Sr. D. Enrique Beltrán Ballester

Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana

Palacio de Justicia, s/n

46071 Valencia

Sr. Enrique Beltrán,

No nos conocemos y quizas nunca más vuelva a saber de nosotros. Le enviamos esta carta a la dirección donde ejerce públicamente sus labores como Fiscal Jefe, aunque también podríamos hacerla llegar a su domicilio particular, pero no ha lugar porque no pretendemos atemorizarle ni espiarle ni nada parecido. Tan sólo nos mueve la búsqueda de la verdad, algo complicado en los tiempos que corren.

Le escribimos con el ánimo de denunciar un delito que se está cometiendo en Valencia, y más concretamente en un pueblo, Catarroja. Somos un colectivo de personas que nunca nos creímos la versión oficial del caso Alcàsser, algo en lo que usted tuvo algo o mucho que ver. En su momento entendimos que desde su papel de Fiscal y por tanto de acusador público debía hacer lo que hizo: acusar al único detenido-acusado del triple crimen, Miquel Ricart. Ahora bien, lo que nos pareció excesivo por su parte fue la defensa a ultranza y sin fisuras de la versión dada por el Ministerio del Interior. Concretamente, el episodio del famoso "papelito" a nombre de Antonio Anglés encontrado en la fosa junto a los cuerpos sin vida de las niñas de Alcàsser.

Desde aquél instante supimos que usted se había sobrepasado en su papel de acusador para representar al mismísimo Ministerio del Interior. Eso nos dolió en nuestra propia dignidad de valencianos que somos, porque, comprenderá usted, no es de recibo argumentar semejante cosa sino es a costa de hacer pasar por idiotas, estúpidos y gilipollas a la mayoría de valencianos. Eso, entendimos, era un insulto a nuestra inteligencia: żacaso nunca se preguntó honestamente quién colocó el "papelito" de Anglés de manera tan intencionada y torticera?. Nos cuesta creer que usted no se lo preguntase. Si queremos dejar a salvo su honor e inteligencia tan sólo nos queda sospechar que usted recibió presiones inexorables que jamás podrá contar. Por eso, al menos en lo que respecta a Catarroja, Alcàsser, Albal, Silla, Alfafar y Benetusser, pueblos de donde somos, a usted le consideramos persona "non grata", por lo menos mientras no cuente lo que en realidad ocurrió. żO, acaso es un "Secreto de Estado" que debe callar?.

Hace unos pocos días, el 21 de Mayo de 2000, le hicieron una amplia entrevista a dos páginas en la edición de Valencia del periódico El Mundo. El tono de la misma era muy amable, demasiado tal vez. Nos sorprendió que usted declarase que "el caso Alcàsser me hizo llorar". La pregunta que nos hacemos es si ese "lloro" fue a causa de un sentimiento humano o a causa de las "piedras de molino" que altas instancias del Estado le hicieron "tragar". żLo sabremos algún día?. Confiamos en que usted no sea tan cínico de disfrazar bajo un noble sentimiento humano una razón de Estado.

Pero no se enfade, creemos que como persona y ser humano le hacemos un favor. Esa es la grandeza de la crítica: sólo los que son muy sinceros y duros con uno son los que realmente nos aman, pues nos permiten conocernos mejor. Usted debe conocer el daño que se ha hecho a sí mismo aceptando un papel que, a más de deshonesto, le venía demasiado grande. Y, como muestra de que no le damos por perdido para la causa de la Justicia hemos decidido que sea usted el primero en recibir esta información sobre un delito que se está cometiendo en nuestra Comunidad, delito que acontinuación detallamos:

Hemos contrastado con fuentes seguras, tanto del Ministerio del Interior como de la Agencia Tributaria en Valencia, como en Bancaja, que Neusa Martins Diaz, madre del perseguido por la Justicia española, Antonio Anglés Martins, sospechoso del asesinato de las niñas de Alcàsser, cobra mensualmente una transferencia directa del Banco de España a su cuenta en Bancaja de alrededor de un millón de pesetas. Dichos importes los ha venido cobrando regularmente, al menos, desde 1997. Hoy en día, sabemos, sigue cobrando puntualmente dicha asignación. No sabemos de leyes más que las de la lógica y el sentido común y esto no es lógico ni común.

Pero, lo más sorprendente, y aquí si que creemos que entramos en el terreno del delito y más concretamente del delito fiscal, es que Neusa Martins no ha declarado nunca a la Hacienda Pública dichos ingresos. Pero, aún hay más, sabemos por contactos en la propia Agencia Tributaria, que desde la dirección de la Agencia se paralizó entre Mayo-Junio de 1999 un expediente de un funcionario que intentó llevar adelante una inspección fiscal contra Neusa Martins a causa de éstos ingresos atípicos y no declarados (incluido un importante incremento patrimonial debido a una nueva casa que se compró, al contado y sin mediar la venta de la casa anterior, en Catarroja el año 1998 por un importe superior a los 14 millones de pesetas). Tenemos información precisa sobre esto y algunas cosas más sobre los Anglés, cosas que no hacemos públicas por deferencia a los funcionarios que nos la hicieron llegar. No obstante, si llegado el momento tanto usted como el propio Fiscal Anticorrupción se inhiben haremos llegar esta denuncia a otras instancias, incluidas las europeas.

Creemos que ahora le toca el turno a usted como Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad. Actúe, póngase en marcha y comience a llamar a capítulo a los responsables del Ministerio del Interior y de la Agencia Tributaria que consienten un delito fiscal de esa magnitud. Y no sólo fiscal: ante la opinión pública esto es un verdadero escándalo porque, ża qué santo cobra Neusa Martins, madre del asesino o presunto asesino más buscado de éste país?, o, żacaso se le paga para que tenga la boca cerrada, como su hija, Kelly Anglés?.

Además, tenemos la sospecha de que semejantes prácticas se llevan a cabo con Miquel Ricart y su entorno familiar. Creemos que esto es de tal gravedad que exige una acción inmediata por parte de la Justicia para aclarar las razones y motivos que expliquen estos pagos amparados por un Gobierno y un Ministerio del Interior que dice buscar a un peligroso asesino desde hace más de siete años y a la vez financia con nocturnidad y alevosía a los familiares del asesino. Esperemos ahora que desde el Ministeror no intenten camuflar esos espectaculares ingresos cediendo un décimo de Lotería premiado a los Anglés. El escándalo aún sería mayor.

Sr. Beltrán, estará con nosotros en que algo huele mal en este caso.

Considere ésta carta como una denuncia. Si usted se inhibe de actuar lo pondremos en conocimiento del Fiscal Anticorrupción para que persiga éste delito que usted no se atreve a perseguir. Pero haremos algo más: pondremos también en conocimiento del Fiscal General del Estado, del Consejo Fiscal y de las Asociaciones de Fiscales su actitud de falta de colaboración con la Justicia. Y, evidentemente, también a los medios de comunicación y en Internet.

Ahora, usted tiene la palabra.

El Palleter

Colectivo en lucha por la verdad del caso Alcàsser.