aparato genital y periné una vez hecha su disección

M=Infiltración hemorrágica en monte de venus

L=Infiltraciones hemorrágicas en labio mayor izquierdo y región perivulvar izquerda

V=Infiltración hemorrágica a la derecha de la horquilla vulvar.

B=Infiltraciones hemorrágicas perivaginales.

G=Infiltraciones hemorrágicas perirrectales.

En el tejido glandular se observan infiltraciones hemorrágicas que se extienden hasta la piel (Lesión 28, que se podría corresponder con la lesión 12 hallada en el tórax) (figuras números 2.57 y 2.58).

Figura número 2.57

Infiltraciones hemorrágicas en glándula mamaria derecha que llega hasta la piel

Figura número 2.58

Infiltración en glándula mamaria

EXTREMIDADES

No se había efectuado anteriormente la autopsia completa de las extremidades, únicamente el examen externo y algunos cortes, sin la disección de los tejidos.

Existen las siguientes incisiones, producidas verosímilmente en el transcurso de la anterior autopsia:

-Tres incisiones en brazo izquierdo.

-Incisión de aproximadamente 10 cm de longitud en región media distal cara posterior del muslo izquierdo.

-Incisión de 9 cm de longitud en glúteo izquierdo región posteroinferior.

-Tres incisiones en la región posterior del muslo derecho.

-Cuatro incisiones, una en región lateral interna de la pierna izquierda de aproximadamente 6 cm de longitud y otras tres incisiones de aproximadamente 2 cm de longitud en región posterior de pierna izquierda.

-Extirpación de un fragmento de piel y tejido celular subcutáneo de la región de la rodilla izquierda, que mide aproximadamente 8 x 15 centímetros.

Miembros superiores

Faltan carpo, mano y dedos. Esqueletizados los dos tercios distales (más hacia el extremo de la muñeca del antebrazo izquierdo.

Miembro superior izquierdo

Estigmas digitales, hematomas e infiltraciones hemorrágicas en cara posterior y laterales del brazo izquierdo que ocupan un área de 12 x 6 cm (figura número 2.59) y en región axilar, que ocupan un área de 6 x 5 centímetros, en el interior llega al tejido celular subcutáneo y al plano muscular superficial (Grupo lesivo 29).

Hematoma de aproximadamente 0.5 centímetros de diámetro en región posterior del codo izquierdo a nivel del olécranon, (Lesión 30); hematomas e infiltraciones hemorrágicas en región posterior y lateral externo del antebrazo izquierdo que ocupan una extensión de 6 x 2 centímetros (figura número 2.60).

Estos hematomas e infiltraciones hemorrágicas interesan al tejido celular subcutáneo y llegan al plano muscular.

Miembro superior derecho

Zona ennegrecida en región cubital del brazo derecho, en correspondencia a la cual hay una zona de 8 x 3 centímetros, que presenta una coloración amarillenta que no es infiltración hemorrágica.

Transformaciones cromáticas con aspecto de estigmas digitales e infiltraciones hemorrágicas en la región posterior y lateral externa del brazo derecho, tercio medio, con algunas discretas infiltraciones hemorrágicas en cara posterior del tercio medio del brazo derecho, que interesan tenuemente al plano muscular y ocupa un área de aproximadamente 6 x 3 cm (Lesión 32).

Faltan gran parte de la piel y músculo de la mitad superior externa y anterior del brazo derecho (figura número 2.48).

Miembros inferiores

Las piernas presentan mayor transformación cromática en la región anterior que en la posterior y a su vez más acusadas en la región anterolateral izquierda. Incisión en la región glutea y en tercio superior de ambos muslos, prolongación de la efectuada por extracción de aparato genital.

Color violáceo en ambos pies, probablemente por desteñido de algunas prendas.

Infiltraciones hemorrágicas difuminadas, tenues, en tercio distal de ambas piernas y en región posterior de ambos tobillos, más acusado a nivel de maleolos internos (Lesiones 33 y 34).

Infiltraciones hemorrágicas en cuadrante inferointerno de nalga izquierda (Lesión 35).

Infiltraciones hemorrágicas en cara interna del tercio proximal de ambos muslos que ocupan una extensión aproximada de 5 x 2 centímetros en el derecho y 6 x 1 centímetros en el izquierdo (Lesión 36).

Dos hematomas de diámetros aproximados de 1.5 y 1 centímetros en región posterointerna craneal (superior) del muslo izquierdo (Lesiones 37 y 38).

Infiltración hemorrágica de aproximadamente 2.5 x 2 centímetros y costra serohemática en la región interna de rodilla derecha (Lesión 39).

Figura número 2.59

Estigmas digitales, hematomas e infiltraciones hemorrágicas en región posterior del brazo izquierdo

Figura número 2.60

Hematomas en antebrazo izquierdo

Figura número 2.61

Infiltraciones hemorrágicas en piel de rodilla izquierda.

Piel de la rodilla izquierda

Se recibe un recipiente de plástico de color blanco de 13 cm de altura y 8 cm de diámetro; en su pared lateral hay tres etiquetas con las inscripciones. "Cadáver nº 2 bote nº2. Rodilla izquierda" en otra: "nº 6 Alzira Sumario 1/93" y en la otra "B-C-H 0346/93". En la tapa de color negro, hay otra etiqueta blanca con la inscripción "B-C-H 0346/93". En el interior del frasco hay 18 fragmentos de piel y tejido celular subcutáneo de tamaños aproximadamente comprendidos entre 1.5 x 0.2 x 0.5 cm y 7 x 3.5 x 1.1 cm, seccionados con un instrumento inciso; la superficie externa, cutánea, presenta unas manchas de color ocre que infiltran de forma irregular los tejidos, en unos son superficiales y en otros abarcan todo el espesor de la piel; estas formaciones corresponden a costras serohemáticas y en algunas partes hemáticas, con infiltración en algunas zonas de tejido celular subcutáneo (figura número 2.61), que ocupan entre 3 y 6 milímetros de extensión aproximada (Lesión 40).

Mano derecha

La mano derecha es entregada por el Instituto Nacional de Toxicología introducida en un recipiente de plástico blanco de forma cilíndrica, de 13 cm de altura y 8 cm de diámetro, en cuya pared lateral hay tres etiquetas que indican: "Cadáver nº 2 bote nº 1. Mano derecha" en otra: "nº 6 Alzira Sumario 1/93" y en la otra "B-C-H 0346/93".En la tapa presenta otra etiqueta blanca con la inscripción "B-C-H 0346/93".

En el interior de este recipiente hay una mano que incluye, el carpo y las falanges proximales de los dedos; la mano está seccionada a nivel de la articulación de la muñeca y los extremos distales de los cinco dedos están amputados a nivel de la articulación entre la primera y segunda falanges (figura número 2.62).

La piel se encuentra bien conservada, la epidermis ha desaparecido por la putrefacción, presenta una coloración de tono rojizo sobre las regiones tenar e hipotenar y en el dorso de la mano en la región radial.

Las falanges de los dedos de la mano derecha se hallan introducidas en una bolsa de plástico transparente de 15 x 23 cm, cerrada por presión, en cuyo interior se encuentran otras cinco bolsas de 10 x 17 cm, cada una de ellas con una etiqueta de color blanco autoadhesivo en la que se indica el dedo correspondiente que contiene; en cada una de las bolsas se encuentran las dos falanges distales de los dedos a excepción del dedo pulgar que únicamente tiene la última falange y fragmentos de piel de los extremos distales de los dedos, abiertas longitudinalmente por

la cara dorsal. Las caras palmares de algunos de ellos se encuentran teñidas de color negruzco presumiblemente por haber sido entintada para obtener las huellas dactilares.

Presenta notable adelgazamiento de la piel a nivel de la región palmar del primer metacarpiano, sin que se aprecie hemorragia.

En el primero, segundo y cuarto dedo hay puntadas o restos de hilo blanco a ambos lados de la sección dorsal de la piel del dedo. No se observan infiltraciones hemorrágicas.

En tejidos internos no se observan macroscópicamente lesiones.

Figura número 2.62

Mano derecha del cadáver de Desirée Hernández Folch

ESTUDIO DE LA VITALIDAD Y DATA DE LAS LESIONES DEL CADÁVER DE DESIRE HERNADEZ FOCH

MUESTRA

HISTAMINA (ppm)

SEROTONINA (ppm)

Piel blanco1

46.15

2.28

Blanco 2

66.5

4.6

Tejido perirrectal

1656.13

8.36

Inguinal izquierdo

178.14

18.71

Monte de venus

587.02

10.99

Tejido perivaginal

1034.14

14.42

Tejidos mama derecha

765.46

3.78

Rodilla izquierda

506.18

3.44

Tejidos infiltración periesofágica

769.02

5.85

Hematoma brazo izquierdo

871.54

19.7

Infiltraciones brazo derecho

136.8

1.25

PELOS HALLADOS

Se han hallado pelos de cabeza que corresponden al que denominamos sujeto E, además de pelos de pubis que no podemos valorar porque carecemos de pelos de pubis indubitados de las víctimas.

PELO

BULBO

LONGITUD (cm)

COLOR

DIAMETROS (MICRAS)

MEDULA

NOTAS

Pelo 1985 2

Deshilachado

13.2-14.5

3.5/5; 4/5 5/5

109-72 83-65 ensancha

Amedular fragmentada

 

Cinturón pantalón

4

0/5 cana

57.2-31.2

Continua amedular fragmentada

Sujeto E

Cabeza

2 Bragas 1 Pubis

Si

4.5

3-3.5/5

127.4-75.4

Torsiones

Continua

No valorable al no tener indubitado de PUBIS niñas

2 Bragas 2

No fragmentado

1.5

marrón oscuro 4/5

91-52

Torsiones

amedular

No valorable al no tener indubitados

2 Bragas 3

No fragmentado

1.5

3.5/5

124.8-41.6

Torsiones

Amedular

No valorable

2 Sostén 1

No fragmentado

7.5

3/5

80.6-52

Amedular

Muy sucio, no víctima

2 Sostén 2

No fragmentado

1.7

3/5

122.2-109.2

Amedular fragmentaria

No víctima, sujeto ¿?

2 Cazadora anterior 1

Fragmentado

10

3.5/5

57.2-94

Amedular

Posible víctima 1

2 Cazadora anterior 3

7.5

3.5/5

62.4-57.2

Amedular

Posible víctima 1

2 Zapatos 1 pubis

6

2-3/5

106.6-36.4 Torsión

Amedular

 

2 Zapatos 2

13

2.5-4.5

80.6-44.2

Fragmentaria y amedular

¿Víctima?

2 Ropa 1

4

4.5/5

75.4-33.8

Fragmentaria

¿víctima 3?

2 Ropa 2

4

3-3.5/5

104-65 torsiones

Amedular y algunos fragmentos aislados

 

VALORACIÓN MEDICOLEGAL

DATA DE LA MUERTE

La evolución de los fenómenos putrefactivos en el cadáver de Desirée Hernández Folch es similar al que presentaba el cadáver de Antonia Gómez Rodríguez apenas existía período enfisematoso, la licuefacción era muy parcial y escasa por lo que, teniendo en cuenta la época del año, el fallecimiento de Desirée Hernández Folch, sucedió aproximadamente entre 10 y 11 semanas antes de ser hallado su cadáver, en fechas muy próximas a su desaparición. El no haber observado ya fauna cadavérica impide estimar con más exactitud la data de la muerte.

ROPAS

No son valorables las manchas de sangre existentes en la ropa porque se ha deformado notablemente su distribución, debido a la mezcla con magma putrefactivo y la eliminación y alteraciones producidas por el agua y por la humedad.

Rotos hallados en la ropa

Los rotos observados en la ropa se clasifican en los siguientes grupos, a efecto de interpretación criminalística:

a) Cortes efectuados con intención libidonosa

La camiseta estaba cortada aproximadamente en la parte media anterior, desde la tirilla del cuello hasta la tirilla inferior.

Los puntos de la camiseta, cortados en un lado y en el opuesto íntegros y el dishilachamiento predominante en un lado respecto al otro, significa que el corte de la camiseta fue efectuado con un cuchillo, navaja, u otra arma blanca de buen filo. En algunas partes del corte hay a modo de dientes de sierra, ampliamente separados unos de otros, que corresponden a los puntos en los cuales, quien empuñaba el arma blanca, interrumpió la acción de cortar para fugazmente reanudar la acción; esta interrupción momentánea del corte pudo suceder por la oposición de la víctima o para desplazar el arma hacia arriba a fin de avanzar en una nueva posición de corte; el que esos dientes de sierra sean escasos indican la decisión del corte y el que las puntas de las imágenes en dientes de sierra estén dirigidas hacia abajo (figura número 2.10) señalan que el corte se efectuó de abajo arriba.

El sostén presenta cortada la tela que constituye la pieza intermedia entere las dos copas; las fibras de los bordes están orientadas hacia arria, lo cual significa que este corte se realizó también de abajo arriba.

La chamarreta puede desabrocharse fácilmente haciendo uso de la cremallera, aún estando la persona que lo viste maniatada; lo cual junto a las peculiaridades antes señaladas de los cortes en la ropa, corresponden a que, verosímilmente, hubo una intencionalidad del autor de estos cortes de exponer los pechos y/o la parte anterior del tórax de Desirée Hernández Folch. Si bien hubiese bastado quitarle la chamarreta, sujetado y camiseta, no sucedió así porque había un obstáculo que lo impedía, este obstáculo eran las manos atadas; ante lo cual, el agresor expuso los pechos de la víctima rápidamente, de la siguiente forma: desabrochó la chamarreta, si estaba puesta, bajando la cremallera; e introduciendo la punta de un cuchillo o navaja entre el borde inferior de la camiseta y el cuerpo de la víctima, cortó la camiseta de abajo arriba. Si el lomo del cuchillo se hubiese desplazado en íntimo contacto con la piel es posible que a la vez hubiese seccionado la tela que constituye la pieza de unión entre las dos copas del sostén; también la sección de camiseta y sujetador pudo suceder en dos tiempos: primero la camiseta y después el sostén.

