Carta Num. 15: ¿CÓMO SECUESTRARON A LAS NIÑAS DE ALCÀSSER?




Algunas personas están escandalizadas con nuestra con última carta (14), aunque no con nosotros, sino con la Justicia. ¿El motivo?. Se sorprenden con el hecho (cierto y contrastable) de que en la instrucción del Sumario por el caso Alcàsser no se procediera como es habitual en otros casos de asesinato: la reconstrucción de los hechos. ¿Por qué?. Esa es una pregunta que no podemos responder nosotros. Es una pregunta que debería responder el sr. Beltrán, fiscal jefe del TSJ de la Comunidad Valenciana, o el sr. Bort, juez instructor del caso, o en su defecto, los miembros de la policía judicial, aunque la decisión no corresponde a ellos, por supuesto. Fernando García, padre de una de las niñas asesinadas lo dijo en una ocasión: "El Sumario del caso Alcàsser está para tapar más que para descubrir". Así nos encontramos, casi ocho años después de encontradas las niñas e "identificados" los presuntos asesinos, que el relato de uno de ellos, Miguel Ricart, es la base, el fundamento del Sumario... pero jamás se intentó verificar "sobre el terreno" que sus afirmaciones eran plausibles... desde luego si es así como funciona la Justicia en España, ¿con qué legitimidad moral vamos a juzgar casos de otros países de mayor tradición democrática?.

Volvamos a Picassent. Según el Sumario, las niñas hicieron autostop en Alcàsser y fueron en el coche de un matrimonio que les dejaron en la gasolinera de Campsa que hay a la entrada de Picassent. Desde esa gasolinera hasta la discoteca hay exactamente 1450 metros (1)... aunque el trayecto más "inquietante" son los últimos 400 metros, los que separan el límite de Picassent y la discoteca: un trayecto, aún hoy, totalmente oscuro, tanto a izquierda como a derecha, un auténtico "túnel" a cielo abierto. Lo más curioso es que en el Sumario no figura este elemental hecho.

Si el secuestro fue intencionado como creemos que fue, debió estar mínimamente planificado. Creemos que la respuesta está en esos últimos 400 metros. Si alguien quisiera secuestrar a unas niñas el lugar se presta a una verdadera emboscada: tanto si las niñas fueron por la izquierda como por la derecha, los secuestradores tenían un amplio margen de maniobra para hacerlo, tan sólo debían esperar a que en ese momento no circulara ningún vehículo. ¿Qué hacemos con el testimonio de la sra. Dolores Badal, vecina de Picassent y que inicialmente sirvió de excusa para detener a Miguel Ricart por el hecho de que el coche de Ricart era del mismo color que vió la sra. Badal (pero, ¡¡ojo!! no del mismo tamaño porque la sra. Badal testimonia un coche de cuatro puertas no de dos como el de Ricart)?.

El testimonio de la sra. Badal es interesante, pero se presta a algún equívoco. Si la versión oficial hubiera llevado hasta sus últimas consecuencias la versión de la sra. Badal, ahora estaríamos hablando de cuatro asesinos y un coche blanco de cuatro puertas... cosa que difiere notablemente de la propia versión oficial que, recordemos, defiende dos asesinos en un coche de dos puertas. Quizá por ello en el juicio oral el fiscal jefe sr. Beltrán estuvo tan agresivo con la sra. Badal que se mantuvo en sus trece. Así nos encontramos con una contradicción: inicialmente el testimonio de la sra. Badal sirvió como ariete de la policía contra Miguel Ricart... pero después se dieron cuenta que el testimonio contradecía la propia versión oficial... por eso dieron marcha atrás. Por eso la sentencia deja sin responder la pregunta: ¿con qué vehículo secuestraron a las niñas de Alcàsser?. Si hemos de creer a Miguel Ricart fue en su coche, un Opel Corsa de dos puertas.

Pero no es eso lo que vió la sra. Badal (un coche de cuatro puertas con cuatro individuos dentro). Si hemos de creer a Miguel Ricart las niñas subieron sin que Antonio Anglés ni él se movieran de sus asientos... algo difícil de creer en un coche de dos puertas... ¿por qué?. Porque en su momento esa era la única manera de que encajara lo que vió la sra. Badal: nadie bajó del coche para que subieran las niñas. Por eso el sr. Beltrán arremetió contra el testimonio de la sra. Badal, porque en el fondo era una "carga de profundidad" contra la versión oficial. Pero eso creó un problema adicional, dejó sin contestar la pregunta clave: ¿con qué vehículo secuestraron a las niñas de Alcàsser?.

¿Qué pensamos nosotros?. Nosotros creemos, a partir de nuestra propia "investigación de campo" tanto en Picassent como en Llombai, que existen dos alternativas: Si existió un mínimo de planificación en los secuestradores, entonces la respuesta está en esos últimos 400 metros que separan la salida de Picassent de la discoteca "Coolor" (ahora "Elektra")... y ahí podría encajar la hipótesis de la furgoneta que mencionamos en nuestra carta anterior. Si por el contrario el encuentro con las niñas fue fortuito y fruto de la casualidad, entonces podría encajar el testimonio de la sra. Badal. Pero, y eso es lo importante, en cualquiera de los dos supuestos la versión oficial no encaja.

