¿DOS TONTOS MUY TONTOS?
por No hay quien se lo trague


No hay quien se lo trague.

2 individuos secuestrando a 3 niñas.

Un coche de 2 puertas.

Un coche pequeño.

Un coche de chasis bajo por carreteras forestales.

Un lugar inhóspito sin luz ni agua.

Un presunto lugar del crimen sin manchas de sangre.

Unos colchones sin restos de sangre.

Un suelo sin huellas.

Una mañana se encuentran los cuerpos semienterrados.

Unos apicultores las encuentran con una coartada complicada.

Un papel que lleva hasta el presunto asesino.

Un presunto asesino que nunca apareció.

Un presunto asesino sádico, superlisto y superhombre: SuperAnglés.

SupeAanglés: un mito creado para suplir la ausencia de investigación.

Y la falta de vergüenza.

Un presunto cómplice que se detuvo.

O quien se dejó detener.

Un presunto cómplice que canta lo que le interesa.

O lo que le dictan.

Un cante que interesa porque se da por bueno.

No se comprueba nada. Igual da 3 que 33.

Que si el que disparó a las niñas fue superanglés.

¿Por qué tuvo que ser Anglés?

Es que lo dice Ricart.

Y lo que dice Ricart va a misa.

Todo el mundo se queda con la copla popular: Ricart cometió una única violación y el fugado Anglés es el verdadero asesino, torturador y sádico. Y ya sabemos que él mató a las niñas. Palabra de Ricart. Palabra de Ley.

Es el cuento de Alcàsser.

Es la verdad oficial.

Palabra de Ricart, palabra de Ley.

Mientras los cuerpos escupen su verdad: pelos de 7 individuos y ninguno es Ricart, torturas y objetos rituales, sangre ninguna y dolor, mucho dolor como objetivo.

¿Quien miente? ¿la verdad oficial o los cuerpos?.

Mientras, la inteligencia del fiscal Beltrán de vacaciones.

Palabra de Beltrán: "Puede haber otros, pero Ricart y Anglés seguro que fueron", palabra de Fiscal Jefe, palabra de quien nada hace por buscar a esos otros, palabra de quien se dice ofendido cada vez que se cuestiona su trabajo. ¿Trabajo sucio?. Este es el sino de Beltrán.

Otro listo. Pero no tanto. La perspicacia de Oleaque vencida por la palabra de Ricart. "Yo conocí a Anglés. Es un superviviente. Le creo capaz de hacerlo". Oleaque defiende el mito de SuperAnglés. "Anglés es como Alien". Oleaque y el mito de la bestia. Una bestia que tiene que existir para aceptar la brutalidad de la verdad mostrada por los cuerpos. "Anglés se bastó a si mismo para hacerlo". Lo mismo dijo Ricart. Curioso. Oleaque traga las ruedas de molino de Ricart y quiere que los demás aceptemos su juguete SuperAnglés. "Este crimen fue cometido por un único sádico: Anglés". Ricart se libra. Pero para justificar tal proeza conviene antes atribuir grandes facultades físicas y mentales al único asesino. Se crea el mito. El mito lo puede todo. Cualquier mito lo puede todo. Este es el sino de Oleaque.

Oleaque cree el cuento de Ricart. Y le basta. Pero no lo dice. Su guión es su conocimiento biográfico de Anglés. Sin embargo su libro está plagado del relato de Ricart. ¿Oleaque se acordó de pagar el copyright al verdadero autor de su libro, Ricart?. ¿Repartirá con Ricart los premios a su libro?.

Beltrán y Oleaque ¿tontos o se lo hacen?.

 

Volver