La finalidad de esta secciones en la ropa fue exponer los pechos de Desirée Hernández Folch a la visión del agresor o agresores. La ausencia de heridas incisas en la cara anterior del tórax indica la posición del cuchillo con el lomo apoyado en el cuerpo.

El sostén tiene desgarrado el calado de la parte inferior de ambas copas y de una forma tal que los hilos se hallan separados en zonas concretas y en disposición longitudinal, indicando que se ejerció una tracción de ambas copas, acción que correspondería a haber asido con fuerza ambos pechos de la víctima, cuando estaban aún cubiertos con el sostén.

b) Rotos por sujeción o tracción de la víctima

La camiseta presenta un roto en la zona interna de la axila izquierda, con base situada en la costura de la manga y desgarro de dicha costura; dado que la camiseta no estaba pasada, ni la estructura de su tela debilitada, ese roto se produjo por una fuerte tracción de la manga izquierda, lo que indica que fue sujetada la víctima fuertemente del brazo izquierdo, con la camiseta colocada, y un agresor traccionó o tiró con fuerza de él, oponiéndose Desirée Hernández Folch. Con esta sujeción se produjeron las infiltraciones hemorrágicas que existen en la zona axilar y cara posterior del brazo izquierdo.

c) Soluciones de continuidad producidas por un arma inciso punzante

En la cazadora hay dos cortes producidos por un arma incisopunzante, situados en la parte media de la espalda, que son muy patentes en el forro interno, porque en la capa externa hay pérdidas de tela que impiden ver las características del corte en este nivel.

En la camiseta hay tres cortes producidos por un arma punzoincisa; los dos superiores, están situados aproximadamente a 15 y 15.5 cm de la tirilla del cuello y fueron realizados por la punta del mismo arma que a su vez produjo el corte más superior existente en la chamarreta; el que a este nivel en la chamarreta exista un corte y en la camiseta dos, se debe haber sido producidos por la siguiente acción:

El agresor clavó el cuchillo o navaja, en la espalda de la víctima, la punta de la hoja atravesó la chamarreta, penetró muy poco en la camiseta y apenas en la piel, sin sacar el arma introducida en la chamarreta, el agresor hizo un nuevo impulso para clavarla; separó el arma algún centímetro con lo cual la retiró de la camiseta para volver a clavarla, produciendo el corte más grande superior de la camiseta y una herida en la espalda cerca de la línea media de la columna vertebral.

El corte más inferior de la camiseta coincide con el corte más inferior de la chamarreta.

Teniendo en cuenta que el tejido de la camiseta es de malla laxa y las dimensiones de los cortes, de dos centímetros de longitud el inferior y de 0.5 y 1.5 centímetros los superiores, la anchura de la hoja del arma blanca que penetró a nivel de la camiseta, si el filo cortaba bien o no estaba muy embotado, es, de aproximadamente:

A=4.494 + 1.1372.L

A=4.494 + 1.137 x 20 = 27 milímetros.

A´=4.494 + 1.137 x 5 = 10 milímetros.

A"=4.494 + 1.137 x 15 = 21 milímetros.

En base a estos datos se deduce que la hoja del arma que produjo las lesiones en la espalda de Desirée Hernández Folch tenía la forma aproximada que se reproduce en la figura 2.63. Aunque la extirpación de los tejidos de la espalda de la víctima no nos permitió reproducir la profundidad de penetración si se puede valorar aproximadamente porque no se apreció llegase a afectar a las vértebras ni costillas, por lo que la punta del arma blanca se detuvo en las masas musculares del trapecio, romboides y otros músculos de la parte media de la espalda; por ello se deduce que el extremo del arma blanca es, aproximadamente, como el que se representa en la figura 2.63 o discretamente más alargado o acortado, aunque de las anchuras aproximadas indicadas.

Figura número 2.63

Forma aproximada del extremo del arma que produjo los cortes en la camiseta y heridas en la espalda de Desirée Hernández Folch.

En la camiseta hay tenues manchas de color ocre claro, de sangre, en correspondencia con el borde izquierdo de los cortes producidos por el arma blanca, lo cual, junto con las infiltraciones hemorrágicas halladas en la espalda, en el área herida, orienta, con verosimilitud, hacia el carácter vital de las heridas.

d) La ligadura, con la que estaba maniatada la víctima, está seccionada con un arma blanca muy a ras de los nudos, indicando que la cuerda era más larga y el ser cortada señala que hacia otras funciones, además de maniatar, tal como un elemento secundario que sirviese para sujetar a la víctima a un soporte fijo o inmovilizarla y por ello, para separarla de dicho lugar, hubo que seccionar dicha cuerda.

La camiseta tiene una específica disposición cromática de color marrón intenso en el extremo más inferior del corte, seguida de una zona más clara y a continuación otra de color más oscuro; a su vez, al vértice inferior concurren numerosos pliegues que se abren en abanico hacia la sisa de ambos lados de la manga, lo cual significa que los extremos inferiores de la camiseta fueron anudados cuando estaba ya algo manchada de sangre y después de ser anudados, se manchó más de sangre (las pruebas de investigación de sangre en estas áreas fueron positivas).

d) Rotos en correspondencia con contusiones

Algunos rotos de la chamarreta, que radican fundamentalmente en la parte anterior derecha del faldón y hombro y manga derecha, se corresponden con contusiones que presenta la víctima en el lado derecho del tórax.

c) Rotos por animales

Algunas extensas pérdidas de sustancia en la parte posterior de la chamarreta han podido ser producidas por la acción de fauna (animales).

Esperma

La investigación de fosfatasa ácida en la braga de Desirée Hernández Folch fue negativa, al igual que fue negativa en el caso del cadáver de Antonia Gómez Rodríguez; por las mismas razones que ya exponíamos, de acción de la putrefacción, esta negatividad no implica la carencia de esperma en el aparato genital de la víctima cuando fue inhumada.

LESIONES EN EL CADÁVER DE DESIRÉ HERNÁNDEZ FOCH

La representación esquemática de la localización de las lesiones que hemos hallado en el cadáver de Desirée Hernández Folch se ilustra en las figuras 2.64 a 2.73; señalamos las observadas o comprobadas por nosotros, sin pronunciarnos respecto a otras lesiones que pudieran haber existido en los tejidos que ya habían sido extirpados y en aquellas áreas destruidas por la putrefacción o por la fauna cadavérica.

a) Lesión mortal

El fallecimiento de Desirée Hernández Folch se debió a las lesiones producidas en el encéfalo, con destrucción de centros nerviosos, por disparo de arma de fuego, cuyo proyectil penetró por la región occipital media (Lesión 7 E), desde detrás hacia delante en ángulo aproximado de 3º de izquierda a derecha y de, aproximadamente 7º de arriba abajo, saliendo por la órbita izquierda (lesión 7.S).

Dada la naturaleza de las zonas nerviosas que el proyectil atravesó en su trayectoria, la muerte fue rápida o instantánea.

Estimamos que la víctima estaba viva cuando recibió el disparo, por dos razones:

1ª- En la fotografía que nos fue facilitada de dicho orificio, núm., A.2 obrante en el Tomo núm. 5 del Sumario, observamos un área cromática alrededor del orificio que tiene aspecto de corresponder a una hemorragia, lo cual fue confirmado por nosotros en el estudio de la parte del hueso existente en el cráneo que nos fue enviado y que limitaba con dicha zona.

2ª- No hemos hallado en la víctima otras lesiones que de por sí justifiquen su muerte.

El orificio de entrada del disparo que ocasionó la muerte de Desirée Hernández Folch tiene similares características que el que causó el fallecimiento a Antonia Gómez Rodríguez, estimando, al igual que exponíamos en aquel caso, que la distancia del disparo sucedió entre 10 y 20 centímetros, distancia que se estima con carácter aproximado y más probable, sin poder descartar distancias un poco superiores, por no haber estudiado directamente el orificio de entrada.

b) Lesiones craneoencefálicas

Además de las lesiones craneoencefálicas causadas por el disparo de arma de fuego hemos hallado contusiones en las siguientes regiones:

-Región parietal izquierda (Lesión 1).

-Región media interparietal (lesión 2).

-Región parietal derecha (lesiones 3 y 4).

-Región frontal derecha (lesión 5).

-Regiones malar y temporoparietal izquierda (lesión 6).

Estas contusiones pudieron ser realizadas con los puños (puñetazos) o, más verosímilmente, con un objeto contuso manejado sin excesiva fuerza e incidiendo con una porción del mismo plana o sin aristas, por ser, por ejemplo, redondeado. Estas contusiones, verosímilmente están producidas con el fin de reducir a la víctima, vencer su posible resistencia, es probable que para dejarla inconsciente o semiconsciente; por una persona que mide su fuerza a fin de no desfigurar mucho la cara de su víctima, por ejemplo, porque no desea pierda cierto atractivo y que no desea la muerte de la víctima o por una persona con fuerza; en cualquier caso probablemente en, al menos, dos fases; una golpeando en el lado derecho y otra en el izquierdo de la cabeza.

En el cadáver de Desirée Hernández Folch se hallan efracciones (resquebrajamientos) en 15 dientes, las cuales se representan esquemáticamente en las figuras números 2.28 a 2.42 y 2.46, e indican, además de las contusiones anteriormente mencionadas, traumatismos o golpes dados como mínimo en.

-La boca a nivel de la región central anterior (Lesión 8).

-En el lado izquierdo de la boca y en la mejilla izquierda (Lesión 9).

-En el lado inferior derecho de la mandíbula (Lesión 10).

-Es posible que además un puñetazo en el mentón, dado de abajo arriba.

Muy probablemente no han sido golpes con un objeto contuso, sino puñetazos, los dados en la boca, por la medida de uniforme fuerza con que fueron efectuados, lo limitado del espacio donde incidió el traumatismo, salvando la nariz o al menos sin fracturarla y por lo regular de las efracciones originadas.

Ante la posibilidad interrogante, de si las efracciones (roturas traumáticas) dentarias fueron producidas por caídas accidentales de la niña a lo largo de su vida, nos pronunciamos en sentido negativo, por la siguiente razón: estas efracciones radican en dientes permanentes, algunos de los cuales había completado su formación hacía pocos meses y en otros dientes hacía pocos años, por ejemplo la erupción de los primeros molares inferiores sucede entre los 10-12 años, complementándose la calcificación de la raíz entre 12-13 años; los segundos premolares inferiores erupcionan entre 11 y 13 años, complementándose la calcificación de la raíz entre los 14 y 15 años y los caninos superiores erupcionan entre los 11 y 12 años y el complemento de la calcificación de la raíz entre 13-15 años. Teniendo en cuenta lo anterior y que son demasiados los dientes que presentan efracciones; más numerosos que las que se podrían originar con una, dos e incluso tres caídas accidentales, estadísticamente es muy improbable que dichas efracciones se hubiesen producido por caídas accidentales; además la localización muy lateral de algunas de ellas difícilmente se producen por caída accidental.

La infiltración hemorrágica en primera vértebra cervical no se corresponde con fractura ósea, presumiblemente se debe a un traumatismo en la columna cervical; o indirectamente producida por golpe dado en la cabeza de arriba abajo; la falta de partes blandas nos impide determinar su origen.

c) Lesiones de naturaleza sádica

En el cadáver de Desirée Hernández Folch se halló una amplia infiltración hemorrágica y hematomas en la región pectoral derecha (lesión 12), que infiltran gran parte del músculo pectoral y se extiende hasta la zona en la cual indican los médicos forenses, que había "una solución de continuidad de morfología circular de 3 cm de diámetro en la zona correspondiente de areola y pezón derecho con desaparición de éstos, con bordes regulares y bien definidos, sin puentes de unión". Esta infiltración hemorrágica corresponde, o es consecuencia, de la extirpación del pezón y areola mamaria derecha; lo cual deducimos del estudio de la fotografía número 23 del atestado de la Guardia Civil, 21/93, obrante en el folio 23 Tomo 2 del Sumario, de las fotografías números 44, 45, 46, 47 y 48 del informe del Instituto Nacional de Toxicología, páginas XXXVIII, XXXIX, Y XLI, tomo 5 del Sumario, completado con la descripción que de dicha lesión realizan los médicos forenses y el Instituto Nacional de Toxicología.

Los médicos forenses que realizaron la primera autopsia del cadáver, indican "que los bordes cutáneos de la zona desaparecida son regulares y bien definidos a la observación macroscópica, no apreciándose con claridad signos de reacción vital en los mismos. No aparecen elementos tisulares uniendo los bordes de la herida"

El Instituto Nacional de Toxicología describe la lesión como "herida circular ubicada en la zona correspondiente a la areola mamaria, que ha desaparecido". "La herida circular tiene los bordes apalastados, lacerados, festoneados, irregulares, con muescas y con abundantes bridas que se disponen paralelos al borde principal de la herida. Estas bridas están presentes en una de las mitades de la misma, mientras que en la mitad opuesta el borde está desgarrado y festoneado".

La disección de tejidos y el complemento de la autopsia, efectuada por nosotros, mostró claramente la existencia de infiltraciones hemorrágicas en el tejido muscular subyacente a la porción extirpada de areola mamaria. La no observación "con claridad" de signos de reacción vital en los bordes cutáneos de la herida", indicada por los médicos forenses, es lógica por los efectos de la putrefacción, que hemoliza (destruye la sangre) y decolora a veces y otras colorea los tejidos; por el mismo fenómeno putrefactivo los hematíes muchas veces no se ven porque se han destruido, de ahí que debamos fijamos en otros signos tales como tinciones específicas de hierro de la hemoglobina y anómala disposición de las fibras elásticas y colágeno, consecuencia de traumatismos y en todos estos signos eran concordantes y positivos de infiltración hemorrágica, de herida producida en vida la existente en el músculo pectoral derecho.