Sin abandonar totalmente el testimonio de la sra. Badal, a la que apreciamos mucho por su entereza en el juicio, nuestra posición está más cerca de la premeditación de los secuestradores: es más sencillo esperar en la oscuridad que circular en coche arriba y abajo con la esperanza de encontrar unas niñas haciendo auto-stop... cosa que, además, no parece encajar con la costumbre de las niñas de Alcàsser al decir de la cuarta niña que se salvó por estar enferma ese día. Quizá lo más sorprendente de nuestra posición es que en el Sumario nunca se planteó esa posibilidad de puro sentido común... cosa nada sorprendente en un Sumario donde nada tiene sentido... porque está alejado de la realidad.

En una próxima carta comentaremos algunos de los aspectos más oscuros de la investigación y del propio "relato" de Miguel Ricart en relación al paraje de La Romana, en el término de Catadau-Llombai... y, además, expondremos nuestro particular experimento de dejar a la intemperie unos trozos de papel correspondientes a una cuartilla durante varias semanas, para intentar reproducir la versión oficial sobre el "hallazgo casual" del famoso papelito a nombre de uno de los hermanos de Antonio Anglés... ya os contaremos el resultado de un experimento que jamás se le ocurrió realizar a la policía, ni al fiscal ni por supuesto al juez instructor... quizá porque ninguno de ellos estaba por la labor de "echarse piedras sobre el propio tejado".


(1) Diagrama y Distancias aproximadas:

A-------------b1--B--b2---X---C--------D----------E

A = Gasolinera Campsa

b1 = Comienzo del Parque (en sentido A->E)
B = Centro del Parque
b2 = Final del Parque (en sentido A->E)
C = Paso a nivel de la vía del Tren de cercanías
D = Salida del pueblo de Picassent
E = Discoteca Coolor (ahora se llama "La Galería")

X = Lugar intermedio entre el final del Parque y la vía del tren (Punto Hipotético según la primera versión oficial basado en el testimonio de la Sra. Badal)

Distancias

A-E = 1450 metros (distancia total)

A-b1 = 350 de Gasolinera a comienzo Parque
A-B = 450 metros de Gasolinera a mitad del Parque
A-b2 = 550 metros de Gasolinera a final Parque
A-X = 650 metros de Gasolinera a Punto Hipotético
A-C = 750 metros de Gasolinera a la Vía
A-D = 1050 metros de Gasolinera a salida del pueblo
A-E = 1450 metros de Gasolinera a Discoteca

X-E = 800 metros desde X a Discoteca


Unos amigos gallegos nos han pasado un enlace interesante sobre el profesor Carracedo, artífice junto con el profesor Frontela del descubrimiento de que en el caso Alcàsser hubieron, al menos, un mínimo de siete personas involucradas... y por cierto, ninguna era Miguel Ricart o Antonio Anglés... pero esa evidencia, al parecer, al Tribunal Supremo se la trae al fresco (ver nuestra carta Núm. 12).

Pues bien, parece que nuestro admirado profesor ha sido felicitado y agasajado por la policía y los medios noruegos por haber identificado a los violadores y asesinos de unas niñas de 8 y 10 años que, al igual que sucedió con el caso Alcàsser, dejaron su "rastro" en forma de pelos púbicos, pelos que analizó el equipo del Instituto de Medicina Legal de Santiago de Compostela que dirige el profesor Carracedo... aunque con la diferencia de que en Noruega le tratan como a un héroe y en España se le ningunea su labor en el caso Alcàsser porque su investigación no sirvió para confirmar la versión oficial sino todo lo contrario... cosas de la Justicia en España que esperemos algún día alcance su mayoría de edad y deje de estar mediatizada por el poder político.

La información está en la web del diario "El Correo Gallego", en:

http://www.elcorreogallego.es/periodico/20000922/Area_de_Compostela/N19114.asp

Por cierto, los medios noruegos alabaron lo avanzado del equipo del profesor Carracedo para el análisis de ADN en un tiempo récord... ¿conoce este dato los sres. Mayor Oreja y Juan Cotino, ministro y director de la policía respectivamente y artífices del montaje de los "huesos irlandeses" de Antonio Anglés?... desde finales de Enero de 2000 estamos esperando los resultados... pero como ambos señores parece que quieren tener "controlado" el proceso, confiaron el análisis de los resultados a un equipo de forenses dependientes del Ministerio del Interior... suponemos que para que todo "quede en casa" y nadie pueda contradecir los resultados de los análisis... a propósito de esto os recomendamos que veáis en el foro la repuesta de nuestro forense particular, de sobrenombre Juan Lucas, sobre el "autobombo" de los relaciones públicas de la policía en relación a lo "avanzados" que están en el análisis de ADN... las respuestas de Juan Lucas no tienen desperdicio y hasta tienen su punto satírico.

 

Volver