Carta Num. 34: CARTA ABIERTA A LOS ASESINOS DE LAS NIŅAS DE ALCĀSSER


Sres. Asesinos de las niñas de Alcàsser:

Hace 10 años ustedes cometieron un crimen. Ustedes asesinaron a tres niñas valencianas, de Alcàsser: Desirée, Toñi y Miriam.

Ese crimen quedó sin castigo porque ustedes y sus amigos ocupaban y siguen ocupando altas responsabilidades del ESTADO ESPAÑOL.

Ustedes contaban con la ayuda de las CLOACAS DEL ESTADO para tapar el crimen y las pruebas que los incriminaban y en su lugar pusieron a dos peleles a los que pagaron lo que nunca hubieran ganado en varias vidas.

Ustedes contaban con la ayuda de un SISTEMA JUDICIAL OBSOLETO que se creyó aquello del papelito y la confesión de un mentiroso robaperas.

Ustedes, la irresponsabilidad de ustedes y de sus acólitos, crearon una fenomenal confusión y perplejidad en la OPINIÓN PÚBLICA QUE NO SE CREYÓ NI SIGUE CREYENDO LA VERDAD OFICIAL DEL CASO.

A 10 años del crimen, sus MEDIOS DE INFORMACIÓN APESEBRADOS y OTROS OPORTUNISTAS están intentando el MÁS DE LO MISMO que saben que no funcionó entonces, ni ahora funcionará, porque el pueblo puede ser pobre, inculto, pero JAMÁS PERDERÁ SU SENTIDO COMÚN NI SU CONTACTO CON LA REALIDAD COTIDIANA QUE USTEDES NO TIENEN, UNA REALIDAD COTIDIANA QUE INTUYE QUE AQUEL FAMOSO PAPELITO NO SE ENCONTRÓ POR CASUALIDAD Y QUE LA CONFESIÓN DEL ROBAPERAS ESTABA AMAÑADA PARA MINIMIZAR SU PARTICIPACIÓN A CAMBIO DE MAXIMIZAR LA CULPABILIDAD DEL DESAPARECIDO. Eso lo sabe el pueblo sin necesidad de ir a estudiar a Salamanca. Es sentido común. Y el sentido común del pueblo es más fuerte que toda su artillería mediática y sus presuntos periodistas de investigación de pensamiento único.

DECIR LA VERDAD sería la salida más digna y honorable para DEVOLVER LA VERDAD ROBADA AL PUEBLO Y LA PAZ A LOS PADRES DE LAS NIÑAS, pero, ustedes optarán por guardar silencio y esperarán a que pase esta aniversario y el pueblo olvide. PERO EL PUEBLO NO OLVIDA ESTA CLASE DE CRIMENES.

Seguramente el castigo por aquel crimen nunca llegue a rozarles la piel, pero, confiamos que en lo que pueda quedar de su conciencia quede algún atisbo que discrimine el bien del mal y que ese gérmen, por pequeño que sea, les impida descansar en paz por el resto de sus días.

No obstante, cabe una salida digna a esa diaria tortura de sus mentes y espíritus. Cuando ni la ley les puede alcanzar ni castigar por su crimen, SÓLO QUEDA UNA SALIDA DIGNA PARA DEVOLVER AL PUEBLO LA VERDAD ROBADA, DESCANSAR EN PAZ Y CON HONOR: EL SUICIDIO.


DECIR LA VERDAD O EL SUICIDIO. USTEDES ELIGEN.


Atentamente,

El Palleter

Colectivo en lucha por la verdad del caso Alcàsser

 

Volver