La morfología de la herida que hemos estudiado de las fotografías números 44, 45, 46, 47 y 48 (Tomo 5 del Sumario) y la descripción que de ellas realiza el Instituto Nacional de Toxicología, indican que la extirpación de la areola mamaria fue efectuada por un instrumento dotado de bordes agudos, no excesivamente afilados, con características de ser un corta-alambres o un alicate.

La infiltración hemorrágica existente en la glándula mamaria y músculo pectoral derecho es muy amplia e indica o que ha pasado un largo periodo de tiempo (horas) entre la producción de la lesión y la muerte, en el transcurso del cual fue extendiéndose la hemorragia o que fue seccionado un vaso de medio calibre.

Esta lesión, supuso un sufrimiento físico considerable de la víctima, con independencia de otras clases de sufrimientos físicos y psicológicos; el lugar donde asienta tiene claro significado sexual, por lo que nos hallamos ante un sádico sexual como autor de esta lesión. Se trata de un sadismo mayor, esta persona es muy probable que hay realizado anteriormente o realice posteriormente otros actos sádicos, los cuales comienzan a darse con más frecuencia en el principio de la edad adulta, de los sujetos que presentan este trastorno psicosexual.

A este grupo de acción sádica podrían corresponder también las infiltraciones hemorrágicas existentes en el cuadrante inferointerno de la nalga izquierda (Lesión 35)

d) Lesiones para infringir sufrimiento

Unas serie de lesiones que presentaba el cadáver de Desirée Hernández Folch no suelen ser producidas con intencionalidad de dejar inconsciente a la víctima, hacerla callar o indefensa, que podría ser el fin de al menos algunos de los traumatismos craneoencefálicos, sino que están producidas más bien con ánimo de hacer daño, de provocar el sufrimiento de la víctima.

Estas lesiones radican en el tórax, en el abdomen y en la espalda. En el tórax son de intensidad media, no fracturan costillas, aunque si de suficiente entidad como para producir dolor y consisten en:

-Infiltración hemorrágica y hematomas situados a 2.5 centímetros del esternón, área de la quinta costilla y región central anterior del hemitórax derecho (Lesión 13).

-Infiltración hemorrágica situada en la región anterolateral derecha del hemitórax derecho entre las costillas cuarta a sexta, (lesión 14).

Una infiltración hemorrágica en fosa ilíaca derecha (Lesión 15) y otra con escoriación de tercer grado en la piel (costra hemática) (Lesión 16). Infiltraciones hemorrágicas en la región inferior e interna del omóplato derecho (Lesión 17).

-Contusiones en la espalda a nivel de la décima vértebra dorsal (Lesión 19) y en la línea media a nivel de la 4ª-5ª vértebras dorsales, aproximadamente un centímetro a la izquierda de la línea media (lesión 18) (figura número 2.48 P).

e) Lesiones por tratar de evitar el acceso carnal

Las siguientes lesiones fueron producidas, estando la víctima en el suelo, en posición de decúbito supino, y por tratar de zafarse de un agresor echado encima de ella; son lesiones características que se producen cuando la víctima está tendida en posición de decúbito supino y es obligada a realizar un coito no consentido, ante lo cual trata de mover su cuerpo para desembarazarse de la persona que tiene sobre ella y el roce entre la piel y el suelo produce las abrasiones.

Cuatro abrasiones serosas y serohemáticas con hematomas e infiltraciones hemorrágicas en regiones sacra y coxígea, (Grupo lesivo 20)

f) Lesiones por separar, uno o más agresores, los muslos de la víctima en aras de tratar de lograr el acceso carnal vía vaginal

Infiltraciones hemorrágicas en cara interna del tercio proximal de ambos muslos (Lesión 36). Estas infiltraciones, tiene aspecto de corresponder a numerosos estigmas digitales confluentes, lo que indica varios intentos o fases de separación de los muslos.

-Dos hematomas en región posterointerna craneal (superior) del muslo izquierdo (Lesiones 37 y 38).

-Infiltración hemorrágica en el límite con la región inguinal izquierda, cerca de la vulva, de aproximadamente 6 cm de longitud x 2.2 cm de anchura máxima

g) Lesiones producidas por acceso carnal vía rectal y/o introducción de un objeto en recto

-Infiltraciones hemorrágicas situadas a aproximadamente 7 cm de profundidad en tejidos perirrectales posteriores (lesión 26) y en el borde exterior del ano.

h) Lesiones producidas por tracción con los dedos, u otra manipulación en el aparato genital de la víctima, pellizcos y/o intento de acceso carnal:

-Infiltraciones hemorrágicas y hematomas situados en:

-Tejido celular subcutáneo correspondiente al monte de venus, (Lesión 22).

-La región perivulvar izquierda, labio mayor izquierdo (Lesión 23) y en labio mayor derecho.

-La horquilla vulvar (Lesión 24).

-Ambos lados del clítoris (Lesión 25).

i) Lesiones posiblemente por acceso carnal vía vaginal y menos probablemente por introducción de dedos u objetos en vagina:

-Infiltración hemorrágica en mucosa vaginal.

j) Lesiones verosímilmente realizadas por quien sujeta a la víctima las piernas, como puede suceder para facilitar a otra persona realizar el acceso carnal, u otra agresión o manipulación sexual

Infiltraciones hemorrágicas, en tercio distal de ambas piernas y en región posterior de ambos tobillos, más acusados a nivel de maleolos internos (Lesiones 33 y 34).

k) Lesiones por sujetar a la víctima por los brazos y axila

Estigmas digitales, hematomas e infiltraciones hemorrágicas en cara posterior y laterales del brazo izquierdo (figura número 2.59) y en región axilar (Grupo lesivo 29).

Transformaciones cromáticas con aspecto de estigmas digitales e infiltraciones hemorrágicas en la región posterior y lateral externa del brazo derecho, tercio medio, con algunas discretas infiltraciones hemorrágicas en la cara posterior del tercio medio del brazo derecho (Lesión 32).

l) Lesiones diversas por golpes, roces y caídas

-Infiltracion hemorrágica y costra serohemática en la región interna de rodilla derecha (Lesión 39).

-Costras serohemáticas y en algunas partes hemáticas, con infiltración hemorrágica en rodilla izquierda.

-Hematoma en región posterior del codo izquierdo a nivel del olécranon (Lesión 30).

-Hematomas e infiltraciones hemorrágicas en región posterior y lateral externo del antebrazo izquierdo.

VITALIDAD DE LAS LESIONES

Es evidente la clara diferencia de los valores de histamina entre los fragmentos de los dos blancos, tomados de zonas del cuerpo donde no había lesiones (máximo 66.5 ppm) y los de zonas donde existían contusiones (entre 136.8 y 1656 ppm), lo cual nos indica que todas las lesiones que fueron analizadas, fueron realizadas estando viva la víctima.

A efecto de determinar la cronología de producción de las lesiones; no es posible interpretar con fiabilidad las cifras de los marcadores de la vitalidad en cadáveres en putrefacción, no obstante, si es evidente que en las diversas lesiones analizadas del cadáver de Desirée Hernández Folch hay cifras muy dispares de marcadores, que indican diferentes cronologías o estados evolutivos, indicativo que entre la producción de unas u otras han transcurrido horas. En los brazos hay dos tipos de hematomas, unos efectuados varias horas antes de morir (871.54 ppm de histamina y 19.7 ppm de serotonina) y otros efectuados poco antes de morir (136.8 ppm de histamina y 1.25 ppm de serotonina). Las agresiones sexuales, accesos carnales y/o penetración de objetos en recto y aparato genital pudieron ser realizados en más de una sesión y algunos varias horas antes de la muerte.

Región anterior Figura número 2.64

Región posterior Figura número 2.65

Cabeza, vista superior. Figura número 2.6

Miembro superior izquierdo

Cara externa Cara interna

Figura número 2.68

Lateral izquierdo. Figura número 2.67

Miembro inferior izquierdo cara interna Figura número 2.69

Miembro superior derecho.

Cara externa Cara interna

Figura número 2.71

Lateral derecho Miembro inferior derecho cara interna.

Figura número 2.70 Figura número 2.72

Sección derecha del aparato genital femenino

Sección izquierda del aparato genital femenino

Figura número 2.73

PELOS

Se han hallado pelos de la cabeza de quien denominamos sujeto E, con independencia de otros pelos no valorables por no disponer de pelos de pubis de las víctimas.

CONCLUSIONES

Primera.- Se efectuó la autopsia de un cadáver del sexo femenino, de talla comprendida entre 1.65 y 1.71 centímetros, de edad estimada entre 14 y 15 años, ya identificado como el cadáver de Desirée Hernández Folch.

Segunda.- El estado de putrefacción que presenta el cadáver es similar al del cadáver de Antonia Gómez Rodríguez; teniendo en cuenta la evolución putrefactiva, el medio en que permaneció inhumado el cadáver y la época del año, el fallecimiento de Desirée Hernández Folch, compatiblemente se remonta a fechas próximas a la desaparición.

Tercera.- Cuando efectuamos la autopsia del cadáver de Desirée Hernández Folch, le faltaban ambas manos, cabeza, genitales y otros tejidos, que en gran parte nos fueron facilitados, para su estudio, meses después.

Cuarta.- Causa de la muerte: Destrucción de centros nerviosos por disparo por arma de fuego.

Quinta.- Naturaleza de la muerte: Violenta.

Sexta.- Etiología de la muerte: homicida.

Séptima.- En el cadáver de Desirée Hernández Folch se han hallado 40 lesiones y grupos de lesiones, correspondientes a los siguientes apartados:

a) Lesión mortal: Disparo por arma de fuego cuyo proyectil penetró por la región occipital media y discurrió en trayectoria de detrás hacia delante, en ángulo aproximado de 3º de izquierda a derecha y de aproximadamente 7º de arriba abajo, saliendo o intentando salir a través de la órbita izquierda.

b) Lesiones craneoencefálicas: Dos grupos de contusiones sufrió Desirée Hernández Folch en la cabeza, además del disparo por arma de fuego antes mencionado:

b.a.- Al menos seis contusiones en el lado izquierdo y derecho de la cabeza y en la cara, regiones parietal izquierda, interparietal, parietal derecha, frontal derecha y malar y temporoparietal izquierda.

Estas contusiones fueron causadas, como mínimo en dos actos diferentes, verosímilmente con el propósito de reducir la resistencia de la víctima, amedrentarla, posiblemente la dejaría semiinsconciente y dadas con un objeto contuso por una persona que tenía poca fuerza o que, en ese momento, no deseaba desfigurar a la víctima o matarla.

b.b.- Al menos tres puñetazos dados en la parte anterior de la boca, en el lado izquierdo de la boca y mejilla en el lado inferior derecho de la mandíbula. También estos golpes fueron efectuados por amedrentar a la víctima y/o doblegarla o vencer su posible resistencia.

c) Lesiones de naturaleza sádica

Extirpación de pezón y areola mamaria derecha con un cortaalambres, alicate o instrumento similar, efectuado en vida y verosímilmente horas antes de la muerte de la víctima.

d) Diversas contusiones para infringir daño, sufrimiento

Contusiones den el hemitórax derecho y región central del tórax, en el abdomen a nivel de fosa ilíaca derecha y en la espalda a nivel del omóplato derecho y en línea media de la espalda.

e) Lesiones por tratar de librarse la víctima de un agresor situado encima de ella, intentando realizar o realizado acceso carnal

Abrasiones e infiltraciones hemorrágicas en regiones sacra y coxígea.

f) Lesiones por separar, uno o más agresores, los muslos de la víctima en aras de tratar de lograr el acceso carnal vía vaginal

- Infiltraciones hemorrágicas en cara interna del tercio proximal de ambos muslos.

-Dos hematomas en región posterointerna craneal (superior) del muslo izquierdo.

-Infiltración hemorrágica en el límite con la región inguinal izquierda, cerca de la vulva, de aproximadamente 6 cm de longitud x 2.2 cm de anchura máxima.

g) Lesiones producidas por acceso carnal vía rectal y/o introducción de un objeto en recto

-Infiltraciones hemorrágicas en tejidos perirrectales posteriores y en el borde del ano.

h) Lesiones producidas por tracción con los dedos, u otra manipulación en el aparato genital de la víctima, pellizcos y/o intento de acceso carnal:

-Infiltraciones hemorrágicas y hematomas en tejido celular subcutáneo correspondiente al monte de venus, en la región perivulvar izquierda, labio mayor izquierdo, en labio mayor derecho, en la horquilla vulvar y en ambos lados del clítoris.

i) Lesiones posiblemente por acceso carnal vía vaginal y menos probablemente por introducción de dedos u objeto en vagina:

-Infiltración hemorrágica en mucosa vaginal.

j) Lesiones verosímilmente realizadas por quien sujeta a la víctima mientras otra persona realiza con ella el acceso carnal u otra agresión o manipulación sexual

Infiltraciones hemorrágicas, en tercio distal de ambas piernas y en región posterior de ambos tobillos, más acusado a nivel de maleolos internos.

k) Lesiones por sujetar a la víctima por los brazos y axila

Estigmas digitales, hematomas e infiltraciones hemorrágicas en cara posterior y laterales del brazo izquierdo y en región axilar.

Transformaciones cromáticas con aspecto de estigmas digitales e infiltraciones hemorrágicas en la región posterior y lateral externa del brazo derecho, tercio medio, con algunas discretas infiltraciones hemorrágicas en la cara posterior del tercio medio del brazo derecho.

l) Lesiones diversas por golpes, roces y/o caídas

Infiltración hemorrágica y costra serohemática en la región interna de rodilla derecha.

-Costras serohemáticas y en algunas partes hemáticas, con infiltración hemorrágica en rodilla izquierda.

-Hematoma en región posterior del codo izquierdo a nivel del olécranon.

