DE CONTRASENTIDOS
por AnglésManiaco


“Cada vez que veo a mi hija de 14 años y a mi sobrina pienso en vuestras niñas y más me doy cuenta de vuestro sufrimiento (...) han encontrado en la presidencia del Gobierno calor humano y sensibilidad”.
FELIPE GONZÁLEZ durante la desaparición de las niñas. Evidentemente se ha visto todo el apoyo del gobierno, sí.

“Si ves a Antonio, dile que se vaya de aquí, que se vaya muy lejos”.
MIGUEL RICART a Enrique Anglés tras abandonar este último las dependencias de la G.Civil al probarse su inocencia. Evidentemente Antonio se ha ido muy lejos, sí.

“Algunos tendrán que desdecirse cuando se levante el secreto sumarial. Se han dicho muchas tonterías”.
JOSÉ LUIS CORCUERA en su salsa. Evidentemente, tras el levantamiento del secreto sumarial todo ha quedado cristalino y transparante, sí.

“Los experimentos se hacen con gaseosa”.
JOSÉ LUIS CORCUERA en referencia a la concesión de permisos penitenciarios como el de Anglés, criticando la actuación del Poder Judicial. En lo que no se fijó el señor Ministro es que el permiso de Anglés contó con el visto bueno de la Junta de Régimen y Administración del centro penitenciario de Valencia, el cual es un organismo dependiente del Ministerio de Justicia, por lo que el Juez representante del Poder Judicial tan solo tuvo que dar el visto bueno al ver que todos los informes eran favorables al reo.Por tanto el error de base (en caso de buscar "culpables") estaría en el seno del Poder Ejecutivo y no en el Judicial. Evidentemente el señor ministro, desde su posición, hablaba con conocimiento de causa, sí.

“Hay pruebas suficientes para codenar a Miguel Ricart”.
ENRIQUE BELTRÁN. Evidentemente su acusación despejó cualquier duda existente respecto a la culpabilidad de Ricart, sí.

“Estaría por ahí drogándome o robando”.
MAURICIO ANGLÉS con total descaro en el juicio, a la pregunta de cual era su coartada para el viernes 13 de noviembre. Evidentemente quedó comprobada su no-participación, sí.

“En el Caso Alcácer, la inspección ocular se hizo con el suficiente rigor como para dar base a una condena”.
AGUSTÍN MILLÁN durante un seminario de investigación criminal. Evidentemente la condena se fundamenta en la rigurosa y exitosa inspección ocular, claro ejemplo de cómo proceder en el escenario de un crimen, sí.

“Hay un deseo de enturbiar el proceso”.
ASOCIACIÓN CLARA CAMPOAMOR, criticando las peticiones de anulación por parte de la Acusación Particular, la cual desea que se reabran las investigaciones y se aclaren ciertos puntos. Si somos estrictos con la palabra “enturbiar”, hablamos de un deseo de oscurecer y quitar transparencia a algo. Pues yo creo que la Acusación Particular pretendía precisamente lo contrario: clarificar al máximo la implicación de Ricart y de terceras personas. Buscar la verdad. Evidentemente, todas las restantes partes personadas en la causa tenían el objetivo de esclarecer al máximo todo el caso sacando la verdad, y de “enturbiar” lo más mínimo, sí.

“Las investigaciones del Sumario B deberán estar fundamentadas con especial consideración mientras la sentencia no sea firme”.
TRIBUNAL DE LA AUDIENCIA DE VALENCIA. Naturalmente que se fundamentarían las investigaciones, pero hay un pequeño problema, sin investigaciones no hay “fundamentación posterior”. Evidentemente el “Sumario B” iba ser la herramienta definitiva para acabar de cerrar el caso, sí.

“Hoy no he tomado mi dosis diaria de metadona, me falta claridad”.
ROBERTO ANGLÉS justificando su amnesia en el juicio, que le impidió dar respuesta a varias preguntas clave. Sin embargo sí que se acordó de todas las torturas a las que su hermano Antonio sometía a la familia, entre otras cosas. Evidentemente la memoria de Roberto no fue selectiva, sí.

“No quiero dar la impresión de que se intenta ocultar la verdad”.
ENRIQUE BELTRÁN tras no oponerse a que López-Almansa pidiera un par de minutos para hablar con Ricart, sin interrumpir ni paralizar el juicio que en esos momentos seguía discurriendo en la Audiencia, cuando estaba declarando Santiago Ibáñez. Normalmente esta circunstancia sólo se contempla en los procesos con jurado, pero Ricart finalmente pudo hablar con su representante sin la oposición del fiscal. Qué loable el gesto del acusador público, lástima que ese afán por la verdad no lo tuviese durante toda la instrucción, a tenor de su afán por celebrar el juicio con la máxima celeridad, descartando en un primer momento el análisis de varios vellos. Evidentemente ese fue un gesto que probaba su mayúsculo afán por esclarecer lo que pasó en Alcácer, sí.

“Puede ser, puede ser”.
MAURICIO ANGLÉS, tras ser neutralizado en Villamarchante y puesto en libertad, contestando con socarronería a la pregunta de si sabía algo que todavía no había dicho. Evidentemente no hay que hacerle mucho caso, pues no es más que un niño travieso que casualmente andaba merodeando por el lugar donde también casualmente se decía que andaba Anglés refugiado, sí.

Contrasentidos van, contrasentidos vienen...

 

Volver