Carta Num. 8: ¿DONDE ESTA ANTONIO ANGLES?


"No lo sé. No me atrevo ni a opinar", dijo Enrique Beltrán, fiscal jefe del TSJ de la Comunidad Valenciana, en una reciente entrevista en el diario El Mundo (21 de Mayo de 2000, edición de Valencia)... ¡¡vaya, vaya, que bien tiene de aprendida la lección el señor Beltrán!!.

El tono de la entrevista al sr. Beltrán era muy amigable, muy "ligth", como corresponde a quien tiene poder y no se le puede poner "en un aprieto"... ¡¡qué condescendencia la de Pedro J. con los poderes fácticos del Estado!!. Sin embargo, nosotros en cambio sí que podemos contestar a esa pregunta, indirectamente, y poner "en un aprieto" al sr. Beltrán.

¿Qué dónde está Antonio Anglés?. Pues nosotros tampoco sabemos la respuesta, no vayan a creer que somos adivinos... pero desde luego no nos creemos el cuento de los sres. Cotino y Fluxá de que Anglés se murió en Irlanda... todo es otro cuento para marear la perdiz y para ponerse la venda antes de la herida (de hecho Cotino no ha vuelto a insistir y Fluxá ha dimitido sin pena ni gloria... ¿tal vez arrepentido por las mentiras de Estado en relación al caso Alcàsser?). Sabemos que no es cierta la versión del sr. Cotino sobre sus reuniones con responsables de la Garda (policia Irlandesa) en verano del 99 para averiguar el paradero de Anglés. Nunca hubo esa petición formal ni verbal. Ahí mintió tanto Interviú como el propio Cotino.

Eso es rotundamente falso. Lo que sí pidió el sr. Cotino es que le avisaran las autoridades policiales irlandesas cuando encontrasen restos humanos sin identificar... ¿para qué?, preguntaron desconcertados los irlandeses por tan inusual petición... "no comment" contestó nuestro opusdeista director de la policia en un amago de nadar y guardar la ropa. Así, sabemos, hay unos huesos en Madrid esperando a ser analizados y contrastado su ADN con el de Neusa Martins... pero como las mentiras tienen que tener su propio "tempo" imaginamos que en el Ministerio del Interior están maquinando como vendernos la moto esta vez... por enésima vez... ¿se atreverán a mentirnos en algo científicamente contrastable y por lo tanto refutable?. Esperamos que no, pero la "patata caliente" no debe ser del agrado ni de Oreja ni de Aznar, por eso en el Ministerio (lo sabemos) están en una estrategia de "laissez-passer".

Así que no sabemos dónde está Antonio Anglés, pero en cambio sabemos otras cosas... por ejemplo, qué personas y/o instituciones saben dónde puede estar, comenzando por su familia:

1. Kelly Anglés, su hermana y quizá Neusa Martins, su madre. En Catarroja y en Alcàsser estamos al cabo de la calle de que saben más de lo que aparentan. De ambas dos sabemos algunas cosas, entre otras, que no dijeron la verdad sobre lo que sucedió en su anterior casa durante el registro del 27 de Enero de 1993. La principal: que Antonio no estaba en casa cuando llamó la Guardia Civil. Durante mucho tiempo mantuvieron la versión de que Antonio se había escapado por la ventana, dándo así pábulo a la "tocata y fuga" de Antonio, más hiperrealista que real... mejor dicho, más "inventada" por el Ministerio de Interior que realmente sucedida. Ellas, Kelly y Neusa simplemente dijeron lo que les habían dicho que dijeran... y por eso, aún hoy, se les recompensa ampliamente con unas transferencias mensuales del Banco de España con cargo a los presupuestos del Ministerio del Interior, o sea, de los denostados fondos reservados (sabemos eso y algo más que vamos a poner en conocimiento primero del sr. Beltrán para darle una última oportunidad... y si no actúa, como es de esperar, entonces lo pondremos en conocimiento del fiscal anticorrupción o de la Audiencia Nacional).