-Hematomas e infiltraciones hemorrágicas en región posterior y lateral externo del antebrazo izquierdo.

Octava.- El disparo por arma de fuego que ocasionó la muerte de Desirée Hernández Folch fue efectuado con gran probabilidad a una distancia comprendida entre 10 y 20 centímetros.

Novena.- La víctima estaba viva cuando recibió el disparo y su muerte, a consecuencia del mismo, fue rápida o instantánea.

Décima.- En la camiseta y en el sostén existen cortes efectuados con intención libidinosa. La camiseta tenía su parte anterior cortada con un arma blanca (cuchillo o navaja) de buen filo, realizado de abajo arriba. Esta prenda tiene pliegues indicativos de que había sido anudada en los vértices inferiores; también estaba cortado el sostén en la pieza intermedia entre las dos copas; aspecto que señala una intencionalidad de dejar expuestos los pechos de la víctima.

Decimoprimera.- Los cortes en la camiseta se efectuaron, verosímilmente, después de estar maniata la víctima.

Decimosegunda.- El sostén tiene desgarros en las copas, similares a las que se producirán porque el agresor apretase y traccionase de los pechos de Desirée Hernández Folch, cuando tenía esta persona el sostén puesto y, muy posiblemente, antes de ser cortado.

Decimotercera-. La camiseta presenta un desgarro en la zona interna de la axila, producida porque un agresor sujetó y traccionó muy fuertemente del miembro superior de Desirée Hernández Folch mientras la víctima intentaba desasirse o traccionaba en sentido opuesto.

Decimocuarta.- Un agresor clavó tres veces un arma incisopunzante en la espalda de Desirée Hernández Folch, cerca de la línea media del cuerpo, una vez el arma (cuchillo o navaja) atravesó la chamarreta y camiseta, hiriendo a la víctima en la parte posterior del tórax penetrando el arma en la camiseta hasta una anchura de hoja de aproximadamente 27 milímetros; otra vez clavó el arma en la parte media superior posterior de la espalda, atravesando la chamarreta y camiseta, donde produjo una solución de continuidad de aproximadamente 10 mm y apenas clavando en piel, retiró algo el arma blanca sin sacarla de la chamarreta, aunque sí de la camiseta y la volvió a clavar.

Decimoquinta.- El arma utilizada para herir a Desirée Hernández Folch en la espalda fue un cuchillo o navaja de un filo, lomo ancho y 27 milímetros de hoja a nivel de máxima penetración con punta y bien afilado; no produjo lesiones mortales.

Decimosexta.- La ligadura que sirvió para atar entre sí las muñecas de Desirée Hernández Folch, tiene estructura de haber ejercido una doble función: limitar el movimiento de las extremidades superiores de la víctima y sujetarla a un lugar fijo a fin de impedir su huida o inmovilizarla en un lugar.

Decimoséptima.- Todas las lesiones fueron realizadas estando viva la víctima.

Décimo-octava.- Se ha hallado un pelo, que denominamos del sujeto E. Es preciso efectuar estudios del DNA para establecer su identidad.

III.- AUTOPSIA DEL CADÁVER DE MIRIAM GARCÍA IBORRA

SIGNOS DE LA MUERTE

Introducido en un sudario de plástico de color blanco se halla un cuerpo que por anatomía comparada se comprueba es humano, le faltan, al menos, la cabeza, manos y genitales (figura número 3.1). Parciales fenómenos conservadores. Fase de licuefacción de la putrefacción establecida. Apenas fase enfisematosa.

Figura número 3.1

Al cadáver de Miriam García Iborra, en fase de licuefacción de la putrefacción, le faltan cabeza, manos y genitales.

IDENTIFICACION

El cadáver está introducido en un sudario de plástico de color blanco, que se halla parcialmente cerrado mediante una cremallera y que tiene adherida en el exterior una etiqueta de color blanco, de 11 x 3.5 centímetros; en la cual, escrito a bolígrafo azul, se lee: Miriam García Iborra y el número "3" (figura número 3.2).

Sexo: No se puede determinar el sexo por el estudio de los genitales ni de la cabeza, al haber sido estos extirpados. La pelvis presenta el ángulo subpúbico en forma de U. La sinfisis es relativamente baja, mide 4.5 cm; el íleon es bajo, lateralmente divergente. Estas características corresponden al sexo femenino.

Talla: La talla estimada por la longitud de los fémures y húmeros, aplicando las mismas tablas y formular que con los dos cadáveres anteriores, es de una media de 1.69 cm con un rango comprendido entre 165 y 173.

Edad: La edad está comprendida entre 14 y 15 años, conforme los datos siguientes:

DIENTE

ESTADO

EDAD

Segundo molar superior derecho

No se ha completado la calcificación de la raíz, aunque está próxima a completar

14-16 años

Segundo premolar superior izquierdo

Completada la calcificación de la raíz

>12-14 años

Primer premolar inferior izquierdo

Completada calcificación de la raíz

>13 años

Segundo molar inferior

Completada la calcificación de la raíz

14-15 años

 

 

No se observan cicatrices, señales ni marcas identificativas y el cadáver nos es entregado ya identificado como el de Miriam García Iborra

Figura número 3.2

El cadáver nos es entregado identificado como el de Miriam García Iborra.

ESTUDIO DE LA ROPA

Cazadora

Cazadora de tela vaquera de color azul (figura número 3.3), que mide en la parte posterior 64 cm desde la costura del cuello al borde inferior y 52 cm entre las costuras de las mangas.

En la parte anterior se abrocha en la línea media por medio de seis botones metálicos. Tiene cuatro bolsillos: dos asolapados en la parte superior, uno a cada lado, y dos de abertura longitudinal por debajo de los anteriores.

En la parte interior central, a 2 cm de la costura del cuello, hay una etiqueta cosida que mide 7 x 3.5 cm en la que se lee: LEVI STRAUSS & CO. SAN FRANCISCO. CAL. TRADE MARK. 705070218. SIZE M. En la parte anterointerna hay un bolsillo tipo "parche" a cada lado; en el interior del izquierdo se encuentra una bolsa de plástico transparente, que mide 28 x 14 cm y en el de la derecha, que mide 7 x 5 x 3 cm, un fragmento de papel arrugado e impregnado de un líquido.

Excepto la zona anterosuprior izquierda, casi toda la prenda está manchada de una sustancia de color marrón en algunas zonas y blanco-grisácea en otras, tanto por el exterior como por el interior, constituida por barro y putrílago.

Rotos

1.- Roto con pérdida de sustancia, que mide 2.5 x 3 cm, situado en la parte anterior de la manga derecha, a 12 cm de la bocamanga, junto a la costura interna. Es de bordes deshilachados y ennegrecidos.

2.- Roto que mide 2.5 x 2 cm, situado en la parte posterior de la manga derecha, a 9 cm de la bocamanga y a 9 cm de la costura interna de la manga.

Los dos rotos anteriores fueron observados por nosotros cuando estudiamos la ropa por primera vez, cuando se nos devolvió la cazadora para continuar su estudio carecía de gran parte de la manga y de dichos rotos.

3-. Roto que mide 1 cm de longitud, situado transversalmente en la parte anterior, en el borde de la tirilla de los botones, situado a 19 cm del borde inferior de la prenda, 3 centímetros más hacia el cuello en el mismo borde de la tirilla anteriormente mencionada hay otro roto que mide aproximadamente 2 milímetros, el primero producido por arma blanca, tiene los bordes muy deshilachados y pudiera ser un corte antiguo.

Manchas

Parte anterior

1.- Mancha de color marrón que mide 5 x 4 cm, de morfología triangular irregular, situada junto a la costura del hombro derecho, a 12 cm de la línea media.

2.- Mancha de color marrón violáceo, que mide 14 x 10 cm, situada junto al borde inferior derecho, a 10 cm de la línea media y a 40 cm de la costura del hombro.

3.- Mancha similar a la descrita en 1, que mide 8 x 5 cm, situada junto a la costura del hombro izquierdo, a 8 cm de la línea media.

4.- Mancha de color marrón negruzco, que mide 4 x 6 cm, situada a 16 cm a la izquierda de la línea media y a 28 cm de la costura del hombro.

En la parte posterior

5.- Manchas de color marrón grisáceo y blanquecinas en algunas zonas, correspondientes a putrílago, barro y moho.

6.- Mancha de color marrón negruzco, de forma ovoidea irregular, que mide

Figura número 3.3

Cazadora

Pantalón

Pantalón de tela vaquera de color azul (figura número 3.4), de 35 cm de cintura y 110 cm de largo. Ambos perniles se encuentran doblados unos 10 cm adentro en su parte inferior.

En la parte posterior derecha hay una etiqueta cosida, de aspecto de cuero, con un botón metálico en el centro y en la que se lee: UNITED STATES OF AMERICA.

En la parte interior se observan las siguientes etiquetas:

1.- En la parte delantera, etiqueta que mide aproximadamente 32 x 25 mm, en la que se lee CHIPIE.100% ALGODON. 29.

2.- En la parte posterior izquierda, a nivel de la cintura, etiqueta que mide 43 x 40 mm, aproximadamente, en la que se lee: CHIPIE, AUTHENTIC DENIM WESTERN WEAR, CHIPIE JEANS, FRENCH STYLE.

En la parte delantera se observan dos rotos en la pernera derecha, (rotos número 1 y 2) (figura número 3.5), longitudinales al eje mayor de la prenda, de bordes netos con algún deshilachado, que miden 25 x 30 mm, sin pérdida de sustancia, situados a 30 cm del borde superior y a 15 cm de la costura lateral derecha, a la derecha de los mismos existen ocho deshilachamientos del tejido del pantalón de tamaños comprendidos entre aproximadamente 2 a 5 milímetros.

Figura número 3.4

Pantalón

Figura número 3.5

Rotos en el pantalón y otros desgarros producidos por un arma incisopunzante

Camiseta

Camiseta de punto de manga larga (figura 3.6), con puños de color aparentemente blanco. En la parte superior del delantero, bajo el escote, hay una serigrafía de color gris negruzco con un anagrama y una inscripción en la que se lee Silver Chipie. En la parte interna, cosida a la parte posterior del cuello, hay una etiqueta de color blanco que mide 3 x 3.5 cm, en la que se lee UNION, Chipie, Made, CARCASSONE; bajo la anterior y cosida a la misma, hay otra etiqueta de tela de 1 x 1 cm en la que se lee M.

Se observan manchas de contornos difuminados y colores marrón negruzco y marrón-ocre, producidas por impregnación, distribuidas irregularmente por toda la superficie de la prenda, cuyo análisis indica que son de sangre.

Hay pelos en la parte interior que se tomaron para su estudio.

Figura número 3.6

La camiseta no presenta rotos sino simples manchas de sangre por impregnación

Sujetador

Sujetador de tela muy manchado que aparenta ser originalmente blanco amarillento, tiene manchas azules (figura número 3.7), se abrocha mediante corchetes. En la parte delantera de la cinta elástica inferior hay cosidos tres adornos de flores, aparentemente de color blanco. Dicha cinta elástica tiene cosida, en la parte interna correspondiente a la espalda una etiqueta de tela de color blanco que mide 4.5 x 1.5 cm en la que se lee "B 32, FR 35, EUR 70, USA 32".

Distribuidas irregularmente por toda la superficie del sujetador hay manchas de color marrón-negruzco y contornos difuminados, cuyo análisis indica que es sangre, producidas por impregnación, más intensas en la parte posterior y en ambos tirantes. Se aprecian así mismo, manchas de color marrón-ocre y aspecto terroso que se identifican como barro seco.

En el sujetador hay pelos que se recogen para su estudio.

Figura número 3.7

Sujetador

Bragas

Las prendas están contenidas en una bolsa de plástico transparente de las que cierra por uno de sus bordes mediante un mecanismo de presión, mide 35 x 25 cm, en una de sus caras presenta 3 etiquetas autoadhesivas de papel blanco con las inscripciones: - "2 Bragas- Alcira-6, Sum 1/93, cadáver 3-347/93".

En su interior se encuentran 2 envoltorios de los utilizados para contener material quirúrgico esterilizado, que miden 37.5 x 19 cm, con una de sus caras de papel blanco y la otra de plástico transparente de color celeste, sobre esta última ambos paquetes presentan etiquetas autoadhesivas de papel de color blanco con la inscripción en uno de ellos "CADÁVER Nº 3, BOLSA Nº 1, BRAGAS 1", lo referenciamos con Nº Ref. 1897.4.1 conteniendo una braga de color rojizo; el otro paquete presenta la inscripción "CADAVER Nº 2, BOLSA Nº 2 BRAGAS 2", se le asigna Nª Ref. 1897 4.2, conteniendo una braga-faja.

La braga de color rojizo pardo (figura número 3.8), se conserva todavía húmeda, mide aproximadamente 36 cm en la cintura y unos 28 cm desde la cintilla de la cintura a la costura de la entrepiernas. La parte anterior de la prenda presenta una porción central de 10 cm de ancho a nivel de la cintura y a cada lado de esta porción hasta la costura lateral una porción de tejido calado, bordado con dibujo de flores y de color más claro. A modo de adorno presenta en el borde la cintura, en la cara anterior, un pequeño lazo de tela del mismo color rojizo y el borde de la cintura y la mayor arte del borde correspondiente a las piernas están ribeteados con una tira bordada de 1 cm de anchura. En la parte interna de la zona correspondiente a la entrepiernas tiene un refuerzo de tela de 12 cm de longitud y 10 cm de anchura máxima. Presenta cosida a la parte interna de la costura lateral derecha una etiqueta de tela de color blanco de 4 x 1.5 cm, en cuyo anverso puede leerse la marca "PROMISE, Underwear".

La investigación de fosfatasa ácida fue negativa.

Presenta varios rotos de diversas formas y tamaños, la mayor parte de los cuales tienen bordes regulares y no deshilachados, reflejo de haber sido producidos con instrumentos cortantes, probablemente en estudios previos de la prenda, 8 de los rotos se localizan en la parte de la entrepiernas y 5 en la posterior.

Presenta también varias etiquetas de papel autoadhesivo de forma circular y cuadrangular, procedentes del examen previo de la prenda.

Braga-faja

La prenda se encuentra muy húmeda con moho, la tela está apelmazada y pegada entre sí. Mide aproximadamente 31 centímetros de ancho a nivel de la cintura y unos 27 centímetros desde la cintura hasta la parte de la entrepiernas. Como adorno presenta una tira bordada de 1 cm de anchura en la cintura y en el borde de los orificios para las piernas. La parte interna de la entrepiernas está reforzada con otra pieza de tela de 13 cm de longitud y 10 cm de anchura máxima.

En la parte interna de la costura lateral derecha presenta cosida una etiqueta de tela de color blanco de 2 x 1.5 cm en la que figura la marca "Princesa" y en el reverso la talla "G".

Presenta 9 orificios de formas y tamaños variados y bordes netos situados en la parte de la entrepiernas, con aspecto de haber sido producidos en el estudio previo de la prenda.

La investigación de fosfatasa ácida ha sido positiva mediante el empleo de &-naftol fosfato sódico (figura número 3.9); aunque se observaron dos espermatozoides, la cabeza de estos es pálida, similar a la observable por putrefacción del núcleo; no obstante la investigación del DNA fue negativa.

Figura número 3.8

Braga de color rojizo pardo, investigación de fosfatasa ácida negativa (color violáceo).

Figura número 3.9

Reacción positiva de fosfatasa ácida en la braga-faja

Zapatos

Par de zapatos de color negro. En el empeine tienen un adorno con flecos del mismo material que el resto de los zapatos y una hebilla de metal dorado en la parte externa. En la zona correspondiente al talón hay cosida una etiqueta de tela de color negro 1 x 2.5 cm en la que se lee TIMOTHY.

En ambos zapatos hay manchas de color blanco-grisaceo, de distribución irregular, que se identifican como moho, en el zapato correspondiente al pie izquierdo hay manchas de color marrón-ocre y aspecto terroso, de distribución irregular, que se identifican como barro seco.

La suelas son de goma de color negro, con dibujos en relieve en forma de cuadros. No figura el nº de calzado. Dichas suelas miden 27 x 10.5 cm. No se observan rotos.

EXAMENES EXTERNO E INTERNO

El cadáver se halla sin cabeza, sin manos y sin genitales, los cuales habían sido extirpados con anterioridad a realizar nosotros la autopsia. Entre los muslos del cadáver hay un conglomerado de pelos, sin identificar a quien pertenecen.

CABEZA

Cuando efectuamos la autopsia el cadáver no tenía cabeza, conservándose parte del cuero cabelludo (fotografía numero 3.10).

El cuero cabelludo está aislado, por lo que la situación topográfica de las lesiones se hace aproximadamente, hallando en él las siguientes lesiones:

- Una solución de continuidad de 3 centímetros de largo por 2 de ancho, situada en la región parietal posterior derecha central (Lesión 1), en los bordes de esta solución de continuidad hay equimosis y tenues infiltraciones hemorrágicas (figura número 3.10E).

- Infiltración hemorrágica de aproximadamente 2.5 x 2 centímetros en región frontal derecha anterior (Lesión 2) (figura número 3.10D).

- Infiltración hemorrágica de aproximadamente 2 centímetros de diámetro en región frontal media anterior (Lesión 3). (figura número 3.10M).

El cráneo del cadáver de Miriam García Iborra nos fue enviado por el Instituto Nacional de Toxicología en una bolsa de color negro, en una de cuyas caras hay adherida una etiqueta autoadhesiva de papel blanco de 11 x 8 cm, en la que se lee, escrito con tinta azul de bolígrafo "CADÁVER 3". En su interior se encuentra otra bolsa similar con otra etiqueta de 3.8 x 2.5 cm con la inscripción escrita a lápiz: "CADÁVER 3", que contiene otra bolsa de plástico transparente, sucia y vacía, varios papeles de cocina de color blanco con dibujos y un cráneo humano, el cual presenta características de haber sido limpiado, no tiene apenas restos de materia orgánica.

El cráneo pesa 498 gr.; las protuberancias supraorbitales están poco marcadas, prácticamente planas; la glabela está poco delimitada, es lisa; el borde orbitario es fino, agudo, casi cortante. Los cóndilos occipitales sobresalen más que las apófisis mastoides, lo cual es indicativo de que éstas son pequeñas, las órbitas son redondeadas, siendo sus medidas de 3.3 cm x 3.2 cm. El relieve del plano nucal está poco marcado. La protuberancia occipital externa hace poco relieve; apenas se distingue. El paladar tiene forma de parábola, es pequeño, de 3 cm de ancho.

Todas estas características corresponden al sexo femenino.

El ángulo de la mandíbula mide aproximadamente 130º.

Mentón saliente, muy prominente.

La calota está separada del resto del cráneo mediante corte con sierra, salvo en su parte posterior, en la que existe una escotadura en forma de U, invertida y muy abierta, debida a la rotura por tracción del hueso, situada sobre el hueso occipital, debido a la realización de anterior autopsia.

La calota no presenta soluciones de continuidad y tiene escrito el número "3" con tinta de color rojo sobre el hueso frontal.

El cráneo presenta las siguientes fracturas pérdidas de tejido óseo y dehiscencias de suturas.

a) Orificio circular situado en el hueso frontal derecho (lesión 4.S) (figura número 3.11), situado aproximadamente a 0,8 cm de la sutura fronto-parietal y a 3 cm de la sutura esfeno-temporal del mismo lado, visto por su cara interna, el orificio mide 1 cm de diámetro máximo y presenta forma de tronco de cono, con base menor a nivel de la tabla interna y base mayor en la tabla externa, morfología típica de los orificios de salida de disparos por arma de fuego.

b) Falta un fragmento de hueso situado en la región izquierda occipital, con vértice en la unión de la sutura occipito-parietal y aproximadamente a 4 mm de la sutura occito temporal, la sección ha sido realizada con sierra y tiene forma cuadrangular de 1.8 x 1.9 cm (figura numero 3.12), que corresponde al lugar donde los médicos forenses, que realizaron las primeras autopsias, hallaron un orificio de entrada por disparo por arma de fuego (Lesión 4.E); al no sernos enviado dicho fragmento deducimos las características de la lesión existente en él por el estudio de las fotografías efectuadas en el transcurso de la primera autopsia, una de las cuales reproducimos (figura número 3.13).

En su informe, el Instituto Nacional de Toxicología halla, en el orificio de entrada del cadáver número 3, 1 ppm de plomo, no detectándose antimonio y 4 ppm de bario; e indican que en la tabla externa no se aprecia alrededor del orificio partículas de negro de humo ni otros residuos del disparo; estas características, según nuestra experiencia, indica que el disparo ha sido efectuado, verosímilmente a más de 5 centímetros de distancia y, con mayor aproximación a más de 10 centímetros de distancia y, dado que hasta 5 centímetros suelen haber abundantes residuos de hollín en torno al orificio y a 10 centímetros también pueden haber algunos residuos, mínimos en el borde, que, al parecer, no han sido vistos en este caso.

También se describe el orificio de entrada teniendo la tabla externa el borde no muy afilado, biselado en el cuadrante inferior derecho. Estas características anteriores orientan a que el disparo se efectuó, probablemente, entre 10 y 20 centímetros; ahora bien, la distancia precisa se podría haber calculado de haber examinado directamente el orificio de entrada, el cual no nos ha sido entregado; a más aproximación se llegaría de haber tenido el cadáver partes bandas alrededor del orificio y haberlas podido analizar.

Alrededor del orificio de entrada se observa en la fotografía número 3.13 lo que tiene aspecto de impregnación hemorrágica en tabla externa del hueso que en la parte que no es entregada se corresponde con la zona cromática en la cual se halló, mediante microscopía electrónica algún hematíe, indicativo que la víctima estaba viva cuando recibió el disparo.

El disparo penetró por la región occipital izquierda, cráneo caudal (de abajo arriba) en ángulo aproximado de 45º, de detrás hacia delante y de izquierda a derecha en ángulo aproximado de 50 º respecto al eje posteroanterior del cuerpo (figuras número 3.14 y 3.15).

c) Fractura de la parte izquierda del frontal (lesión 5), que se origina aproximadamente en el centro de la sutura fronto-esfenoidal de ese lado y atraviesa transversalmente la superficie del hueso, con una longitud aproximada de 4.4 centímetros (figura número 3.16).

d) Deshicencia (separación) de las suturas témporo-parietal, témporo-esfenoidal y temporo-malar (figura número 3.16), todas ellas del lado izquierdo, con dehiscencia traumática de las del arco cigomático y temporo-esfenoidal (Lesión 6).

Figura número 3.10

E= Equimosis y pequeñas infiltraciones hemorrágicas alrededor de solución de continuidad de la región interparietal posterior.

M.D.= Infiltraciones hemorrágicas en región frontal media y derecha.

Se observan las siguientes áreas de transformación cromática, que corresponden a áreas contusivas, no indicamos la extensión de las contusiones dado que el cráneo está ya muy lavado, manipulado y sin partes blandas:

- En región parietal derecha posterior superior que estaría en correspondencia a las infiltraciones hemorrágicas y soluciones de continuidad existentes en cuero cabelludo y señalado como Lesión 1. (figura número 3.17).

- En región frontal derecha que se extiende hasta el arco cigomático izquierdo atravesando hasta la región frontal media, que se corresponde con las infiltraciones hemorrágicas indicadas en cuero cabelludo como Lesiones 2 y 3, (figura 3.18)

- En el borde izquierdo, anterior e izquierdo anterior de la mandíbula (figura número 3.18) (Grupo lesivo 7).

- En región malar izquierda, ocasionada en el acto que produjo la dehiscencia del arco cigomático y de la sutura témporo esfenoidal, anteriormente mencionada como Lesión 6.

- En región occipital izquierda (sin poderla valorar como evento independiente al disparo (Lesión 4E) por coincidir con el orificio de entrada del disparo por arma de fuego).

Los siguientes fragmentos óseos que faltan tienen características de haber sido retirados para estudio de los mismos:

- Solución de continuidad situada desde el borde de sección de la bóveda craneal, en el parietal izquierdo, a 7.3 cm de la sutura fronto-parietal, tiene forma cuadrangular, con 0.9 cm de longitud y 0.7 de anchura (figura número 3.12).

d) Solución de continuidad, similar a la anterior, localizada en el parietal derecho, a 3.5 cm de la sutura occipito-parietal y a 8.1 cm de la fronto-parietal, mide 1.6 cm de longitud y un cm de anchura (figura número 3.17).

Figura número 3.11

Orificio de salida de un disparo por arma de fuego, situado en región frontal derecha. Restos de infiltraciones hemorrágicas en región parietal derecha y frontal derecha.

Figura 3.12

El lugar donde existe una toma de hueso cuadrangular (O) es donde describen los médicos forenses que había el orificio de entrada de un disparo por arma de fuego.

M= Impregnación cromática de naturaleza contusiva en mandíbula.

Figura número 3.13

Orificio de entrada de disparo por arma de fuego (reproducido de la fotografía número 22 del informe del Instituto Nacional de Toxicología, hoja XXII-Tomo 5)

Figura número 3.14

Trayectoria del disparo de atrás hacia delante y de izquierda a derecha en ángulo aproximado de 50º

Figura número 3.15

Trayectoria del disparo caudo craneal, de abajo arriba en ángulo de 45º

Figura número 3.16

Fractura de frontal izquierdo. Dehiscencia (separación) de sutura temporo malar izquierda.

Figura número 3.17

R= Fragmento en parietal derecho nos fue retirado

S= Orificio de salida de disparo por arma de fuego

C= Focos contusivos

Figura número 3.18

Focos contusivos en la región delantera del cráneo

El estudio antropológico del cráneo ya había sido efectuado, su descripción coincide sustancialmente con lo observado por nosotros, por lo que prescindimos de su repetición.

El cráneo tiene un color grisáceo oscuro a nivel de la calota y de color ocre grisáceo en el lado izquierdo en una banda de 9 cm de anchura desde la apofisis mastoides hasta el vertex, atravesando occipital y ambos parietales, abriéndose al acercarse a un orificio que hay en el lado derecho hasta el frontal y maxilar derecho. En la región frontal derecha, a nivel del reborde orbitario superior y ocupando una anchura máxima de 2 cm hay otra formación cromática de color gris.

La mandíbula mide aproximadamente 8,7 cm desde la sinfisis mentoniana hasta el ángulo del maxilar; 6.1 cm desde este ángulo al cóndilo y 3 cm desde la sinfisis mentoniana al borde de los alvéolos dentarios, de los cuales hay 7 bien conformados en cada lado de la línea media, todos ellos vacíos, el octavo presenta una pequeña abertura a través de la cual se observan ambos, terceros molares aún sin erupcionar. Hay escrito el número "3" en rojo sobre la cara externa del ángulo mandibular derecho.

En una bolsa de plástico transparente con una etiqueta autoadhesiva de papel blanco en la que figura escrito "Cadáver 3", hay 13 dientes y dos dientes más sueltos en la bolsa donde se hallaba el cráneo.

Ordenados los dientes en sus respectivos lugares, se obtiene la distribución que se ilustra en la figura número 3.19, faltando los siguientes dientes:

Maxilar superior derecho: Incisivos, canino y premolares .

Maxilar superior izquierdo: Incisivos, canino y tercer molar

Maxilar inferior derecho: Incisivo central.

Se observan efracciones traumáticas en los siguientes dientes que quedan (figura número 3.31), (denominando a las lesiones en el maxilar superior y dientes superiores como Grupo lesivo 8 y a las lesiones de los dientes inferiores Grupo lesivo 9.