2. Los responsables del Ministerio del Interior, de entonces y de ahora, por supuesto... porque de los "pocos" secretos de Estado que comunicó Belloch a Mayor Oreja en su reunión de traspaso de poderes en Mayo de 1996 figuraba en destacado lugar el caso Alcàsser... así, desde Corcuera, Vera, Roldán... hasta Mayor Oreja, Fluxá, Valdivielso, Cotino... y, por supuesto sus presidentes respectivos, González y Aznar y las "altas esferas" del Estado, saben más de lo que dicen... ¿por qué lo afirmamos con tanta rotundidad?. En parte porque lo sabemos por fuentes seguras y porque nunca fue creíble que un presunto fugado como Antonio Anglés, allí por donde pasara dejara un curioso rastro demasiado intencionado (el presunto fugado hablaba de sí mismo, dejaba fotos de sí mismo y hasta dinero allí por donde pasaba.... pero ninguna huella... muy curioso, ¿no?) como para dar a entender a terceros, o mejor dicho, a los "pardillos" o se dejan pasar como tales como el sr. Beltrán y su famoso papelito, que se trataba efectivamente de él... pero, ¿era él?.

En realidad hoy sabemos por fuentes seguras, que todo fue un montaje orquestado por el Ministerio del Interior con Rafael Vera al frente (y con la probable colaboración del Cesid), para "simular" ante la opinión pública que Antonio Anglés se había fugado... hasta desaparecer de la faz de la Tierra... pero, ¿a quién quieren engañar estos manipuladores de tres al cuarto?.

Aunque algunos lo dábamos por muerto, a raíz de la carta que recibimos pensamos que Antonio Anglés está "vivito y coleando" en algún lugar seguro y a costa de los fondos reservados... es decir, de nuestros impuestos. Otro tanto podríamos decir de Miquel Ricart, nuestro particular "prisionero de Zenda", preso por razones de Estado en la cárcel de Herrera de la Mancha y al que tenemos el ojo puesto para el momento en el que aflore el dinero que sabemos le paga el Ministerio del Interior por hacer el paripé y quedarse callado.

Entendemos que los señores a cargo de la "Seguridad Nacional" (y no sólo ellos, también muchos otros "ciudadanos responsables") hagan como los monos del cuento: no ver, no escuchar y no hablar... suponemos que para "no meter la pata". Seguramente esa es la consigna refleja que tienen aprendida para los asuntos que caen en la definición de "Secreto de Estado"... y el caso Alcàsser lo es, lo sabemos.

Ya ven, no sabemos dónde está Antonio Anglés, pero si que sabemos con bastante seguridad quién lo sabe. Ahora tan sólo hay que esperar a que se les caiga la cara de vergüenza y nos cuenten la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad... (no somos tan ingenuos y pardillos como el sr. Beltrán, así que sabemos que eso no sucederá tan fácilmente, por ello instamos a los medios de comunicación a que hagan llegar estos mensajes a la opinión pública)... y como eso tampoco sucederá con facilidad porque la mayoría de medios están subvencionados por el Estado, entonces, amigo, sólo quedas tú y tu simple pero necesaria capacidad de "propagación" (eso que los liberales llaman "sociedad civil") y, por qué no, de "subversión", o sea, de "versión de los de abajo" para ver si se enteran los que mandan de que no todo el mundo es zoquete y manipulable con el fútbol y "el gran hermano".

P.D. Pregunta con mala leche: sí la cúpula del Ministerio del Interior sabe realmente donde está Antonio Anglés y a la vez la Justicia tiene una órden internacional de búsqueda y captura y a la vez Interpol lo busca y a la vez en todas las comisarías figura su foto estilo "wanted... se busca"... ¿no estará cometiendo el sr. ministro Mayor Oreja y todo su séquito un delito de falta de colaboración con la Justicia a más de una tomadura de pelo a la Interpol y a los ciudadanos?.

 

Volver