-Segundo molar inferior derecho (figura número 3.20).

-Primer molar inferior derecho (figura número 3.21)

-Segundo premolar inferior derecho (figura número 3.22)

-Primer premolar inferior derecho (figura número 3.23)

-Canino inferior derecho (figura número 3.24)

-Incisivo lateral inferior derecho (figuras números 3.25 y 3.31)

-Primer molar inferior izquierdo (figura numero 3.26)

-Primer premolar inferior izquierdo (figura número 3.27)

-Canino inferior izquierdo (figura número 3.28)

-Incisivo lateral inferior izquierdo (figura número 3.29)

Se observa color grosella en los siguientes dientes:

-Segundo molar inferior izquierdo (figura número 3.30).

-Primer molar inferior izquierdo ( figura número 3.26)

Hay fractura de las paredes externas, y no microscópicas sino perfectamente observables a simple vista o con aumentos de lupa, de los siguientes alvéolos (figura número 3.32), correspondientes a los siguientes dientes:

-Incisivo lateral superior derecho también en la pared interna.

-Incisivo central superior derecho.

-Incisivo central superior izquierdo.

-Primer premolar inferior derecho.

-Incisivo central inferior derecho.

El resumen de los hallazgos traumáticos se exponen en la figura número 3.33, indicativo que Miriam García Iborra recibió al menos un fuerte golpe en la región anterior derecha de la boca y otro en el lateral izquierdo.

Figura número 3.19

Dientes estudiados del cadáver de Miriam García Iborra

Figura número 3.20

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas y del color grosella en el segundo molar inferior derecho de Miriam GARCIA IBORRA

×Efracciones × Color grosella

Figura número 3.21

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el primer molar inferior derecho de Miriam GARCIA IBORRA

×Efracciones ×Color Grosella

Figura número 3.22

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el segundo premolar inferior derecho de Miriam GARCIA IBORRA

xEfracciones ×Color Grosella

Figura número 3.23

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el primer premolar inferior derecho de Miriam GARCIA IBORRA

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 3.24

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el canino inferior derecho de Miriam GARCIA IBORRA

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 3.25

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el incisivo lateral inferior derecho de Miriam GARCIA IBORRA

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 3.26

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el primer molar inferior izquierdo de Miriam GARCIA IBORRA

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 3.27

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y de color grosella en el primer premolar inferior izquierdo de Miriam GARCIA IBORRA

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 3.28

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el canino inferior izquierdo de Miriam GARCIA IBORRA

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 3.29

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el incisivo lateral inferior izquierdo de Miriam GARCIA IBORRA

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 3.30

Representación esquemática de la distribución de efracciones (traumáticas) y del color grosella en el segundo molar inferior izquierdo de Miriam GARCIA IBORRA

×Efracciones ×Color grosella

Figura número 3.31

Efracción traumática en incisivo lateral inferior derecho del cadáver de Miriam García Iborra

Figura número 3.32

Rotura de la pared anterior del alvéolo del incisivo central superior derecho

Figura número 3.33

Fórmula dentario de los dientes recibidos del cadáver de Miriam GARCIA IBORRA y lesiones traumáticas

× Efracciones traumáticas

× Dientes que faltan

× Color grosella

× Rotura pared del alvéolo

CUELLO

Ausencia de algunas partes blandas, no existe esófago ni tráquea; en las partes que se conservan no hay violencias apreciables. Nada anormal en vértebras cervicales.

TRONCO

Presenta incisión ovoidal en los laterales de la pared del tórax y del abdomen por realización de anterior autopsia.

Notable disminución de la consistencia cutánea por fenómenos de licuefacción parcial de la putrefacción. En la región pectoral del hemitórax izquierdo hay dos incisiones con aspecto de haber sido efectuadas en el transcurso de la anterior autopsia. Transformación cromática putrefactiva en región inferior izquierda del tórax. Pérdida de piel en región lumbar izquierda, con transformaciones cromáticas, producidas por putrefacción y por la fauna, que ocupan un área de 12 x 5.5 centímetros, que interesa únicamente las primeras capas de la piel.

-Infiltración hemorrágica en la piel de la región esternal media derecha, de aproximadamente 6 x 3 centímetros (Lesión 10) (figura número 3.34).

-Infiltraciones hemorrágicas en la piel de la espalda a nivel de las apófisis espinosas de la 2ª-3ª vértebras dorsales que llegan en profundidad hasta las vértebras (figura número 3.36) (Lesión 11).

Amplias transformaciones cromáticas de color marrón en el lado izquierdo de la espalda (figuras números 3.35 y 3.36), que en tejidos profundos se corresponden a las siguientes contusiones:

-Infiltraciones hemorrágicas en región posterior del hemitórax izquierdo, situadas en regiones escapular izquierda e infraescapuar de 17 x 6 centímetros (figura número 3.36-F) que infiltran hasta el periostio (membrana que recubre al hueso) de las costillas 2ª a 4ª en su tercio externo posterior (Lesión 12).

-Infiltraciones hemorrágicas y hematomas en región infraescapular de aproximadamente 9 x 6 centímetros que interesa piel, tejido celular subcutáneo y musculatura en correspondencia con las 2ª, 3ª, 4ª y 5ª costillas que comienza aproximadamente en el tercio interno del hemitórax izquierdo y se hace cada vez más lateral izquierdo, a medida que desciende hasta el nivel de la 11ª vértebra dorsal donde termina (Lesión 13) (figura número 3.36-G).

-Hematoma en piel y tejidos que llegan hasta el músculo del 9º espacio intercostal, de 5 centímetros de largo por 2 centímetros de ancho (figura número 3.36-H) (Lesión 14).

Se aprecian distintas tonalidades y evolución cromática entre las contusiones de la región escapular e infraescapular (figura número 3.36-F); de tonos medios en la lesión infraescapular, en la región lateral izquierda de la espalda, tonos claros y amarillentos (figura número 3.36-G) y en la región del 9º espacio intercostal, tonos oscuros (figura número 3.36-H).

Estos tonos cromáticos tienen caracteres de estar definidos más que por las intensidades de los golpes, por la distinta evolución cronológica de los mismos; de varias horas de diferencia entre unas y otras.

Infiltraciones hemorrágicas y hematomas en el dorso del hemitórax derecho, de aproximadamente 15 centímetros de longitud x 6 centímetros de anchura, que comienza a 137 centímetros del talón izquierdo y a aproximadamente 3 centímetros a la derecha de la columna vertebral a nivel de la 9ª a 11ª costillas (figura número 3.36-D) (lesión 15).

-Dos hematomas de aproximadamente 3 x 2 centímetros situados en el epigastrio (boca del estómago) y en hipocondrio izquierdo (lado izquierdo del abdomen) que confluyen en su parte superior (Lesión 16) y que podría tener relación con hemorragias halladas en tejidos del interior de la cavidad abdominal que más adelante se indicarán.

Figura número 3.34

Contusiones en la región esternal

Figura 3.35

Transformaciones cromáticas en gran parte contusiva, en el lado izquierdo de la espalda

Figura número 3.36

Contusiones en espalda; regiones escapular izquierda, infraescapular a nivel de apófisis espinosa de las vértebras dorsales 2ª y 3ª, de la región escapular e infraescapular y a nivel de las últimas costillas del hemitórax derecho. Obsérvese el distinto cromatismo ante las lesiones señaladas con las letras F, G y H

En el interior de la cavidad torácica hay restos de pulmón derecho, muy disminuido de volumen y de pulmón izquierdo de color marrón achocolatado y convertido en un magma pastoso. El corazón presenta abiertas cavidades por realización autopsia, pesa 114 gramos, sin signos de violencia. Magma de color achocolatado en el fondo de ambos hemitórax (figura número 3.37).

El bazo se conserva blando y muy disminuido de volumen. El hígado pesa 308 gramos.

Dos infiltraciones hemorrágicas en peritoneo y en mesenterio de 3 x 1 centímetros (Lesión 17) y de 10 x 3 centímetros (lesión 18) (figura número 3.37). Infiltraciones hemorrágicas en tejidos blandos, en contacto con la cara anterior de la columna vertebral que ocupan un área de 10 x 3 centímetros, desde la inserción del diafragma hacia abajo que no tiene aspecto de lesión (figura número 3.38).

-Infiltraciones hemorrágicas y hematomas de 3 x 1 centímetros en yeyuno (Lesión 19) (intestino delgado) (figura número 3.39).

Figura número 3.37

Magma putrilagoso en cavidades torácicas. Dos infiltraciones hemorrágicas en peritoneo y mesenterio

Figura número 3.38

Infiltraciones hemorrágicas en tejidos que tapizan la cara anterior de la columna vertebral

Figura número 3.39

Hematoma en yeyuno (intestino delgado)

EXTREMIDADES

Extremidades inferiores

En el examen externo se aprecian transformaciones cromáticas, debidas a la putrefacción, cuyo aspecto se entremezcla con el de contusiones; siendo preciso deslindar unas de otras, mediante el examen interno o disección, que no se había efectuado, únicamente existen cortes o soluciones de continuidad y pérdida de tejidos con características de haber sido realizadas postmortem en el transcurso de la primera autopsia localizados en la región posterior y tercio antero-superior del muslo izquierdo, en el hueco poplíteo y a nivel de la rodilla izquierda.

Desprendimiento de epidermis de ambos pies.

Miembro inferior izquierdo

Infiltraciones hemorrágicas en la piel de la región lateral izquierda superior de la cadera izquierda (figura número 3.35) en profundidad hay infiltraciones hemorrágicas en cuadrante superoexterno del glúteo izquierdo de aproximadamente 7 x 6 cm (Lesión 20) (figura número 3.34).

Transformación cromática de color ocre oscuro en la región posterior del muslo izquierdo, en región inferior posterior y lateral externo de la nalga izquierda y en región inferior posterior y lateral externa del tercio distal (situado cerca de la rodilla) del muslo izquierdo (figura número 3.42) que corresponden en profundidad con infiltraciones hemorrágicas, en región posterior (lesión 21) y lateral externo (Lesión 22) (figura número 3.43) del muslo izquierdo que interesan a los músculos y ocupan una extensión de aproximadamente 14 centímetros de largo, en sentido del eje del miembro y 4 centímetros de ancho en la región posterior y 10 x 3 centímetros en la región lateral (Figuras números 3.41 y 3.43). Una infiltración hemorrágica de 3 x 2 centímetros aproximadamente en cara anterior tercio superior del muslo izquierdo (Lesión 23).

Hematomas e infiltraciones hemorrágicas a nivel del trocánter y región lateral externa de la cadera izquierda que en forma de Y se extiende en un trayecto de 4 x 2 centímetros hacia la región anterior y en un trayecto de 8 centímetros aproximadamente hasta el tercio medio y lateral del muslo izquierdo y una prolongación en la parte superior, que en conjunto mide aproximadamente 23 x 6 centímetros (lesión 24) (figura número 3.44).

Hematomas e infiltraciones hemorrágicas en cara interna posterior de ambos muslos, (Lesiones 25 y 26) que ocupan una longitud aproximada de 9 centímetros en el izquierdo y 7 centímetros en el derecho (figura número 3.45).

Hematomas e infiltraciones hemorrágicas en tejidos profundos de la cara anterior de la rodilla izquierda (Lesión 27) donde está extirpado un fragmento de piel, infiltra tenuemente los tejidos de la región profunda anterior de la rodilla existiendo un hematoma en la región latera externa de dicha rodilla (figura número 3.46).

Infiltracion hemorrágica de 3 x 1 centímetros en tercio medio superior cara anterior de pierna izquierda que infiltra hasta tejidos profundos (figura número 3.46) (Lesión 28).

Infiltración hemorrágica de aproximadamente 4 x 1 centímetros en tercio medio cara anterior de pierna izquierda (figura número 3.46) (Lesión 29).

Hematomas e infiltraciones hemorrágicas en tercio medio y distal (inferior) de la pierna izquierda de aproximadamente 16 x 2 centímetros que interesa hasta el tobillo a nivel del maleolo interno (figura número 3.46) (Lesión 30), afectando en profundidad a tejido muscular y aponeurosis que recubre el hueso.

Figura número 3.40

Infiltraciones hemorrágicas en cuadrante superoexterno de glúteo izquierdo. En los círculos abrasiones en región sacra.

Miembro inferior derecho

Hematoma en cadera derecha en cuadrante inferointerno, de aproximadamente 4 x 3 centímetros, rodeado de una infiltración hemorrágica que llega hasta la musculatura en la región medio posterior e interna del glúteo derecho y parte craneal (superior) posterior del muslo derecho que ocupa un área aproximada de 9 x 5 centímetros (figura número 3.41) (Lesión 31).

Aproximadamente 4 centímetros más caudal (inferior) a la anterior hay un hematoma e infiltración hemorrágica en la piel de la región posterior y lateral externa del muslo derecho, que en profundidad llega hasta el músculo y mide aproximadamente 7 centímetros de ancho por 13 centímetros de largo (figura número 3.41) (Lesión 32). Hematoma e infiltración hemorrágica en tercio medio cara externa del muslo derecho de 2 x 1 centímetros situado aproximadamente 1.5 centímetros inferior al anterior (Lesión 33) (figura número 41).

Infiltraciones hemorrágicas y hematomas de 4 x 2 centímetros en tercio distal (cerca del tobillo) de la pierna derecha (Lesión34), hematoma en tobillo, en región maleolar interna (Lesión 35).

Figura número 3.41

Cadáver en decúbito prono. Hematomas e infiltraciones hemorrágicas en región media posterior e interna del glúteo derecho en muslo derecho y en región posterosuperior y en cara interna del muslo izquierdo

Otras transformaciones cromáticas que existen en tobillo a nivel de maleolos externos y en otras partes de los miembros no son interpretables por las transformaciones putrefactivas.

Abrasiones serohemáticas en región sacra (figura número 3.40), son hematomas en profundidad (figura número 3.42).

Figura número 3.42

Transformación cromática en muslo y glúteo izquierdos, que en profundidad se corresponde a infiltraciones hemorrágicas. Hematoma en región sacra.

Figura número 3.43

Cadáver en decúbito prono. Hematoma e infiltraciones hemorrágicas en región posterior y lateral externa del muslo izquierdo.

Figura número 3.44

Hematoma e infiltraciones hemorrágicas en región anterolateral del muslo izquierdo y en lateral de cadera izquierda

Figura número 3.45

Infiltraciones hemorrágicas en cara interna del muslo izquierdo

Figura número 3.46

Hematomas e infiltraciones hemorrágicas en rodilla izquierda y en diversas partes de la pierna izquierda.

Extremidades superiores

Esqueletización de las tres cuartas partes distales (hacia la muñeca) del antebrazo derecho y de la mitad superior del húmero derecho, por ello no puede verse si existían lesiones en estas partes.

-Infiltraciones hemorrágicas que ocupan una extensión aproximada de 5 x 2 centímetros en cara externa y posteroinferior distal del brazo derecho que infiltra a tejido muscular (Lesión 36) y hematoma en codo derecho a nivel del olécranon de un centímetro de diámetro que infiltra a tejidos profundos (figura número 3.47) (lesión 37).

-Infiltración hemorrágica en región más distal, inferior, del antebrazo izquierdo que interesa a tejidos profundos celular subcutáneo y muscular que rodea al miembro, con un hematoma de aproximadamente 3 centímetros de diámetro (figuras números 3.48 y 3.49) (Lesión

Figura número 3.47

Hematoma en región posterior del codo derecho

Figuras números 3.48 y 3.49

Infiltraciones hemorrágicas alrededor de la parte inferior del antebrazo izquierdo en el límite con la muñeca.

MUESTRAS RECIBIDAS PROCEDENTES DEL INSTITUTO NACIONAL DE TOXICOLOGIA

Periné y aparato genital: El periné se recibió introducido en un recipiente de plástico transparente, en forma de paralelepípedo que mide 28 x 14 x 9.5 cm, con tapadera de plástico, precintado con cinta de color marrón de 5 cm de ancho; presenta una etiqueta monoadhesiva de color blanco de dimensiones 10 x 5.5 cm en la que hay escrito con rotulador de tinta de color negro "Cadáver nº3. Bote nº7. Periné 347/93". En el envase hay otra etiqueta de las mismas características que la anterior y con la misma inscripción.

Los tejidos enviados pesan 1.016 gramos incluyen gran parte de la región genital, anal y parte de vagina, de periné y tejidos que les rodean, están incluidos en formol; los tejidos no habían sido disecados, es decir, examinados en su interior. Observamos las siguientes lesiones (figura número 3.50):

-Hemorragia en las inmediaciones del labio mayor derecho (Lesión 39).

-Extensa infiltración hemorrágica en los tejidos del tabique rectovaginal que abarcan casi toda la longitud de la vagina (Lesión 40a).

-Hematoma perivaginales que ocupan aproximadamente una longitud de 10 centímetros y una anchura de 3 centímetros (Lesión 40b).

-En un pequeño fragmento de ano que estaba unido a la nuestra se observa un área de aspecto aparentemente hemorrágico,aunque lo muy reducido de la muestra no ha permitido obtener resultados concluyentes en las investigaciones histoquímicas efectuadas (Lesión 41).

Piel de la rodilla izquierda: Se recibió un recipiente de plástico de color blanco de 13 cm de altura x 8.5 cm, con tres etiquetas en su pared lateral, una de ellas presenta el texto: "Cadáver nº3. Bote nº1; fragmento de rodilla izq. con formol, nº 6 ALZIRA Sumario 1/93", en otra etiqueta "B-C-H- Q 0347/93", la tapa es de color negro, también de plástico y presenta otra etiqueta con la inscripción "B-C-H-Q 0347/93".

En su interior se encuentran 19 fragmentos de piel y tejido celular subcutáneo (figura número 3.54) el mayor tiene forma aproximada triangular, de 8 x 4 x 6 x 1.5 centímetros de grosor; los fragmentos presentan incisiones regulares y uniformes, reflejando la realización de cortes seriados para el estudio de la pieza. La epidermis ha desaparecido y en la dermis se observan algunos cambios cromáticos de color marrón oscuro que afectan a todo su grosor, cambios cromáticos de color marrón oscuro y de reducidas dimensiones (no mayor de 0.5cm)

al menos en aquellos fragmentos que han sido remitidos para su estudio. Hay una infiltración hemorrágica que afecta a piel y primeras capas de tejido celular subcutáneo (Lesión 27). En uno de los fragmentos, que mide aproximadamente 3 milímetros de anchura, existe parte de una solución de continuidad y a ambos lados de la misma una infiltración hemorrágica (figura número 3.51).

Figura número 3.50

Extensos y múltiples hematomas e infiltraciones hemorrágicas en el seno de los tejidos del aparato genital

Figura número 3.51

Hemorragia a ambos lados de una solución de continuidad existente en la piel de la rodilla izquierda

Mano izquierda: Se recibió un recipiente de plástico que mide 9 centímetros de altura y 10 centímetros de diámetro en cuya pared lateral hay tres etiquetas autoadhesiva en las que lee, efectivamente: "Cadáver nº3. Bote 2. Mano izquierda con formol". "nº6 ALZIRA Sumario 1/93" y otra "B-C-H-Q- 0347/93".

En su interior hay una mano amputada a nivel de la articulación de la muñeca por desarticulación, le faltan los 4 últimos dedos, que están amputados a nivel de la 2ª y 3ª falanges. La mano no había sido disecada. El dedo pulgar se halla íntegro (figura número 3.52)

Figura número 3.52

Mano izquierda del cadáver de Miriam García Iborra

Presenta las siguientes contusiones: Tenues transformaciones cromáticas con aspecto de hemorrágicas en tejido celular subcutáneo a nivel de los 3º y 4ºmetacarpianos, cara radial del primer metacarpiano, articulaciones metacarpofalángicas de los dedos pulgar, índice, anular, región de la cara palmar del dedo pulgar e interdigital de los dedos índices y anular (Grupo lesivo 43). Los estudios histologicos e histoquímicos de hemorragia en estas formaciones cromáticas arrojan un resultado dudoso.

Infiltración hemorrágica en la cara interna dorsal de la piel del primer metacarpiano de aproximadamente 1 x 0.5 centímetros (Lesión 44) (figura número 3.53).

Figura número 3.53

Tenue infiltración hemorrágica a nivel del primer metacarpiano

Figura número 3.54

Muestras de piel de rodilla izquierda recibidas

VALORACIÓN MEDICOLEGAL

DATA DE LA MUERTE

La evolución de los fenómenos putrefactivos en el cadáver de Miriam García Iborra son similares a los que presentaban los cadáveres de Antonia Gómez Rodríguez y Desirée Hernández Folch; apenas existía período enfisematoso y la licuefacción era muy parcial y escasa por lo que, teniendo en cuenta la época del año, el fallecimiento de Miriam García Iborra, sucedió aproximadamente entre 10 y 11 semanas antes de ser hallado el cadáver, en fechas muy próximas a su desaparición.

ROTOS HALLADOS EN LA ROPA

En la pernera derecha del pantalón parte delantera, hay dos rotos con aspecto de haber sido producidos por un arma blanca incisopunzante; y 8 deshilachamientos de tejidos.

ESPERMA

La investigación de fosfatasa ácida, mediante el empleo de &-naftol fosfato sódico en la braga-faja del cadáver de Miriam García Iborra fue positiva; aunque se hallaron dos espermatozoides, la cabeza de estos es muy pálida, similar a la que se observa por putrefacción del núcleo; no obstante la investigación del DNA, fue negativa; por lo tanto no se puede emplear esta prenda a efecto de cotejo con el DNA de sospechosos.

LESIONES EN EL CADÁVER DE MIRIAM GARCIA IBORRA

Hemos hallado 44 lesiones o grupos de lesiones en el cadáver de Miriam García Iborra, que se ilustran en las figuras 3.55 a 3.62 y se dividen en los siguientes grupos.

a) Lesión mortal

El fallecimiento de Miriam García Iborra se debió a las lesiones producidas en el encéfalo, con destrucción de centros nerviosos, por disparo de arma de fuego, cuyo proyectil penetró por la región occipital izquierda (Lesión 4E) y discurrió en trayectoria desde detrás hacia delante, de abajo hacia arriba en ángulo aproximado de 45º, de izquierda a derecha en ángulo aproximado de 50º, saliendo por el lado derecho de la cabeza a través del hueso frontal (Lesión 4S).

Alrededor del orificio de entrada se observa en las fotografías, que hemos examinado procedentes del Instituto Nacional de Toxicología, una coloración que tiene aspecto similar a impregnación hemorrágica en tabla externa del hueso; el límite de esta zona nos fue entregada y en ella se halló, mediante microscopía electrónica, algún hematíe, indicativo de que la víctima estaba viva cuando recibió el disparo; por tanto estimamos falleció a consecuencia del mismo y no de otros traumatismos craneoencefálicos.

El orificio de entrada del disparo que ocasionó la muerte de Miriam García Iborra tiene similares características que los que causaron el fallecimiento de Antonia Gómez Rodríguez y de Desirée Hernández Folch; calculando, al igual que exponíamos en aquellos casos, que la distancia del disparo sucedió entre 10 y 20 centímetros, distancia que se estima con carácter aproximado y más probable.

b) Traumatismos craneoencefálicos

Además de las lesiones craneoencefálicas causadas por el disparo de arma de fuego, hemos hallado las siguientes lesiones en la cabeza:

b.a) Contusiones y herida contusa, producidas por golpes dados con un objeto contuso, impulsado con poca o media intensidad de fuerza.

Estas contusiones tienen aspecto de haber sido producidas para reducir, vencer la resistencia, amedrentar o acallar a la víctima, presumiblemente no produjeron su inconsciencia y aun suponiendo que pudieron haber dejado semiconsciente o inconsciente a la víctima, se pudo recuperar fácil y rápidamente.

Herida de 3 centímetros de largo por 2 ancho, situada en la región parietal posterior derecha central (Lesión 1); sus bordes son irregulares, deshilachados, sin colas, con equímosis y tenues infiltraciones hemorrágicas en sus labios. Es una herida contusa que se corresponde con la transformación cromática existente en el hueso, en la región parietal derecha.

-Infiltraciones hemorrágicas en región frontal derecha anterior (lesión 2) y en región frontal media anterior (Lesión 3); ambas se corresponden con las transformaciones cromáticas existentes en el hueso, en la región frontal derecha que se extienden hasta el arco cigomático izquierdo, atravesando la región frontal media.

Contusión en el borde izquierdo, anterior y derecho de la mandíbula (grupo lesivo 7).

b.b) Importantes traumatismos craneo-encefálicos, dados con un objeto contuso y con mayor fuerza que los anteriores.

Ocasionaron al menos, como mínimo, con tres fuertes golpes dados mediante un objeto contuso:

-Fractura de la parte izquierda del frontal (Lesión 5).

-Deshicencia (separación) de las suturas témporo-parietal, témporo-esfenoidal y temporo-malar, todas ellas del lado izquierdo, con dehiscencia de las del arco cigomático y temporo-esfenoidal (Lesión 6).

Estos golpes causaron a la víctima graves lesiones craneoencefálicas, estado de inconsciencia, posiblemente coma; pudieron ser de por sí mortales, aunque lo más probable es que se produjeron en una de las últimas fases y ya en coma o agonizante fue rematada la víctima con el disparo por arma de fuego.

b.c) Traumatismos en dientes

Además de la falta de varios dientes, en el cadáver de Miriam García Iborra se hallan efracciones (resquebrajamientos traumáticos) en 10 dientes y hay rotura de alvéolos correspondientes a 5 dientes:

El resumen de los hallazgos traumáticos en los dientes y mandíbula indican que Miriam García Iborra recibió al menos un fuerte golpe en la región anterior derecha de la boca y otro en el lateral izquierdo, éste último puede corresponder al mismo grupo de traumatismos que ocasionaron la dehiscencia del arco cigomático izquierdo; las efracciones de los dientes del lado anterior y derecho pudieron ser producidos por puñetazos o por un objeto contuso.

c) Golpes producidos con intencionalidad de hacer daño

-Contusiones o golpes en el pecho, con infiltración hemorrágica en la región esternal media derecha (lesión 10).

-Infiltraciones hemorrágicas en región posterior del hemitórax izquierdo, situadas en regiones escapular izquierda e infraescapular (lesión 12).

-Infiltracions hemorrágicas y hematomas en región infraescapular izquierda en correspondencia con las costillas 2ª a 5ª (Lesión 13).

-Hematoma en la espalda a nivel del 9º espacio intercostal izquierdo (Lesión 14).

Se aprecian distintas tonalidades y evolución cromática en las contusiones de la espalda;

de tonos medios en la lesión infraescapular; en la región lateral izquierda de la espalda, tonos claros y amarillentos y en la región del 9º espacio intercostal, tonos oscuros. Estos tonos cromáticos tienen caracteres de estar definidos más que por las intensidades de los golpes, por la distinta evolución cronológica de los mismos; de varias horas de diferencia entre unas y otras.

Infiltraciones hemorrágicas y hematomas en el dorso del hemitórax derecho a nivel de la 9ª a 11ª costillas (lesión 15).

d) Lesiones producidas por fuertes golpes en abdomen o por aplastamiento del mismo.

-Dos infiltraciones hemorrágicas en peritoneo y en mesenterio (Lesiones 17 y 18).

-Infiltraciones hemorrágicas de 3 x 1 centímetros en yeyuno (Lesión 19) (intestino delgado).

e) Lesiones de naturaleza probablemente sádica

Las siguientes lesiones pudieron haber sido producidas guiado el autor por intencionalidad sádica; producidas por golpes con una barra, un palo u objeto contuso parecido.

Infiltraciones hemorrágicas en la piel de la región lateral izquierda superior de la cadera izquierda y en cuadrante superoexterno del glúteo izquierdo (Lesión 20).

Infiltraciones hemorrágicas en región posterior (Lesión 21) y lateral externa (Lesión 22) del muslo izquierdo.

Hematomas e infiltraciones hemorrágicas a nivel del trocánter y región lateral externa de la cadera izquierda que en forma de Y se extiende hacia la región anterior y lateral del muslo izquierdo (Lesión 24).

Hematoma en cuadrante inferointerno de cadera derecha, rodeado de una infiltración hemorrágica que llega hasta la musculatura en la región media posterior e interna del glúteo derecho y parte craneal (superior) posterior del muslo derecho (Lesión 31).

f) Lesiones por separar el agresor los muslos de la víctima oponiendo ésta resistencia

Hematomas e infiltraciones hemorrágicas en cara interna de ambos muslos, (lesiones 25 y 26); y probablemente las siguientes:

Infiltración hemorrágica en cara anterior del tercio superior del muslo izquierdo (Lesión 23).

Hematoma e infiltración hemorrágica en la piel de la región posterior y lateral externa del muslo derecho (Lesión 32).

Hematoma e infiltración hemorrágica en tercio medio cara externa del muslo derecho (Lesión 33).

g) Lesiones probablemente producidas por tratar de liberarse la víctima de un agresor echado encima de ella, en posición similar a la que tendría para realizar acceso carnal vía vaginal.

Infiltraciones hemorrágicas en la piel de la espalda a nivel de las apófisis espinosas de la 2ª-3ª vértebras dorsales (Lesión 11) y abrasiones en región sacra.

h) Lesiones por sujetar un agresor los miembros inferiores de la víctima, para facilitar el acceso carnal a otra persona.

Hematomas e infiltraciones hemorrágicas en la cara anterior de la rodilla izquierda (Lesión 27) donde está extirpado un fragmento de piel y hematoma en la región lateral externa de dicha rodilla.

Infiltraciones hemorrágicas en los tercios medio y distal de la pierna y tobillo izquierdos (Lesiones 28, 29 y 30).

Infiltraciones hemorrágicas y hematomas en tercio distal (cerca de tobillo) de la pierna derecha (Lesión 34), hematoma en tobillo y en región maleolar interna derechos (Lesión 35).

i) Lesiones producidas por sujetar los brazos de víctima

Infiltraciones hemorrágicas en cara externa y posterioinferior distal del brazo derecho (Lesión 36).

j) Lesiones varias

Hematoma en codo derecho a nivel del olécranon (Lesión 37).

k) Lesiones posiblemente por haber mantenido maniatada a la víctima

Infiltración hemorrágica y hematoma que rodea la región más distal, inferior, del antebrazo izquierdo (Lesión 38).

l) Lesiones por acceso carnal vía rectal y/o introducir un objeto en recto

No se puede valorar por ser muy reducida la cantidad de muestra recibida; posiblemente correspondería a esta fase un área de aspecto aparentemente hemorrágico que hay en un fragmento de ano que nos fue entregado junto al resto de la muestra.

m) Lesiones por introducción de un objeto (palo o similar) en vagina y/o posiblemente acceso carnal vía vaginal

-Hemorragia en las inmediaciones del labio mayor derecho (Lesión 39).

-Extensa infiltración hemorrágica en los tejidos del tabique rectovaginal que abarcan casi toda la longitud de la vagina (Lesión 40a).

-Hematomas perivaginales que ocupan aproximadamente una longitud de 10 centímetros y una anchura de 3 centímetros (Lesión 40b).

Se aprecian distintas tonalidades y evolución cromática en las contusiones de la espalda; de tonos medios en la lesión infraescapular; en la región lateral izquierda de la espalda, tonos claros y amarillentos y en la región del 9º espacio intercostal, tonos oscuros. Estos tonos cromáticos tienen caracteres de estar definidos más que por las intensidades de los golpes, por la distinta evolución cronológica de los mismos, de varias horas de diferencia entre unas y otras.

Sección derecha del aparato genital femenino

Figura número 62

Sección izquierda del aparato genital femenino

CONCLUSIONES

Primera.- Se efectuó la autopsia de un cadáver del sexo femenino, de talla comprendida entre 1.65 y 1.73 centímetros, de edad estimada entre 14 y 15 años, ya identificado como el cadáver de Miriam García Iborra.

Segunda.- El estado de putrefacción que presenta el cadáver es similar al de los cadáveres de Antonia Gómez Rodríguez y de Desirée Hernández Folch; teniendo en cuenta la evolución putrefactiva, el medio en que permaneció inhumado el cadáver y la época del año, el fallecimiento de Miriam García Iborra, compatiblemente se remonta a fechas próximas a su desaparición.

Tercera.- Cuando efectuamos la autopsia del cadáver de Miriam García Iborra, le faltaban ambas manos, cabeza, genitales y otros tejidos, que en gran parte nos fueron facilitados, para su estudio, meses después.

Cuarta.- Causa de la muerte: Destrucción de centros nerviosos por disparo por arma de fuego.

Quinta.- Naturaleza de la muerte: Violenta.

Sexta.- Etiología de la muerte: Homicida.

Séptima.- Con independencia de otras lesiones que pudieran haber radicado en partes blandas, que por llegar a nosotros destruidas, no han podido ser observadas, en el cadáver de Miriam García Iborra se han hallado 44 lesiones y grupos de lesiones, correspondientes a los siguientes apartados:

a) Lesión mortal: Disparo por arma de fuego cuyo proyectil penetró por la región occipital izquierda y discurrió en trayectoria de detrás hacia delante, en ángulo aproximado de 50º de izquierda a derecha y de aproximadamente 45º de abajo arriba, saliendo a través de la órbita izquierda.

b) Lesiones craneoencefálicas: Tres grupos de contusiones sufrió Miriam García Iborra en la cabeza, además del disparo de fuego antes mencionado:

b.a) Contusiones y herida contusa, producidas por golpes dados con un objeto contuso, impulsando con poca o media intensidad de fuerza.

Estas contusiones tienen aspecto de haber sido producidas para reducir, vencer la resistencia, amedrentar o acallar a la víctima, presumiblemente no produjeron su inconsciencia y aun suponiendo que pudieron haber dejado semiconsciente o inconsciente a la víctima, se pudo recuperar fácil y rápidamente.

Herida contusa situada en la región parietal posterior derecha central, que se corresponde con la transformación cromática existente en el hueso, en la región parietal derecha.

-Infiltraciones hemorrágicas en región frontal derecha anterior y en región frontal media anterior; ambas se corresponden con las transformaciones cromáticas existentes en el hueso, en la región fornal derecha que se extienden hasta el arco cigomático izquierdo, atravesando la región frontal media.

Contusión en el borde izquierdo, anterior y derecho de la mandíbula.

b.b.) Importantes traumatismos craneoencefálicos, dados con un objeto contuso y con mayor fuerza que los anteriores.

Ocasionaron al menos, como mínimo, con tres fuertes golpes dados mediante un objeto contuso:

-Fractura de la parte izquierda del frontal.

-Dehiscencia (separación) de las suturas témporo-parietal, témporo-esfenoidal y temporo-malar, todas ellas del lado izquierdo, con dehiscencia de las del arco cigomático y temporo-esfenoidal.

Estos golpes causaron a la víctima graves lesiones craneoencefálicas, estado de inconsciencia, posiblemente coma; pudieron ser de por sí mortales, aunque lo más probable es que se produjeron en una de las últimas fases y ya en coma o agonizante fue rematada la víctima con el disparo por arma de fuego.

b.c) Traumatismo en dientes

Además de la falta de varios dientes, en el cadáver de Miriam García Iborra se hallan efracciones (resquebrajamientos traumáticos) en 10 dientes y rotura de 5 alvéolos de los maxilares, que indican que Miriam García Iborra recibió al menos un fuerte golpe en la región anterior derecha de la boca y otro en el lateral izquierdo, este último puede corresponder al mismo grupo de traumatismos que ocasionaron la deshicencia del arco cigomático izquierdo; las efracciones de los dientes del lado anterior y derecho pudieron ser producidos por puñetazos o por un objeto contuso.

c) Golpes producidos con intencionalidad de hacer daño

- Contusiones en el pecho.

- Infiltraciones hemorrágicas y hematomas en región posterior del hemitórax izquierdo,situadas en régimen escapular izquierda e infraescapular.

-Hematoma en la espalda a nivel del 9º espacio intercostal izquierdo.

-Infiltraciones hemorrágicas y hematomas en el dorso del hemitórax derecho a nivel de la 9ª a 11ª costillas.

d) Lesiones producidas por fuertes golpes dados en el abdomen o por aplastamiento del mismo.

- Dos infiltraciones hemorrágicas en peritoneo y en mesenterio.

-Infiltraciones hemorrágicas y hematomas de 3 x 1 centímetros en yeyuno (intestino delgado).

e) Lesiones de naturaleza probablemente sádica

Las siguientes lesiones pudieron haber sido producidas guiado el autor por intencionalidad sádica, producidas por golpes con una barra, un palo u objeto contuso parecido.

Infiltraciones hemorrágicas en la piel de la región lateral izquierda superior de la cadera izquierda y en cuadrante superoexterno del glúteo izquierdo.

Infiltraciones hemorrágicas en región posterior y lateral externa del muslo izquierdo.

Hematomas e infiltraciones hemorrágicas a nivel del trocánter y región lateral externa de la cadera izquierda que en forma de Y se extiende hacia la región anterior y lateral del muslo izquierdo.

Hematoma en cuadrante inferointerno de cadera derecha, rodeado de una infiltración hemorrágica que llega hasta la musculatura en la región media posterior e interna del glúteo derecho y parte craneal (superior) posterior del muslo derecho.

f) Lesiones por separar el agresor los muslos de la víctima oponiendo ésta resistencia

Hematomas e infiltraciones hemorrágicas en cara interna de ambos muslos, y, posiblemente, las siguientes:

Infiltración hemorrágica en cara anterior del tercio superior del muslo izquierdo.

Hematoma e infiltración hemorrágica en la piel de la región posterior y lateral externa del muslo derecho.

Hematoma e infiltración hemorrágica en tercio medio cara externa del muslo derecho.

g) Lesiones probablemente producidas por tratar de liberarse la víctima de un agresor echado encima de ella, en posición similar a la que se tendría para realizar acceso carnal vía vaginal.

Infiltraciones hemorrágicas en la piel de la espalda a nivel de las apófisis espinosas de la 2ª-3ª vértebras dorsales y abrasiones en región sacra.

H) Lesiones por sujetar un agresor los miembros inferiores de la víctima, para facilitar el acceso carnal a otra persona

Hematomas e infiltraciones hemorrágicas en la cara anterior y lateral de la rodilla izquierda. Infiltraciones hemorrágicas en los dos tercios medio y distal de la pierna y tobillo izquierdos.

Infiltraciones hemorrágicas y hematomas en tercio distal (cerca de tobillos) de la pierna derecha, hematoma en tobillo y en región maleolar interna derechos.

i) Lesiones producidas por sujetar los brazos de la víctima

Infiltraciones hemorrágicas en cara externa y posteroinferior distal del brazo derecho.

j) Lesiones varias

Hematoma en codo derecho a nivel del olécranon.

k) Lesiones verosímilmente por haber mantenido maniatada a la víctima

Infiltración hemorrágica y hematoma que rodea la región más distal (hacia las muñecas) del antebrazo izquierdo.

l) Lesiones por posible acceso carnal vía rectal y/o introducir un objeto en recto

No se pueden valorar por ser muy reducida la cantidad de muestra recibida; no obstante correspondería, con el aspecto aparentemente hemorrágico que hay en un fragmento de ano que nos fue entregado junto a las demás muestras.

m) Lesiones por introducción de un objeto (palo o similar) en vagina y/o posible acceso carnal vía vaginal

-Hemorragia en las inmediaciones del labio mayor derecho; extensa infiltración hemorrágica en los tejidos del tabique rectovaginal que abarcan casi toda la longitud de la vagina y hematomas perivaginales.

Octava.- La víctima estaba viva, probablemente en coma o agonizante, cuando recibió el disparo por arma de fuego.

Novena.- En el antebrazo izquierdo se hallan señales de haber estado maniatada la víctima.

Décima.- Se hallaron pelos de cabeza que no son de ninguna de las tres víctimas y que pueden corresponder a tres agresores; un pelo es un fragmento de quien denominamos sujeto A; otros dos son de sujetos C y B.

Además hay pelos del pubis, que denominamos sujetos Y y X que pueden ser de algunos de los sujetos A, B, o C, o de otra persona.

Decimoprimera.- En los pelos correspondientes a los sujetos A y C no puede determinarse el DNA por n tener bulbo, precisamos al menos seis pelos de cada sospechoso, a fin de cotejarlos y establecer su identidad.

En otros pelos (sujetos B e Y) se puede determinar el DNA y es necesario disponer de sangre de sospechosos con fines de identificación.

RECONSTRUCCIÓN GLOBAL DEL SUCESO

Efectuamos unas sucintas y esquemáticas consideraciones respecto al desarrollo de las principales etapas del suceso, teniendo en cuenta los hallazgos lesivos en los cadáveres de Antonia Gómez Rodríguez, Desirée Hernández Folch y Miriam García Iborra y contemplando en conjunto, en virtud de que desaparecieron a la vez y de las circunstancias del hallazgo de sus cadáveres. Sin que, dadas las alteraciones de la putrefacción, el orden de producción lesivo sea necesariamente el que se expone en las figuras siguientes, estimamos que sí se produjeron las etapas que se ilustran en las figuras números 4.1 a 4.23.